Publicado 31/08/2021 12:27CET

El Hospital Serranía de Ronda (Málaga) obtiene resultados de anatomía patológica en 20 minutos con un nuevo criostato

Archivo - El Hospital Serranía de Ronda obtiene resultados de anatomía patológica en 20 minutos con un nuevo criostato
Archivo - El Hospital Serranía de Ronda obtiene resultados de anatomía patológica en 20 minutos con un nuevo criostato - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MÁLAGA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El equipo de Anatomía Patológica del Hospital de la Serranía de Ronda (Málaga) ha incorporado un criostato de última generación para el análisis de tejidos que permite facilitar los resultados en menos de 20 minutos cuando antes era necesaria una espera de 24 a 48 horas.

De adquisición muy reciente, el nuevo criostato es un aparato utilizado para realizar cortes histológicos de tejidos congelados en una cámara a una temperatura inferior a 23 grados, según ha informado la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.

Se utiliza cuando se necesita de forma rápida y urgente,
con un límite de no más de 20 minutos, analizar una muestra de tejido tomada al paciente en intervenciones quirúrgicas.

Los médicos especialistas en Anatomía Patológica, Sebastián Palacios y Julia Dávila, aseguran que los resultados obtenidos tienen repercusión tanto en el diagnóstico como en el tratamiento que seguirá dicho paciente.

"Normalmente procesar un tejido para que endurezca y pueda cortarse para ser analizado suele tardar entre uno o dos días, pero con el criostato este proceso se reduce", han afirmado.

El procedimiento consiste en que el aparato congela de forma ultrarrápida la muestra y la secciona con un espesor de 2 micras que es la medida óptima para que la luz atraviese el tejido y ser observado a través del microscopio.

También se usa para evitar cirugías agresivas, es decir, permite delimitar áreas de tejido pequeñas, como, por ejemplo, en las intervenciones de tumores de mama en las que antes se realizaba una mastectomía radical, ahora se reduce a la extracción de poco más del nódulo afectado.

Con la información obtenida del laboratorio, el cirujano puede cambiar su actuación en la intervención, para que sea lo menos agresiva posible. Finalmente, estos procesos se someten también a un control de calidad que corrobora que los datos obtenidos sean correctos realizando un segundo análisis por los procedimientos habituales.

Contador