Publicado 02/10/2023 10:26

Empleo y Agricultura fomentan la seguridad y salud laboral en las cooperativas agroalimentarias

Jornada técnica sobre 'Gestión preventiva en cooperativas y sector agroalimentario'.
Jornada técnica sobre 'Gestión preventiva en cooperativas y sector agroalimentario'. - JUNTA DE ANDALUCÍA

CÓRDOBA, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El delegado de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta en Córdoba, Francisco Acosta, ha participado en una jornada técnica sobre 'Gestión preventiva en cooperativas y sector agroalimentario' organizada por el Centro de Prevención de Riesgos Laborales, adscrito a la Delegación de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo.

Tal y como ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, en este acto Acosta ha estado acompañado por el director de este centro, José Antonio Leiva, y por el presidente de las Cooperativas Agroalimentarias de Córdoba, Rafael Sánchez de Puerta. En la organización de estas jornadas también ha participado la mutua Quirón Prevención.

La actividad ha tenido una gran acogida agotándose el aforo del salón de actos de este centro, con 90 participantes entre presidentes, gerentes y miembros del Consejo Rector de diferentes cooperativas. El objetivo que se perseguía era por un lado, sensibilizar sobre la importancia de la prevención y su repercusión en el desarrollo de una actividad; y por otro, informar sobre la problemática que se produce en el sector, si no se incorporan técnicas y procedimientos seguros.

El responsable territorial ha explicado que la siniestralidad laboral en el sector agrícola es, según datos de la Organización Internacional del Trabajo, una de las tres actividades más peligrosas, y afecta por igual a los países desarrollados como a los que están en crecimiento.

"En Andalucía, la agricultura es uno de los pilares de nuestra economía, empleando a miles de trabajadores, por ello nos enfrentamos a desafíos significativos en términos de seguridad laboral con riesgos específicos, que van desde la exposición a productos químicos hasta el uso de maquinaria pesada. Estos riesgos requieren una atención especial y una gestión adecuada" ha matizado.

Asimismo, Acosta ha puesto de manifiesto que para la Junta de Andalucía "la seguridad laboral es una prioridad, y centramos nuestros esfuerzos en promover prácticas seguras en todos los sectores, y el sector agroalimentario por su relevancia en Córdoba y en la región debe ser un ámbito preferente".

En este sentido, el delegado de agricultura ha informado de las diferentes acciones que se ponen en marcha desde su Consejería como la modernización de las explotaciones agrarias, "todas las ayudas destinadas a este cometido suponen una mejora directa en las condiciones de trabajo, ya que la modernización de los equipos de trabajo y maquinaria en el campo es esencial para mejorar la seguridad y la salud laboral en la agricultura".

A través de la última convocatoria se han apoyado la modernización de 406 explotaciones en la provincia (129 de olivar), a través de ayudas por valor de 22,7 millones de euros. De manera similar contribuye a este objetivo la modernización de la agroindustria, al que se ha destinado 14,5 millones en la última convocatoria. La incorporación de jóvenes a la actividad agraria o la mejora de caminos rurales han sido otras acciones destacadas por Acosta.

Por su parte, desde la delegación de Empleo han destacado la importancia del perfil de los participantes, "ya que en esta ocasión se ha conseguido atraer al personal de dirección, aspecto clave para conseguir la integración de la prevención en las organizaciones".

El director del Centro de Prevención ha puesto el foco en la dificultad de aplicar la seguridad laboral en el sector agrario "influenciada por diversos motivos como la dispersión de los centros de trabajo, la mano de obra rotacional, el gran número de personas empleadas a tiempo parcial, la estacionalidad, la variedad de riesgos a los que se está expuesto, la improvisación o falta de planificación de las tareas y la polivalencia de la plantilla".

DATOS SINIESTRALIDAD

El índice de incidencia en el sector agrario ha sido bastante estable en los últimos años; no obstante se observa una tendencia al alza desde el año 2013 al igual que en el resto de los sectores. En 2022 se han registrado 1.254 accidentes con baja, lo que representa un descenso del 9,13 por ciento respecto al año 2021, manteniéndose esa tendencia a la baja en el año 2023".

Respecto al índice de incidencia en ambos sexos, en el año 2022 se ha situado en 4.814,3 accidentes por cada 100.000 personas trabajadoras, situándose en tercera posición tras el sector de la construcción y la industria. En el sector femenino ocupa el primer lugar de siniestralidad con un índice de incidencia de 3.515,8 accidentes por cada 100.000 mujeres trabajadoras.

Leiva ha puesto de manifiesto la necesidad de seguir insistiendo en aspectos concretos "como la aplicación de productos fitosanitarios o la aplicación de buenas prácticas en ergonomía que reduzcan la incidencia de los trastornos músculo-esqueléticos, principales causas de enfermedad profesional en este sector".