Publicado 20/06/2024 11:45

Las obras para la restauración de la muralla sur de La Alcazaba de Almería suman ocho meses más y acabarán en diciembre

Obras de restauración de la muralla sur de la Alcazaba de Almería.
Obras de restauración de la muralla sur de la Alcazaba de Almería. - AMIGOS DE LA ALCAZABA

ALMERÍA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Andalucía, a través de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte, ha resuelto ampliar en ocho meses el plazo para culminar las obras de restauración de la muralla sur del Conjunto Monumental de La Alcazaba, de manera que los trabajos finalizarán, conforme a esta prórroga, en el mes de diciembre.

Así lo han indicado a Europa Press fuentes del Gobierno andaluz, desde donde han apuntado que la ampliación obedece a los problemas que la empresa adjudicataria de los trabajos ha sufrido en el suministro de material, en especial, a la hora de recibir un producto consolidante indicado para el tratamiento de la piedra.

Desde el Gobierno andaluz se ha atendido a la petición de la empresa para prorrogar los trabajos por causa ajena a la mercantil, toda vez que han precisado que dicha prórroga no supone un aumento del presupuesto de la actuación que fue adjudicada por 4.145.480 euros.

No obstante, la ampliación de plazo hasta el próximo 15 de diciembre sí ha obligado a modificar le contrato para la dirección de la actividad arqueológica aparejado a la actuación, que se incrementa en 20.000 euros hasta los 120.341,51 euros al pasar a tener una duración de ocho meses, según la resolución firmada por el delegado de Cultura este pasado lunes.

Las obras destinadas fundamentalmente a eliminar las humedades de la muralla más visible desde la ciudad arrancaron en abril de 2023 a fin de que estuvieran listas en un año, en concreto, el pasado 16 de abril. El proyecto contempla un tramo correspondiente al frente meridional del conjunto monumental.

En concreto, el ámbito de actuación está delimitado por el Baluarte del Saliente al este y la Torre de la Pólvora, arquitectónicamente perteneciente al Castillo Cristiano, al oeste, abarcando unos 450 metros longitudinales y presentando una morfología muy heterogénea, fruto de la superposición de diferentes fases constructivas, pero también de las transformaciones sufridas como consecuencia de las restauraciones del último siglo.

La obra aborda una muralla con diversas particularidades "fruto de la superposición de diferentes fases constructivas, pero también de las transformaciones sufridas como consecuencia de las restauraciones del último siglo".

Con ello, la actuación se divide en cuatro tramos independientes en función a su forma, tipo y construcción. Así, el primer tramo está arquitectónicamente vinculado al Castillo Cristiano mientras que el segundo va desde la zona desde el Castillo Cristiano con quiebros irregulares y las 'huellas' de los antiguos Bastiones de San Matías de la Campana hasta el Muro de la Vela.

El tercer tramo comprende el trazado irregular de los lienzos y una única torre de planta semicircular peraltada en las cercanías de la puerta hasta Puerta de la Justicia. El último de ellos va desde el Baluarte del Saliente hasta el conjunto formado por la Torre de los Espejos y la Puerta de la Justicia, presentando un trazado quebrado que incluye tres torres menores y un bastión de planta rectangular.