Actualizado 05/02/2007 14:51 CET

RSC.- AENOR, CTIC y el Instituto Europeo de Software lanzan una nueva Certificación de accesibilidad para webs

AENOR publica además un cuestionario-Guía de 'Accesibilidad en Playas y su entorno' destinado a gestores de estos espacios

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) anunció hoy el lanzamiento de una nueva Certificación de accesibilidad para páginas web en colaboración con el Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación (CTIC) y el Instituto Europeo de Software (ESI) que estará disponible para que todo tipo de páginas y portales de internet acrediten que son accesibles para el mayor número de personas, independientemente de sus limitaciones o de las derivadas del entorno de uso.

Este es el resultado del acuerdo de alcance internacional suscrito por AENOR con el CTIC en Asturias, y el Instituto Europeo de Software (ESI Tecnalia), en Euskadi, en respuesta a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE) por la que las Administraciones públicas españolas deben cumplir desde el 1 de enero de 2006 los requisitos necesarios para que sus páginas web sean accesibles a personas con discapacidad y de edad avanzada. Esto mismo es aplicable a los sitios web privados que cuenten con financiación pública.

En este sentido, AENOR ha desarrollado un sistema de Certificación en esta materia, según la norma UNE 139803:1994 de Aplicaciones Informáticas para Personas con Discapacidad que se fundamenta en las directrices de accesibilidad del World Wide Web Consortium ('W3C'), cuya oficina española ostenta la Fundación CTIC.

La nueva Certificación asegurará a empresas privadas y Administraciones públicas que sus sitios web cumplen en todo momento con las pautas de accesibilidad establecidas en la norma y aporta un sello de excelencia a su presencia en internet. Asimismo, servirá como importante guía de apoyo a la hora de definir los requisitos de contratación y como distintivo de confianza para los usuarios.

"La accesibilidad permite que un sitio o servicio web pueda ser utilizado de forma satisfactoria por el mayor número posible de personas, independientemente de sus capacidades personales o tecnológicas, y su falta niega el acceso a potenciales usuarios y, desde el punto de vista empresarial, a posibles clientes", recuerda AENOR.

Como ejemplos de característica de una web accesible puede citarse el que permita configurar el tamaño de letra para evitar dificultades de visión, el uso de estándares internacionales que aseguren el acceso a la información en diferentes sistemas operativos, o que los vídeos estén subtitulados para facilitar su comprensión a discapacitados auditivos.

El acuerdo supone además que CTIC y ESI prestarán a AENOR servicios técnicos mediante inspectores cualificados que analizarán el grado de accesibilidad de las páginas web, tanto en empresas como en instituciones. El proceso consiste en evaluar el sitio web combinando sistemas de revisión automática con metodologías de inspección manual.

Estos especialistas trabajarán como inspectores cualificados de acuerdo a los procedimientos vigentes en la certificación de productos y según los requisitos deontológicos establecidos por AENOR, especialmente, en lo relativo a la independencia para asumir labores de asesoramiento y consultoría.

GUIA DE ACCESIBILIDAD DE PLAYAS

En el mismo sentido, AENOR anunció también la publicación de un Cuestionario-Guía de 'Accesibilidad en Playas y su entorno', un documento que ayudará a los responsables de la gestión de las playas a evaluar su grado de accesibilidad con referencia a la norma UNE 170.001 de Accesibilidad Global, creada en 2004 en colaboración con Fundación ONCE. Hasta el momento se han emitido cuatro certificados.

La adopción de un sistema de gestión de la accesibilidad global garantiza a todas las personas, con independencia de su capacidad para desplazarse, aprehender, localizar y comunicarse, las mismas posibilidades de acceso y disfrute de los servicios con la mayor autonomía posible en su utilización.

"La accesibilidad global se refiere no sólo a la eliminación de barreras arquitectónicas sino que implica entregar el concepto de accesibilidad en la gestión del día a día, concienciar al personal, implantar las ayudas técnicas necesarias, etc", recuerda AENOR.

'Accesibilidad en Playas y su entorno' se divide en dos partes. En la primera, se evalúa si la organización dispone de un sistema de gestión de los servicios y entornos de la playa que evidencia la accesibilidad de la misma, así como la satisfacción de las necesidades y expectativas del usuario, y en la segunda parte se evalúa si cualquier persona puede acceder a la zona de playa y su entorno, y realizar sin dificultad las mismas actividades que el resto.

Así, en la primera parte se plantean, entre otras, cuestiones como si está definida una política de accesibilidad de los servicios de la playa y ésta ha sido comunicado al personal; si hay planes de mantenimiento y limpieza de la playa, los equipos o las ayudas técnicas; si los planes de accesibilidad están documentados, si se mide y se hace seguimiento de la satisfacción de los visitantes, o si se implantan mejoras en el sistema.

La segunda parte se refiere a instalaciones concretas como si existen pavimentos antideslizantes, paradas de autobús identificadas con señales visuales y táctiles, dimensiones y ausencia de obstáculos del paseo marítimo, sistemas de aviso de emergencia sonoros y visuales; líneas de baliza flotantes de color contrastado visualmente, señalización de zonas de riesgo, dimensiones de puertas de acceso a aseos y vestuarios , sistemas de emergencia, alarma visuales y sonoros en los aseos y vestuarios, o recorridos libre de obstáculos para acceder al puesto de socorro, entre otros.