Actualizado 01/07/2015 21:15 CET

El Instituto Internacional de Ciencias Políticas aboga por adoptar los horarios europeos para impulsar la economía

Reloj, Cambio De Hora, Tiempo, Horario
EUROPA PRESS

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Internacional de Ciencias Políticas (IICP) considera que la entrada del horario de invierno este fin de semana es una "oportunidad" para modificar hábitos y ha abogado por que España se adapte a los horarios europeos para impulsar la economía y mejorar la conciliación laboral y la calidad de vida.

Según ha indicado IIPC en un comunicado, permanecer en el actual huso horario "provoca que al amanecer más tarde y anochecer también más tarde que en el resto de países europeos, el horario laboral español se prolongue más que en los demás países de nuestro entorno, provocando problemas para conciliar la vida profesional, personal y familiar".

A su juicio, si se cambiase el uso horario, "se facilitaría una mayor apertura de las exportaciones españolas a los mercados europeos" y los turistas "agradecerían dicha modificación sintiéndose menos sorprendidos" por el "desordenado estilo de vida" de los españoles.

El profesor José María Fernández-Crehuet, miembro del Consejo Académico del IICP y delegado Internacional de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios (ARHOE), ha explicado que a partir de este domingo, se podría comenzar la jornada con un "desayuno copioso en casa que proporciona ventajas para afrontar todo el día" beneficiando la dieta.

"Empezando a trabajar, por ejemplo, a las 9 horas no es necesario a media mañana realizar un parón en la jornada laboral para el segundo desayuno de las 11 horas que actualmente realizamos por no haber desayunado lo suficiente, ganando ya 30 minutos para nuestra vida familiar y personal", ha detallado.

Dicho esto, ha señalado que como los días tendrán menos horas de luz, se podría adelantar un poco el almuerzo a partir de las 13 horas y dedicar una hora en vez de dos a una comida más ligera, de un plato abundante y postre en vez de dos. "El estómago no debe realizar una digestión pesada y es más fácil reiniciar el trabajo sobre las 14 horas", ha agregado.

Fernández-Crehuet ha defendido que la jornada laboral de 8 horas termine a las 18.00 "como muy tarde" y que el horario escolar se adapte al de los padres. Así, a las 20.30 horas se cenaría y se verían los programas informativos, para que el 'prime time' se emitiera de 21 a 23 horas, "contando entonces con una hora más de sueño".