El Regional participa en un ensayo que constata beneficios de un fármaco en pacientes con traumatismo craneoencefálico

Publicado 27/11/2019 11:19:58CET
Profesionales del Hospital Regional de Málaga participantes en Crash3, un ensayo internacional que constata beneficios de administrar un fármaco de forma precoz a pacientes con traumatismo craneoencefálico grave
Profesionales del Hospital Regional de Málaga participantes en Crash3, un ensayo internacional que constata beneficios de administrar un fármaco de forma precoz a pacientes con traumatismo craneoencefálico grave - JUNTA DE ANDALUCÍA

Un centenar de personas del Hospital Regional de Málaga participan en este estudio internacional

MÁLAGA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Regional Universitario de Málaga ha participado en un ensayo clínico multicéntrico internacional que ha constatado los beneficios de administrar ácido tranexámico a pacientes con traumatismo craneoencefálico grave. Los resultados de este estudio, coordinado por la London School oh Hygiene & Tropical Medicine (LSH&TTM), han permitido analizar la reducción de la mortalidad en las personas que presentaban esta lesión tras la administración precoz de dicho medicamento.

A consecuencia del número de pacientes que cada año presenta traumatismo craneoencefálico a nivel mundial, más de 60 millones, la LSHTM decidió pilotar este ensayo con la intención de averiguar si la administración de ácido tranexámico reducía las secuelas y la mortalidad.

Por ello puso en marcha un ensayo, reclutando a más de 13.000 pacientes entre 2012 y 2018 en 175 hospitales procedentes de 29 países, siendo España el quinto país que más pacientes ha aportado. El Hospital Regional de Málag es el centro español con más pacientes reclutados: 102.

Denominado 'Crash3', este estudio ha sido recientemente publicado en la revista de divulgación científica 'The Lancet', que se ha hecho eco de este ensayo mundial iniciado en 2012. El centro malagueño ha estado implicado a través de los servicios de Urgencias, UCI y Neurocirugía, y el estudio ha estado coordinado a nivel local por Juan F. Fernández Ortega, adscrito a la UCI del hospital.

Para lograr concluir con éxito la inclusión y análisis de los pacientes, fue preciso elaborar un protocolo estricto consensuado entre todos los miembros del equipo de investigación, compuesto por 12 profesionales sanitarios adscritos a los servicios implicados que permitiera detectar los casos que reunieran los criterios de inclusión del estudio y que facilitaran el consentimiento informado para participar en el mismo. La mayoría de estos presentaban la lesión tras caídas, accidentes de tráfico o agresiones y no presentaban lesiones de gravedad en otros órganos.

Los pacientes con traumatismo craneoencefálico grave padecen multitud de lesiones que pueden dejar secuelas motoras, cognitivas o emocionales y pueden conducir incluso a la muerte, han precisado desde la Junta de Andalucía en un comunicado.

"El perfil de los mismos ha variado notoriamente en los últimos 20 años. Actualmente siguen predominando los varones, aunque no tanto como antiguamente, y no son tan jóvenes como antes de la llegada del endurecimiento del código de circulación, y son pacientes con patologías asociadas y en un porcentaje elevado tratados con terapia anticoagulante o antiagregante", ha explicado Fernández Ortega.

Ha agregado que a principios de siglo, en el Hospital Regional de Málaga la cifra que se atendía cada año era de 160 casos frente a los 75 de la actualidad. Referente a la mortalidad, esta alcanza cifras de entre el 20 y el 25 por ciento y se produce habitualmente durante las primeras 24 horas.

UN FÁRMACO ASEQUIBLE

Con estos datos y, dentro del estudio, los profesionales del Hospital Regional de Málaga comenzaron a administrar ácido tranexámico a los pacientes que cumplían con los criterios de inclusión. Este medicamento es conocido por la mayoría de los médicos que atienden Urgencias o patología sistémica del paciente.

"Mediante este ensayo se ha logrado demostrar la utilidad de un fármaco asequible en todo el mundo que es capaz de reducir de modo significativo la mortalidad de una patología que, por desgracia, causa un gran número de víctimas cada año y que, por tanto, puede y debe ser utilizado a partir de los resultados publicados en los casos de traumatismo craneoencefálico dentro de las tres primeras horas", ha sostenido el investigador principal.

Así, en el servicio de Urgencias del Hospital Regional de Málaga, los profesionales que trabajan en el mismo seleccionaban a los pacientes para dar una rápida respuesta y administrar el tratamiento de forma precoz. En este sentido, el médico de urgencias del centro, Raimundo Seara, ha indicado que para la inclusión de pacientes se valoraba que padeciesen traumatismo craneoencefálico grave, "que no tuviesen lesiones asociadas que requiriesen de por sí el uso terapéutico del ácido tranexámico y con hemorragia intracraneal".

Inicialmente, este estudio comenzó en pacientes recibidos en el hospital antes de las ocho horas del trauma, si bien se redujo a tres en las últimas fases, ha apostillado.

A pesar de que no todos los traumatismos craneoencefálicos graves requieran de cirugía, un 20 por ciento sí lo necesita. En este sentido, ha sido crucial la participación del servicio de Neurocirugía del Hospital Regional de Málaga a través de la coordinación del neurocirujano Guillermo Ibáñez, que señala que las causas para que el paciente sea intervenido en quirófano al presentar un traumatismo craneoencefálico grave son diversas.

"Desde craneotomías para la evacuación de hematomas, pasando por craniectomías descompresivas para tratar el edema cerebral, colocación de sensores de presión intracraneal para ayudar al manejo del paciente en UCI, trépanos evacuadores en caso de higromas o hematomas subdurales crónicos (posible complicación secundaria a medio plazo en un TCE) o la derivación ventrículo-peritoneal en pacientes que pueden acabar desarrollando una hidrocefalia secundaria", ha explicado.

La gravedad del traumatismo craneoencefálico la determina la intensidad del golpe recibido y las consecuencias que este haya producido. "Que haya o no fractura del cráneo tiene importancia en la medida en que pueda desencadenar sangrados o lesiones en el interior y que acaben afectando a las funciones cerebrales. Cuando, por ejemplo, sólo hay una fractura craneal simple y la energía del impacto no ha desencadenado otras lesiones, el paciente se va a su casa en 24 horas", ha añadido Ibáñez.

SIN COMPLICACIONES

La administración del ácido tranexámico durante el estudio demostró no presentar complicaciones en los pacientes que lo han recibido. Así, el investigador principal, Fernández Ortega, señala que a lo largo del ensayo clínico se les hizo un seguimiento exhaustivo en el que no se hallaron complicaciones.

Para la participación del centro en 'Crash3' se ha implicado un gran número de profesionales, tanto personal facultativo como de enfermería con distintas competencias y todos ellos con capacitación expresa para realizar ensayos clínicos.

"Con la reciente publicación de los resultados en 'Lancet' se pone de manifiesto que la administración de ácido tranexámico en estos pacientes en las tres primeras horas tras el traumatismo craneoencefálico ha demostrado reducir la mortalidad", ha reiterado.

A su juicio, es un medicamento cuya eficacia en otras indicaciones ya se había probado, pero no se conocía su efecto en el caso del traumatismo craneoencefálico grave. "Nuestro hospital ha contribuido de forma determinante a desarrollar un estudio clínico cuyos resultados contribuirán a mejorar el pronóstico de los pacientes con esta patología con alta prevalencia en todo el mundo", ha finalizado.

Contador