Actualizado 11/03/2009 21:39 CET

La superficie quemada por el fuego en los dos primeros meses de 2009 se reduce un 75% respecto a hace un año

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El fuego arrasó en los dos primeros meses del año 5.616,12 hectáreas de superficie forestal, cuatro veces menos que en el mismo periodo de 2008, cuando ardieron 22.722,43 hectáreas y se redujeron en aproximadamente en un 50 por ciento con respecto a la media del decenio (11.235,24 hectáreas).

Así, del 1 de enero al 28 de febrero se registraron un total de 1.178 siniestros, frente a los 3.433 siniestros del mismo periodo de 2008 y con respecto a los 2.127 de media de la década. De estos, se produjeron un gran incendio (más de 500 hectáreas), 605 incendios (más de una hectárea), frente a 1.860 en 2008, y 573 conatos (menos de una hectárea), exactamente 1.000 menos que en el periodo anterior.

En total, la superficie nacional afectada fue del 0,022 por ciento, una cifra cuatro veces inferior al mismo periodo del ejercicio anterior, cuando resultó afectado el 0,088 por ciento del territorio. En concreto, el año pasado la superficie más afectada fue la de matorral y monte abierto, con 18.073,08 hectáreas quemadas, mientras que en los dos primeros meses de 2009 fueron arrasadas 3.145,08 hectáreas, siendo la media del decenio 8.208,79 hectáreas.

Asimismo, el área de pastos y dehesas afectadas por las llamas en enero y febrero de 2009 ascendió a 1.182 hectáreas, es decir un 54 por ciento menos que las 2.587,87 hectáreas quemadas del mismo periodo de 2008 y muy cerca de las 1.229,77 hectáreas de media de la década.

Por áreas geográficas, las llamas afectaron principalmente a la región noroeste, donde se quedó casi el 63 por ciento de los fuegos, seguido por las comunidades interiores, donde se registraron el 27,93 por ciento de los siniestros, seguido de la región mediterránea, con un 9,08 por ciento de los sucesos. En particular, el 63,24 por ciento de la superficie forestal ardió en el noroeste, seguido del 21,58 por ciento de las regiones interiores y el 21,58 por ciento en el mediterráneo.

Finalmente, la superficie arbolada más afectada fue la del Mediterráneo, donde se quemó el 72,60 por ciento del total, seguido de las comunidades del noroeste, donde resultó afectado el 18,28 por ciento del total y por último, las comunidades interiores, donde se quemó el 9,12 por ciento de la superficie arbolada.