Actualizado 16/12/2008 16:15 CET

El Ayuntamiento de Gijón editará en enero una guía con recomendaciones de eficiencia energética para los comercios

La elaboración de la publicación parte de la auditoría a 15 comercios de diversos sectores y cifra un ahorro energético del 14,63%

GIJÓN, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Gijón, Dulce Gallego, presentó hoy junto a la presidenta de la Unión de Comerciantes, Ana Menéndez, y el director de la Agencia de la Energía de Gijón, José Luis Pravia, los resultados de la 'Campaña de diagnóstico energético en el pequeño comercio de Gijón' a partir de la que se editará una guía a finales de enero que se repartirá entre el comercio local.

Para ello, según explicó la edil en rueda de prensa en la sede de la Unión de Comerciantes, la publicación incluirá doce recomendaciones generales y los ejemplos de los 15 comercios de diversos sectores de actividad que han sido auditados durante la campaña, con el propósito de mejorar la eficiencia energética reduciendo el consumo y como consecuencia el gasto económico y las emisiones de CO2.

De hecho, según los datos de resultados de la campaña, el promedio de ahorro energético de los 15 comercios participantes en la campaña fue de un 14,76 por ciento, con una reducción media de toneladas de CO2 de 106,5. Asimismo, las cifras totales ascendieron a 20.739 euros de ahorro económico entre la quincena de comerciantes cuyos costes conjuntos de energía, combustible y agua suponen 141.409 euros. El cómputo total del ahorro de kwh por año se estimó en 133.165.

Según señaló Gallego, en épocas de crisis es importante poner en marcha elementos de mejora del medioambiente y que permitan el ahorro económico de los comercios. "Si alguien creía que con la crisis los temas medioambientales iban a pasar de moda queda demostrado que no es así", afirmó.

La concejal incidió en que se podría ahorrar mucho con actos sencillos como no dejar los electrodomésticos en 'stand by' sino apagados, y cambiar la iluminación tradicional por otra de bajo consumo. Dijo que estas medidas son necesarias cuando aún se mantiene la dependencia de las energías fósiles y queda un "gran trecho" para que sean sustituidas por las energías renovables.

También apuntó la edil la importancia de que en Gijón, como se hace desde 2005, y otras ciudades europeas cambien la iluminación navideña para fomentar la luminaria de bajo consumo. "Hay que acostumbrarse", apuntó en referencia a los cambios que implica.

Por su parte, José Luis Pravia señaló como ejemplo de la auditoría el comercio de la presidenta de la Unión, que podría ahorrarse en un año unos 1.338 euros con una considerable reducción de emisiones contaminantes, de 5,29 toneladas de CO2 y un ahorro energético del 8,52 por ciento. Explicó en este sentido, que el gasto que supone el cambio de sistemas podría estar amortizado en año y medio o dos años. Además, recordó que el Principado de Asturias concede subvenciones del entorno del 22 por ciento hasta un máximo de 10.000 euros en base a la Estrategia española E-4.

Ana Menéndez resaltó la trascendencia que estas medidas tienen para los comercios ya que permiten reducir el gasto económico y obtener rebajas fiscales en momentos de crisis a la vez que les permite colaborar en la protección del medio ambiente.

Las doce medidas propuestas por la Agencia de la Energía de Gijón abordan la optimización de la factura eléctrica; la sustitución de lámparas actuales por otras de menor potencia pero de iguales características; la sustitución de lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo; la sustitución de balastos electromagnéticos por otros electrónicos.

Así como la implementación de sistemas de control del alumbrado en función de la ocupación del local con detectores de presencia; mejoras en el sistema de control de la climatización; y el implemento de sistemas de control de funcionamiento de los termoreguladores eléctricos de agua caliente sanitaria (ACS).

También se recomienda eliminar los consumos por 'stand by', que empezarán a controlarse en 2010 y que la UE prevé reducir su consumo en un 73 por ciento en 2020; la implementación de sistemas de ahorro de agua; aplicación de métodos de conducción eficiente, que incluyen cursos y que han permitido en Emtusa un ahorro del 20 por ciento en combustión; y el uso eficiente de las instalaciones; y recomendaciones para adquirir nuevos equipos consumidores de energía.