Publicado 21/09/2022 17:55

Crespo destaca en un encuentro con Fenacore que la Junta está inmersa en "una política hídrica aún más ambiciosa"

Andrés del Campo y Carmen Crespo, durante su encuentro en el Círculo de la Amistad de Córdoba.
Andrés del Campo y Carmen Crespo, durante su encuentro en el Círculo de la Amistad de Córdoba. - EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, ha mantenido este miércoles un encuentro de trabajo en Córdoba con el presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (Fenacore), Andrés del Campo, del que ha dicho que es "seña de identidad del regadío español" y ante quien ha afirmado que, en el marco de sus competencias, la Junta se encuentra actualmente inmersa en una "política hídrica aún más ambiciosa si cabe" que, entre otros objetivos, contempla el impulso del regadío.

En este sentido y en declaraciones a los periodistas, Crespo ha señalado que "en esta época de sequía el regadío adquiere aún más importancia", y ha destacado que las instalaciones están modernizadas en gran medida y que el sector está trabajando ahora por "la eficiencia energética".

Al respecto, ha resaltado que la Junta ha gestionado, en un sola legislatura, 100 millones de euros en ayudas que facilitan la movilización de una inversión global de 200 millones de euros, al sumar el capital privado que aportan los regantes. En concreto, estas subvenciones impulsan la modernización de infraestructuras de 43 comunidades de regantes andaluzas y la eficiencia energética de otras 19 entidades.

En cuanto a ahorro de recursos hídricos, Carmen Crespo ha resaltado que estas iniciativas de colaboración público-privada "dan lugar a un ahorro anual de 12,17 hectómetros cúbicos en Andalucía", es decir, que "eso ya lo han conseguido los regantes", y ha recordado también "la importante labor medioambiental" de estos agricultores.

En el caso concreto de la provincia de Córdoba, los regantes del Margen Derecho del Genil, Genil-Cabra y Guadamellato han recibido incentivos por un valor global de siete millones de euros (14 millones de euros de negocio sumando la inversión privada), que permiten ahorrar un hectómetro cúbico de agua al año.

MÁS PARA AGUA

En este punto, Crespo ha opinado que "las administraciones debemos estar también a la altura y, en estos momentos de sequía, ayudar al regadío a ser más eficiente, más moderno y competitivo", y ha aludido a como en sus recientes reuniones "con el secretario de Estado de Medio Ambiente y el ministro de Agricultura" ha pedido "más fondos Next Generation para el regadío". La consejera considera este sistema de cultivo "parte de la solución para el futuro y no el problema" en momentos de sequía como el actual.

Además, Crespo ha reiterado su petición de la activación de la doble tarifa eléctrica para los regantes, como se contempla en la Ley de la Cadena Alimentaria, una importante medida que puede permitir "un ahorro de entre el 20 y el 30 por ciento en la factura del regante" y, por eso, "no entendemos cómo no está puesta en marcha ya esa doble tarifa", según ha lamentado, apuntando que "esta medida es un instrumento fundamental que debe activarse ya en estos momentos de costes de producción desorbitados, de alto precio de la energía y de sequía".

FEDERACIÓN DE REGANTES

Por su parte, el presidente de Fenacore, Andrés del Campo, ha destacado que "el regadío es un motor para la economía y el empleo de nuestra región", y ha subrayado que "casi nueve de cada diez hectáreas regadas en Andalucía son de bajo consumo de agua, gracias a los esfuerzos acometidos para avanzar en el proceso de modernización, y ese debe ser un objetivo prioritario, también a nivel estatal, para producir más alimentos usando menos agua y energía".

Andrés del Campo ha señalado que "para seguir modernizando nuestros cultivos es fundamental abaratar los costes energéticos que soportamos y que actualmente están asfixiando a tantos agricultores y, en este sentido, urge que nos permitan contratar dos potencias eléctricas al año, aprobar un IVA reducido para el suministro de energía al regadío y enmendar la planificación hidrológica para, entre otros fines, recuperar las inversiones en obras de regulación, que además de garantizar el agua para riego, permiten combatir las sequías, al embalsar agua en las épocas de lluvia para distribuirla y usarla cuando se necesite".

El representante de los regantes ha añadido que, "sin embargo, en España se han ejecutado solo dos de cada diez euros de la inversión prevista en los anteriores planes hidrológicos, por lo que un porcentaje elevado de las obras de regulación y de infraestructuras hidráulicas de interés general no se han realizado pese a recogerse en los sucesivos planes y resultar determinantes".

Contador