Ecovidrio dice que la nueva Ley de Residuos supone un incremento en los costes y desventajas para el ciudadano

Actualizado 12/05/2011 15:47:37 CET

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Ecovidrio, la asociación de gestión del reciclado de envases de vidrio en España, ha señalado que el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) que se incluye en el Proyecto de la nueva Ley de Residuos, que actualmente se encuentra en trámite parlamentario, supone un "importante incremento de costes" en infraestructuras y gestión, además de numerosas desventajas para el ciudadano.

El director general de Ecovidrio, Javier Puig de la Bellacasa, ha explicado que el nuevo texto "no mejora la ley actual" y por ello han hablado con los grupos parlamentarios para proponerles diferentes puntos a modificar en el Proyecto de Ley.

Así, ha explicado que una de sus principales denuncias está relacionada con el SDDR y sus "desventajas" frente al sistema actual del contenedor iglú, como es la necesidad de desplazamiento por parte del ciudadano, que "sólo gestione vidrio que contiene líquidos alimentarios" o que tenga unos gastos "muy superiores" al sistema actual.

En este sentido, ha explicado que un iglú tiene un coste de 570 euros, su modelo de gestión no supone gastos adicionales y, poniendo como ejemplo un botellín de cerveza, su reciclado supone un coste de un céntimo de euro. Por su parte, con el SDDR cada punto de recogida supondría entre 70.000 y 150.000 euros, el coste de mantenimiento de la maquinaria sería de 11,9 millones de euros anuales y los botellines de cerveza costarían 25 céntimos más, un dinero que el usuario "sólo recuperaría si lleva la botella a reciclar a las máquinas".

Puig de la Bellacasa, ha señalado también que se trata de un sistema "más incómodo" para el usuario ya que no tendrá un contenedor cerca de su casa, sino que tendrá que desplazarse hasta donde se encuentren los SDDR. A su juicio, ésto no supone sólo que los ciudadanos "tengan que coger el coche cada vez que quieran reciclar y recuperar su dinero", si no que las pequeñas localidades con pocos habitantes "tendrán que desplazarse a municipios cercanos para depositar su vidrio usado".

Relacionado con este tema, el director general de la asociación ha apuntado que "habría que volver a invertir dinero en nuevas campañas de concienciación para decirles a los ciudadanos que no vayan al contenedor que está junto a sus casas, sino que tiren sus botellas en las nuevas máquinas".

Del mismo modo, Ecovidrio quiere hacer visible que el objetivo final de este sistema "es el mismo que el actual", es decir, "no se trata de reutilizar las botellas, si no de reciclar el vidrio para darle un nuevo uso".

Por otra parte, han solicitado que este sistema no sea obligatorio para el empresario como se especifica en el Proyecto de Ley, "si no que sea el empresario quién decida qué modelo elegir, el que sea más favorable a su práctica".

Ecovidrio espera que sus apreciaciones sobre el texto "sean escuchadas". Al respecto han indicado que se han reunido con los grupos parlamentarios y CiU y PP llevan algunas de sus peticiones en sus enmiendas. Del mismo modo, han indicado que el Gobierno "se ha mostrado dispuesto a escuchar y dialogar" ya que la ley se encuentra todavía en su primera fase "y lo que se pretende es mejorar la actual".