Un informe detecta 90 competencias profesionales que demanda el tejido empresarial de Málaga

Publicado 15/11/2019 13:57:28CET
La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, interviene en la presentación del Informe de Prospección de Necesidades Formativas en los Sectores Productivos.
La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, interviene en la presentación del Informe de Prospección de Necesidades Formativas en los Sectores Productivos. - JUNTA DE ANDALUCÍA

MÁLAGA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Informe de Prospección de Necesidades Formativas en los Sectores Productivos, un estudio en el que han participado todos los agentes locales del tejido productivo malagueño, ha detectado hasta 98 certificados de profesionalidad y 90 programas formativos distintos que han señalado los expertos que están demandando las empresas de la provincia, como procesos más flexibles adaptados a la economía digital, mayor formación en la construcción o necesidades de inglés.

La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, ha presidido este viernes en Málaga la presentación del documento, en un acto que ha reunido a los participantes en todo el proceso de elaboración de este informe.

El informe ha partido de seis mesas sectoriales, "una por cada rama de actividades que se han entendido como más pujantes en el sector económico de Málaga", ha señalado la consejera.

Esta iniciativa surgió en Málaga en junio con el denominado Binomio Formación y Empleo, que implica a empresarios, sindicatos, agentes locales, asociaciones y colegios profesionales, centros tecnológicos, empresas del sector de la formación y de otras ramas, se han expuesto las principales conclusiones de este estudio, que ahora pasará a analizarse en un banco de proyectos que servirá para diseñar la próxima programación de cursos y acciones formativas.

La consejera ha explicado que es "un proyecto piloto de cara a acercarnos al sector, al tejido productivo y empresarial andaluz para trasladarle qué demandas de formación necesitaban".

"Esta iniciativa se ha trasladado a todas las provincias andaluzas, ha sido un éxito de participación, no éramos realmente conocedores de la demanda que había y de la necesidad que había por parte de los agentes económicos y sociales de las cámaras de comercio, de los proveedores de formación, de todo el que está relacionado de alguna manera con este mundo; necesitaban que les diéramos voz y con estas mesas se las hemos dado", ha señalado.

Rocío Blanco ha avanzado que va a iniciarse el cambio de sistema de adjudicación de las acciones formativas, pasando del actual trámite de concesión de subvenciones a la fórmula administrativa de licitación que recoge la ley de contratación pública, lo que permitirá a su juicio "ganar en seguridad jurídica de las empresas y entidades que impartan la formación y la mejora de la calidad en las acciones que se desarrollen".

"Vamos a empezar la formación, además, con un nuevo cambio en la forma de abordarla: se va a acabar con las subvenciones, que han sido totalmente ineficaces e improductivas bajo nuestro punto de vista y vamos a empezar por una forma de licitación en forma de contrato del Estado", ha expandido.

CONCLUSIONES DEL INFORME

Además de las competencias formativas que reclaman las empresas, la consejera ha citado recomendaciones contenidas en el informe que comparten de forma transversal las siete mesas, como la reclamación de un sistema de Certificados de Profesionalidad que no sea tan rígido, situación que evidencian especialmente las nuevas tecnologías, que señalan que los avances del sector dejan obsoletas algunas acreditaciones profesionales.

"Los certificados de profesionalidad son demasiado rígidos y no están adecuados quizás a la demanda que requiere el mundo empresarial tan complejo, tan competitivo y adaptado a la economía digital, a esta economía 4.0 que está ya al llegar", ha incidido.

Se ha indicado también la necesidad de que se incorpore un mayor contenido práctico y se realice una clara apuesta por la FP Dual, modelo que será impulsado con la nueva Ley de Formación Profesional, ha recordado la consejera.

Igualmente, las mesas han apostado de forma transversal por introducir más acciones formativas de inglés especializado en las distintas ramas de actividad. "Necesitamos que las personas desempleadas, que están inactivos y quieran mejorar tengan unos conocimientos de inglés", ha afirmado.

"Asimismo, los proveedores de formación quieren participar en la selección de los alumnos para cerciorarse realmente que esa persona que ha sido elegida tiene realmente intención y ganas de formarse. Son los recursos públicos que se están utilizando y quieren cerciorarse que se están utilizando con los mejores", ha añadido.

COMPETENCIAS TÉCNICAS DEMANDADAS

Con respecto a las competencias técnicas más demandadas, la lista de especialidades formativas incluye por ejemplo profesiones tradicionales como la contabilidad, el comercio tradicional; la gestión de ventas; el mantenimiento y manejo de maquinaria agrícola o carretillero; enotecnia; encofradores; ferrallistas; fontaneros; electricistas; carpintería metálica; operadores de excavadoras; enfermería, transporte sanitario; auxiliar de farmacia; servicios funerarios; jardinería; mantenimiento de edificios; camarero; cocinero; metre; conductores de camión o de autobús; carniceros; pescaderos, o frigoristas.

Este listado también aborda profesiones más relacionadas con las nuevas tecnologías como desarrolladores de aplicaciones informáticas en logística; formación de aplicaciones informáticas relacionadas con el jefe de obra o con la topografía como manejo de láser y Autocard; diseño web; programación; analista; sistemas microinformáticos; DeVops Engineer o fibra óptica, entre otras.

"Se nos traslada además que falta formación en construcción. En estos años de crisis han desaparecido los grandes profesionales y entonces se nos traslada que se necesitan personas formadas en todas las ramas, en todas las materias de construcción", ha resaltado.

BINOMIO FORMACIÓN EMPLEO

El informe presentado este viernes es fruto de un proceso iniciado el mes de junio en Málaga con el Encuentro 'Potenciando el Binomio Formación-Empleo', que se materializó en la constitución de seis mesas sectoriales, una por cada rama de actividad que se ha identificado como entre las más pujantes en creación de empleo en la provincia.

En concreto, se constituyeron las mesas técnicas para el sector de turismo y hostelería; tecnología y comunicación; transporte, logística y comercio; agroalimentación; servicios a la comunidad y construcción.

Estas mesas han contado con un equipo de 21 agentes de intermediación y 55 orientadores que han realizado un extenso trabajo de sondeo sobre el terreno, con 99 entrevistas en 120 empresas de distintos ámbitos geográficos de la provincia y de los subsectores más representativos, que reúnen a 13.900 trabajadores.

Esta labor, junto a los estudios del Observatorio Argos sobre las tasas de contratación, las tendencias del mercado de trabajo y los certificados de profesionalidad de cada sector, han permitido a los representantes de las mesas elaborar informes sectoriales con los que se ha confeccionado el informe final.

Contador