Actualizado 07/01/2009 15:32 CET

Bayer edita una colección de cuentos para niños con diabetes para ayudarles a comprender mejor su enfermedad

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Bayer HealthCare ha editado 'Los Cuentos de Borja', una colección de cuentos para niños con diabetes de entre seis y once años, realizada en colaboración con el psicólogo Iñaki Lorente, con el objetivo de ayudarles a comprender mejor su enfermedad, según informó hoy en un comunicado el laboratorio.

El psicólogo explicó que el diagnóstico de la diabetes suele tener un gran impacto entre los más pequeños, y muchos no aceptan la enfermedad y se rebelan contra ella, por lo que considera muy importante que los niños diabéticos comprendan que tener diabetes no constituye necesariamente un impedimento y que sus padres se sientan apoyados.

Según apuntó Lorente, "los materiales de educación en diabetes no están dirigidos a niños, y es muy difícil que comprendan bien los conceptos", motivo por el cual este psicólogo decidió empezar a escribir su colección de cuentos. "Buscaba la manera de hacerles llegar un mensaje de normalidad", indicó.

En este sentido, Lorente destacó el lenguaje sencillo, cercano, y entendible del libro, con una ilustración muy cuidada y con Borja como protagonista, con quien los niños "se sienten identificados y son capaces de comprender las situaciones que le ocurren", apuntó el autor. Además, explicó que en sus páginas se plantean dificultades de la vida cotidiana y algunas propuestas para resolverlas, para conseguir así la identificación con el protagonista, la reflexión y el cambio de actitudes.

Por otro lado, el autor destacó que los cuentos están concebidos para que puedan ser leídos por ellos mismos, pero fundamentalmente para ser trabajados en la consulta de educación diabetológica o en el entorno familiar. "Sirven para iniciar el diálogo entre los niños y sus padres, para hablar de situaciones que se dan en el día a día", comentó Lorente.

Además de ser un instrumento educativo, en 'Los Cuentos de Borja' también se pueden encontrar numerosas actividades, como dibujos, recetas de cocina o espacios para poner fotos, para que los más pequeños se diviertan a la vez que aprenden.