Actualizado 10/12/2021 12:45 CET

Del Pozo recibe el Plan Director de la Mezquita de Córdoba, en la que el Cabildo invertirá 25 millones en diez años

El obispo (centro), entre la consejera y el deán, junto al alcalde (2º izda.) y otras autoridades, muestran el Plan Director de la Mezquita grabado en una tarjeta de memoria.
El obispo (centro), entre la consejera y el deán, junto al alcalde (2º izda.) y otras autoridades, muestran el Plan Director de la Mezquita grabado en una tarjeta de memoria. - EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y el deán-presidente del Cabildo Catedral de Córdoba, Manuel Pérez Moya, han hecho entrega este miércoles a la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia de Pozo, en presencia del alcalde de Córdoba, José María Bellido, del nuevo Plan Director de la Mezquita-Catedral, que prevé la inversión por parte del Cabildo de 25 millones de euros en diez años, en actuaciones de restauración y conservación del monumento.

De hecho y durante el acto de presentación en el Palacio Episcopal del mencionado Plan Director, la consejera ha asegurado que el mismo "supone un avance fundamental para la conservación del principal monumento de la ciudad", declarado Patrimonio de la Humanidad por al Unesco en 1984.

Este nuevo documento actualiza el Plan de 2001 y lo ajusta a las exigencias de la Unesco y al actual marco legal, dando cumplimiento al Plan Nacional de Catedrales, acordado entre la Iglesia y el Gobierno de España en 1997 y revisado en 2012, según han explicado el portavoz del Cabildo Catedral, José Juan Jiménez Güeto, y el coordinador del Plan, Sebastián Herrero.

A este respecto, Del Pozo ha señalado que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico "ha impulsado reuniones con el Cabildo para que se elabore, se evalúe y apruebe el nuevo Plan Director", el cual "no es el final de un proceso, sino el comienzo de una nueva e ilusionante etapa mediante la que acercaremos la sociedad a su patrimonio, para que lo conozca mejor. Es un legado que podemos y debemos disfrutar, pero también un maravilloso regalo de las generaciones anteriores, que tenemos la responsabilidad de preservar y transmitir a las generaciones venideras".

La consejera, que ha estado acompañada en el acto por la viceconsejera de Cultura, Macarena O'Neill, por la delegada territorial de Cultura, Cristina Casanueva, ha insistido "en la clara apuesta del Gobierno de la Junta de Andalucía por las ciudades patrimoniales, como Córdoba, y por la protección de los patrimonios mundiales con la redacción de los planes directores pendientes", pues los mismos son un requisito exigido la Unesco.

En cuanto al Plan Director de la Mezquita, Del Pozo ha resaltado que, "tras muchas reuniones y un trabajo de consenso y colaboración, ahora, una vez finalizada su redacción y presentado formalmente en este acto ante la Consejería, es el momento de que los redactores y nuestros técnicos examinen con detenimiento el documento, para su aprobación definitiva", expresando la consejera su "satisfacción por el rigor y la ambición del Plan Director, que atiende a su patrimonio mueble e inmueble, pero también al arqueológico, al documental y bibliográfico y al inmaterial, representado éste por las procesiones, la música y los toques de campana".

Por su parte, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha resaltado la "profesionalidad" y "competencia" que ha demostrado el Cabildo Catedral para la elaboración del nuevo Plan Director de la Mezquita-Catedral, "con muchas horas de dedicación y con actitud de escucha, especialmente a los técnicos del propio Cabildo", en el objetivo de mantener y conservar de la mejor manera "el principal templo de la Diócesis de Córdoba".

De hecho, según ha indicado, "el Cabildo está para servir a este templo tan singular, y al pueblo de Dios que es convocado en etes templo", recordando el obispo que, precisamente, "el primer fin de este edificio monumental es el religioso" y sus celebraciones, las cuales, según ha subrayado, "son conocidas en el mundo entero", siendo "las más populares y visualizadas las procesiones de Semana Santa o las estaciones de penitencia que pasan por la Catedral", y en ello "el Cabildo se vuelca con todos los medios que tiene a su alcance para servir al pueblo de Dios".

