Publicado 23/09/2020 15:32CET

La Junta impulsa la comisión de seguimiento de COVID-19 en explotaciones agrarias

La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, durante una reunión
La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, durante una reunión - JUNTA

MÁLAGA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los albergues y los centros de evacuación de temporeros de Málaga también están adoptando medidas contra el COVID-19 bajo la supervisión de la comisión de seguimiento para la prevención y control de la pandemia en explotaciones agrarias de la provincia, que se ha constituido este miércoles.

En concreto, según ha detallado la delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, se trata de evitar la coincidencia en el espacio y tiempo de trabajadores de distintas explotaciones, reforzar la limpieza y ventilación de los centros y la gestión de casos mediante el rastreo de contactos estrechos.

Así, se harán turnos para los aseos si no son individuales y zonas comunes, así como en los comedores. En cuanto a los temporeros, deben facilitar la solicitud de atención sanitaria como desplazados, con la finalidad de tener de antemano un centro de salud asignado.

Estas y otras pautas afectarán a los temporeros que trabajen las campañas de cualquier de las 22.578 explotaciones agrarias que hay en la provincia y que suman una estimación de 200.000 jornales anuales.

De igual modo, Navarro se ha referido además a la nueva orden aprobada el pasado martes en consejo de gobierno que permite la apertura de los centros de día, ocupacionales y otros centros no residenciales de carácter asimilado, que no presenten casos positivos.

"Nos han llegado muchas peticiones de familias en este sentido a la Delegación de la Junta, y el Gobierno ha considerado tomar esta medida", ha explicado Navarro.

Por tanto, se decreta la apertura de los centros de día a excepción de aquellos casos en los que la situación epidemiológica de la zona geográfica donde estén ubicados aconseje una restricción o suspensión de las mismas, o bien se identifiquen tres casos de sospecha --hasta conocer resultado negativo de las pruebas PCR o test rápido de antígenos-- o se declare algún caso positivo en COVID-19 en trabajadores o en usuarios.

En este último caso restringirá o suspenderá la actividad del centro hasta 28 días después de la fecha de diagnóstico del último caso. En caso de existir un único caso, este plazo se reducirá a 14 días.

La Orden recoge que los centros de día, centros ocupacionales y centros no residenciales asimilados en los que previamente exista una sectorización de la actividad y de los espacios para usuarios y trabajadores por grupos de convivencia, podrán asemejar las características de ejecución a la de los centros educativos, con el objetivo de poder realizar restricciones o suspensión parcial de las actividades.

También la delegada del Gobierno ha destacado que las medidas adoptadas por el Gobierno durante toda la pandemia tienen la finalidad de salvaguardar la salud, pero también la recuperación de la economía.

"Teníamos claro que los autónomos y pequeños empresarios son los más perjudicados por esta crisis y en ellos han recaído también grandes sacrificios, como el cierre de los establecimientos de ocio infantil o de ocio nocturno", ha afirmado Navarro, que se reunirá con el sector hostelero de la provincia este jueves en la Delegación de la Junta para explicarles algunas medidas adoptadas.

El consejo de gobierno ha aprobado un decreto-ley extraordinario que incluye ayudas de 900 euros para autónomos y 1.200 euros en los sectores del ocio nocturno e infantil, para cubrir los gastos de arrendamiento que tienen que afrontar en sus negocios.

"Se trata de apoyar miles de familias del sector hostelero que están saliendo perjudicadas especialmente de esta crisis", ha concluido la delegada.