Actualizado 23/07/2012 18:17 CET

Hasta 25 personas se tiraron al mar en Portbou (Girona) y fueron rescatadas por barcos de vecinos

Incendio En El Empordà
EUROPA PRESS

Un padre de 43 años y su hija de 15 mueren al caer en las rocas del acantilado y ser arrastrados por el mar

FIGUERES (GIRONA), 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Unas 25 personas del centenar que viajaba con sus vehículos por la carretera N-260 en Portbou (Girona) y que quedó atrapado por las llamas saltaron al mar huyendo del fuego y fueron rescatados por embarcaciones de vecinos del municipio que "fueron muy osados ante un mar peligroso".

Así lo ha relatado en declaraciones a Europa Press el comandante de la Guardia Civil Francisco Sánchez Zarza, que ha detallado que en el rescate de este grupo de personas participaron los nueve guardias civiles del puesto de Portbou, de los que siete acudieron pese a estar fuera de servicio.

Según el comandante, el grupo de viajeros sufrió "mucho pánico" ante la virulencia del fuego y huyó abandonando sus coches por el acantilado, algunos de ellos tirándose al agua.

Un padre de 43 años de nacionalidad francesa y su hija de 15 se tiraron al mar por el acantilado y "cayeron en las rocas y fueron arrastrados por el agua", ha indicado el comandante, que ha explicado que el resto tuvo mejor suerte y cayó en el mar salvando la vida.

El balance es que la niña y su padre murieron, mientras que otros tres miembros de la misma familia, la madre, un niño de nueve años y una joven de 18, resultaron heridos junto a otra veintena de personas.

En el momento más crítico no pudieron acudir al lugar del rescate en el mar las embarcaciones de Salvamento Marítimo, que llegaron a las 22,00 horas, debido a la mala mar, ni las de la Guardia Civil del puerto de L'Escala, aunque sí los pescadores de Portbou que conocen el mar de la zona y van con barcos más pequeños junto con agentes del Instituto Armado.

Una vez las embarcaciones llegaron al lugar, pudieron evacuar a los afectados hasta el centro cívico del Puerto de Portbou habilitado como centro de asistencia primaria, donde fueron atendidos de heridas de diversa consideración.

En la asistencia y rescate de estas personas trabajaron también los Bomberos de la Generalitat, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra, entre otros.

Durante toda la mañana de este lunes embarcaciones de Salvamento Marítimo y la Guardia Civil han ido rastreando toda la zona por si aparecía alguna otra víctima, pese a no tener ninguna denuncia de desaparición.

El Gobierno ha desplegado en la zona a 600 efectivos, 420 de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el resto miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional.