Actualizado 31/03/2015 19:28 CET

El primer trimestre con menos víctimas mortales de violencia de género

La Delegada del Gobierno afirma que cada víctima "es un fracaso" y llama a la sociedad a mantener "alerta máxima" frente al maltrato

   MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un total de ocho mujeres han sido asesinadas a manos de los hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación de pareja entre enero y marzo de 2015, lo que convierte a este en el primer trimestre con menos homicidios de violencia de género desde que comenzaron a recogerse estadísticas oficiales, en el año 2003, pese al repunte de las últimas 24 horas.

   Según estos datos, que recopila la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, casi tres mujeres al mes han sido asesinadas durante este primer trimestre, las dos últimas confirmadas en Alhaurín de la Torre (Málaga) y en Lleida esta misma semana. En total, se han registrado tres en la Comunidad Valenciana, dos en Cataluña, dos en Andalucía y otro en Extremadura.

   Aunque el balance podría ser mayor, porque hay un noveno caso en investigación que tuvo lugar en Alicante, este primer trimestre seguiría siendo el más bajo en cifra de homicidios de la serie histórica, pues desde 2003, no se habían registrado nunca en estas fechas, cifras de muertes por debajo de dos dígitos.

   El asesinato de una mujer registrado este lunes en Gibraltar no se incorpora a la estadística oficial, según las fuentes de la Delegación del Gobierno consultadas por Europa Press, ya que sólo se monitorizan los acontecidos en territorio "bajo soberanía española".

   El número más bajo de homicidios inmediatamente anterior fue el de 2009, cuando entre enero y marzo diez hombres mataron a otras tantas mujeres. El más alto es el que se produjo el año pasado, cuando la cifra de mujeres asesinadas llegó hasta 20.

   En el año 2012 el primer trimestre se saldó con 12 feminicidios, en 2004 fueron 13 y los años 2005, 2010 y 2011 se cerraron con el mismo balance: 14 muertes. En 2013 marzo terminó con 16 asesinatos, en 2006 con 17, en 2003 y 2007 con 18 y en 2008, con 19.

   Para la delegada del Gobiero de Violencia de Género, Blanca Hernández, "la lectura de estos datos es que hay que estar siempre en estado de alerta máxima". "Es cierto que en los últimos tres años ha bajado el número de víctimas mortales y ojalá siga adelante porque entonces sí se podrá hablar de tendencia a la baja, pero cada caso es un drama (...) un fracaso de todos", ha señalado.

   En declaraciones a Europa Press, Hernández ha recordado que la macroencuesta sobre violencia de género elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha puesto sobre la mesa "las tasas de prevalencia de violencia sexual, física, psicológica y de control" que persisten en la sociedad española y frente a las cuales sólo cabe "mantener la guardia alta y el trabajo intenso".

   Los datos de esta encuesta, que se realizó por primera vez en 2011, indican que algo más de 2,5 millones de mujeres de 16 o más años en España han sufrido violencia en algún momento de su vida y el 6,2% de  población femenina ha padecido lesiones por esta causa.

   Además, la misma estadística indica que cuatro de cada diez mujeres en esta situación no pidieron ayuda institucional y que en casi siete de cada diez casos, la policía no llegó a enterarse de lo que sucedía. En el caso de las ocho mujeres asesinadas este primer trimestre del año sólo una había presentado denuncia por malos tratos contra el hombre que acabó quitándole la vida.

   "Creo que siempre que hay una víctima mortal o una víctima, es un fracaso del sistema, de la sociedad y de todos nosotros, pero es verdad que cuando además hay denuncia y después un asesinato, es más doloroso todavía poque el sistema había tenido capacidad de actuar", señala la delegada.

   En opinión de Hernández, "la única forma de conseguir éxitos sostenibles a largo plazo es actuar desde todos los ángulos, seguir reforzando e insistiendo en todo lo preventivo para lograr que toda la sociedad y todos los sectores se impliquen", al tiempo que a las mujeres que ya están en el sistema "se las atiende más y mejor" y se mejore su protección, minimizando los riesgos.

   Según ha explicado, la Delegación trabaja sobre dos ejes, "el cómo detectar las señales y qué pasos dar a continuación". "Si al final una persona se encuentra con esto tiene que ser capaz de verlo y saber qué hacer, qué aconsejar, a dónde ir. Son dos elementos preventivos que hay que conseguir que lleguen a toda la población y en eso estamos, en que todos los sectores conozcan esos dos aspectos. Creo que progresivamente se está consiguiendo más concienciación", ha apuntado.