PLAN DIRECTOR

Respecto a lo que constituye el nuevo Plan Director de la Mezquita, el deán-presidente del Cabildo, Manuel Pérez Moya, ha explicado, por su parte, que "será el documento que marcará el futuro del templo en la próxima década", con lo que "se trata de un plan de vital importancia para la institución y, por ello, quiero hacer un agradecimiento especial a todos los que han colaborado en su elaboración".

En este sentido, el documento recoge la hoja de ruta para los próximos años y contempla la realización de obras tales como las restauraciones de macsura, Capilla Real, fachada al patio y Archivo y Biblioteca. Para acometer todas estas actuaciones, la institución invertirá en ese periodo un total de 25 millones de euros.

Esta propuesta de Plan Director se encuentra a disposición de toda la ciudadanía en la web del Cabildo para su consulta y, a partir de ahora, será la Junta de Andalucía y los expertos de la Consejería de Cultura quienes lo analicen y eleven un informe antes de su aprobación definitiva.

El Plan ha sido elaborado siguiendo la estructura fijada en el Plan Nacional de Catedrales revisado en 2012, al tiempo que tiene en cuenta la directrices y exigencias propuestas por la Unesco, por lo que la Mezquita-Catedral será uno de los primeros templos de España que cuenten con un documento de estas características.

Se divide en tres bloques, con una primera parte dedicada a la documentación de todos los patrimonios contenidos en la Mezquita-Catedral, mientras que en el segundo bloque, el de análisis, se detalla el estado de conservación y los posibles riesgos a los que se enfrenta el edificio.

Este trabajo ha permitido obtener un diagnóstico concreto de la situación actual del monumento y ha servido de base para las propuestas a realizar, que constituyen el tercer bloque del Plan Director. Este último bloque se divide en cinco apartados: protección y conservación preventiva, conservación y restauración, documentación e investigación, accesibilidad y difusión y, por último, uso y gestión.

Finalmente, todas estas propuestas han sido valoradas económicamente y organizadas según su prioridad de ejecución. El Plan realiza una apuesta decidida por la conservación del monumento y propone distintas acciones encaminadas a restaurar solo lo imprescindible, apostando por la conservación preventiva. En ese sentido, se ha establecido una clasificación de todas las intervenciones a realizar en los próximos diez años.

Así, se ha elaborado un manual de prácticas para facilitar la conservación del edificio y también se han determinado las intervenciones a acometer de manera prioritaria, que serán, entre otras, en la macsura y la Capilla Real, sumándose a ello la restauración de la fachada Norte, intervenciones en las cubiertas, y la construcción de un nuevo edificio para el Archivo y Biblioteca capitulares.

En lo que respecta al patrimonio arqueológico y al patrimonio mueble, el Plan propone la realización de inspecciones técnicas encaminadas a la conservación de la Custodia procesional del Corpus Christi, la imagen de la Virgen de Villaviciosa, la re-excavación de lo investigado por Félix Hernández, además de los alzados y subsuelo de la quibla de Abderramán II.

Sobre el patrimonio documental y bibliográfico, el Plan aconseja, ante la falta de espacio en el Archivo, la construcción de un edificio nuevo que aloje el rico patrimonio documental que se custodia. Además, se recogen medidas necesarias para la adecuada accesibilidad física y de recursos, difusión, así como un razonado plan de documentación e investigación para la próxima década.

Finalmente, respecto al uso, el Plan diferencia tres tipos: religioso, cultural y turístico, sobre los que se elaboran propuestas al respecto. De hecho, el Plan Director es un documento vivo sobre el que se hará un seguimiento conforme evolucionen las circunstancias y el contexto y, por tanto, estará sometido a una rigurosa monitorización y control. Para ello, se creará una Comisión Capitular para comprobar su cumplimiento, ajustándose a las circunstancias de cada momento.