La Unidad de Neonatología del Materno de Málaga impulsa una escuela de padres para familias con bebés prematuros

Publicado 21/08/2019 14:58:15CET
Escuela Padres en el Materno Infantil para familias con bebés prematuros
Escuela Padres en el Materno Infantil para familias con bebés prematurosJUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MÁLAGA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Unidad asistencial de Neonatología del Hospital Materno Infantil de Málaga, centro dependiente del Hospital Regional Universitario, ha puesto en marcha una escuela de padres para familias con recién nacidos prematuros --antes de las 37 semanas de gestación-- o con patologías graves.

Dicha unidad tiene una tasa de prematuridad de entre un 12 y un 13 por ciento. Entre enero y junio de 2019, la cifra de partos prematuros en el Materno ha sido de 188, suponiendo el diez por ciento del total. De estos, la mayoría (119) nacieron entre las 34 y las 37 semanas, mientras que el resto (69) lo hicieron por debajo de las 34 semanas. En lo que respecta al peso de estos bebés, 21 de ellos pesaron menos de un kilo.

Las sesiones se celebran de lunes a viernes en el aula de formación del centro y en ellas profesionales de distintos servicios y especialidades proporcionan información sobre diversos ámbitos con los que reducir el estrés de los padres, para aumentar su afrontamiento y proporcionarles las competencias necesarias para participar de los cuidados de sus hijos durante su ingreso y al alta.

La escuela de padres comenzó a funcionar en marzo fruto de la necesidad detectada por los profesionales de la unidad de Neonatología del centro, uno de los tres hospitales con mayor número de recién nacidos de menos de 1.500 gramos. En ella se han implicado diferentes servicios del hospital e incluso voluntarios para prestar atención a los padres del recién nacidos prematuros o enfermos.

El supervisor de la unidad del Materno Infantil, Javier de la Morena, ha explicado, a través de un comunicado, que los padres de estos recién nacidos se perciben "menos capaces de cuidar de su hijo de forma adecuada, lo que a largo plazo, tras el alta, redunda en mayor estrés familiar y un mayor número de visitas a urgencias e ingresos hospitalarios".

Durante los años de experiencia del servicio, y constatado con diferentes estudios, han observado una mayor dificultad para la producción de leche materna y para la formación del vínculo afectivo, aumentando el riesgo de depresión postparto, tras el nacimiento de un hijo de forma temprana.

"Cuando nace un hijo prematuro, también nacen unos padres prematuros", ha agregado De la Morena, quien ha admitido que las 35 familias que han pasado ya por la escuela "han reducido el estrés, logrando ser más participativos en los cuidados de sus propios hijos y más competentes en los cuidados posteriores en su domicilio. La escuela permite, además, compartir experiencias con otros padres también ingresados en la unidad con los que tejer una red de apoyo.

FORMACIÓN EN DISTINTAS MATERIAS

Así, cada día de la semana un servicio del Materno Infantil reúne a las familias en el aula de formación más cercana a Neonatología para proporcionarles información. La escuela de afrontamiento cuenta con la participación de psicólogas voluntarias de la asociación Gesfera, que realizan sesiones grupales en las que se busca adquirir herramientas para gestionar las emociones y sentimientos.

Así, la responsable de esta entidad social, Silvia Gil, ha señalado que "tras el nacimiento e ingreso de un recién nacido prematuro se producen sentimientos de culpa, pérdida, problemas con la pareja, estrés y preocupación por el estado de su hijo, negación, cambios de humor, cansancio y agotamiento tras muchos días en el hospital, por lo que es importante dotar de mecanismos a la familia para sobrellevar esta situación".

Otro de los aspectos que se tratan son las ayudas y la burocracia. La Unidad de Trabajo Social orienta a las familias en las ayudas disponibles, permisos y bajas de paternidad y maternidad e identifica a las personas que necesitan ayuda por su condición económica y/o social.

Por otra parte, la unidad de Medicina Física y Rehabilitación enseña a las familias a realizar ejercicios de estimulación de la succión para los recién nacidos prematuros o enfermos que han pasado mucho tiempo con alimentación por sonda nasogástrica o con inmadurez de tal reflejo debido a su prematuridad. También se enseñan ejercicios de estimulación motora para mejorar los problemas de la inmovilización prolongada y evitar problemas por malas posturas.

Además, estas sesiones incluyen los cuidados al recién nacido prematuro por parte de enfermería. En ellas se explica las características y el desarrollo de estos bebés, así como los cuidados en los que pueden participar los padres durante el ingreso y los cuidados al alta, los primeros auxilios y las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Asimismo, los profesionales de la unidad de Neonatología abordan la lactancia materna como mejor alternativa de alimentación. Impartido por la responsable del banco de leche, en ella se busca capacitar a las madres para una lactancia eficaz y detectar los problemas que dificulten que esta sea completa.

"Uno de cada diez partos en el mundo se produce antes de tiempo, lo que hayas podido aprender, los consejos que te hayan podido dar o los libros que hayas podido leer no te han preparado para tener a tu hijo ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, en ocasiones con estancias que se prolongan varios meses. Es algo muy difícil de afrontar y gestionar emocionalmente", ha agregado Javier de la Morena, el promotor de la iniciativa.

Contador