8 de abril de 2020
 
Publicado 27/02/2020 16:47:12 +01:00CET

El Gobierno quiere activar el visado de búsqueda de empleo como vía de entrada de migración legal

El ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá Belmonte comparece en el Congreso
El ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá Belmonte comparece en el Congreso - Óscar Cañas - Europa Press

Escrivá evita pronunciarse sobre devoluciones en caliente y se mantiene en la línea de Interior

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno estudiará el uso del visado de búsqueda de empleo como vía legal y segura de entrada para la migración en España, según ha asegurado este jueves en el Congreso el ministro de Seguridad Social, Integración y Migraciones, José Luis Escrivá.

Durante su intervención ante la comisión del ramo en la Cámara baja, para explicar las principales líneas de trabajo de su departamento para esta legislatura, el ministro se ha referido a la necesidad de cambiar la Ley de Extranjería, que data del año 2000, y que se redactó con una realidad que, a su juicio, ya ha cambiado.

A juicio de Escrivá, es necesario "reforzar las vías de acceso legal" para las personas migrantes, un colectivo que, a su juicio, será necesario para el futuro del país en materia de aumento de la natalidad y, como consecuencia, de una mejora del sistema de pensiones y del Estado del Bienestar.

Una de las medidas que ha planteado Escrivá es el visado por búsqueda de empleo, una medida que, según ha indicado "no se está usando" y que, a su juicio, permitiría reordenar los flujos de migración general y cualificada. Para este paso, explica el ministro, sería necesario "conocer mejor la realidad laboral" del país, una de las asignaturas pendientes, según ha indicado.

En materia laboral, también se ha referido a su intención de que en España acabe "primando lo ordinario a lo extraordinario" refiriéndose en que en la actualidad es más común tramitar permisos de trabajo para migrantes con arraigo de tres años, que permisos laborales "normales". "No debería ser así", ha indicado.

BUROCRACIA QUE NO ES DEL S.XXI

Ambas medidas serían resultado de una reforma de la Ley de Extranjería que prevé Escrivá, y que también supondría cambios en "los modelos procedimentales" que, a su juicio, "nos son del siglo XXI". Dentro de esta situación, que ha calificado de "densidad procedimental", el ministro quiere evitar que haya diferencias de actuación dependiendo del sector o de la provincia y que la atención no esté flexibilizada en materia de "catálogo laboral" o de "reagrupación familiar".

Además, cree que "los criterios de autorización de Extranjería deberían ser instrucciones del Consejo de Ministros y no rango formativo tan bajo".

La mayoría de los grupos parlamentarios ha valorado la intervención del responsable de Migraciones en esta materia, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, y sus homólogos de ERC y JxCat, María Carbalho y Mariona Illamola, respectivamente, han pedido explicaciones sobre la reforma de un punto más de esta norma: las devoluciones sumarias. Los partidos han pedido al responsable de Migraciones que se posicione, ante las discrepancias que hay entre los diferentes miembros del Gobierno de coalición.

USO DE EDIFICIOS PÚBLICOS EN DESUSO PARA ACOGER

Sin embargo, Escrivá ha evitado pronunciarse sobre ese tema y se ha limitado a señalar que se trata de una compatencia del Ministerio del Interior y que se atiene a los que su responsable, Fernando Grande-Marlaska, "ha dicho en ese terreno".

Por su parte, el representante de PNV en esta comisión, Íñigo Barandiarán, se ha interesado por el futuro de los menores extranjeros no acompañados que, cuando cumplen la mayoría de edad no se pueden integrar en la sociedad española porque no pueden acceder a permiso de residencia si no tienen ingresos. El ministro ha reconocido que su competencia comienza cuando cumplen 18 años y que se harán "aportaciones" en las reformas legislativas que están preparando.

El ministro, también ha mostrado su intención de reformar la ley de asilo que, según ha indicado, también se ha quedado obsoleta. Ha indicado que, mientras en 2015 no había apenas solicitudes, se ha encontrado con unas 18.000 sólo en el pasado mes de enero. En este sentido, apuesta por reforzar la atención a estas personas con un aumento de las capacidades administrativas y una mayor cooperación con el resto de adinistraciones del Estado.

En este sentido, ha señalado su intención de reutilizar edificios públicos que no se usan para nada para "recuperar stock" que está "muy mermado", convirtiéndolos en CETI, que son de su competencia. Según ha declarado, hay que "evitar" fotos como las vistas en países europeos de polideportivos llenos de migrantes durante meses.

ENFADO CON EL PP

Recuperar el Fondo Estatal para la Integración, que permitirá una inyección de 70 millones, modificar la directiva de la ley de asilo y trabajar a nivel europeo en políticas comunes, son otras de sus medidas en este sentido.

El discurso de Escrivá se ha endurecido al responder a las críticas del portavoz del PP en materia migratoria, José Ortiz, en las que le acusaba de "incompetencia" por la gestión de centros de internamiento y en la administración que se ocupa de extranjería y asilo.

El ministro se ha "enfadado un poquito" porque, según ha indicado, le está acusando de situaciones que no se solucionan en el mes que lleva en su puesto y que, según ha indicado, son "heredadas" de Gobiernos anteriores. En este sentido, se ha referido a la "dejadez" que en materia de "falta de cobertura" de funcionarios en estas oficinas, así como el "deterioro" de los centros de acogida que no han contado con presupuesto, según ha señalado, en los últimos años.

"Cómo se atreve a decirme esto", ha declarado el ministro, dirigiéndose al diputado 'popular', antes de ofrecerle que le pregunte en seis meses por esta materia porque, según ha insistido, "no es un problema de un mes".

Desde Vox, su portavoz María de la Cabeza Ruiz, ha criticado la política del ministro, asegurando que está "favoreciendo una situación de mayor exclusión" de los migrantes y ha hablado de una solidaridad "mal entendida" por parte del Gobierno.

En este sentido, Escrivá ha señalado que su trabajo va en la línea de los compromisos de protección internacional y con "una mínima sensibilidad" hacia estas personas. "Cuando uno ve lo que tiene que acoger tiene que ver cómo los hace desde el punto de vista humanitario", ha señalado, para indicar que lo necesario sería un mayor apoyo desde la UE y que si está costando es por "la actitud países donde gobiernan partidos que no ven en la solidaridad ni en esta política algo central".

Para leer más