Publicado 29/10/2020 14:41CET

Las agresiones a profesionales sanitarios bajan en Andalucía un 32% en 2020 hasta un total de 790 de enero a septiembre

Sesión de la comisión de Salud y Familias del Parlamento andaluz, con la comparecencia del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre.
Sesión de la comisión de Salud y Familias del Parlamento andaluz, con la comparecencia del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre. - PARLAMENTO DE ANDALUCÍA

SEVILLA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El número de agresiones a profesionales del sistema sanitario andaluz ha disminuido un 32 por ciento en este año 2020, al contabilizar un total de 790 entre los pasados meses de enero y septiembre frente a las 1.171 del mismo periodo de 2019.

Son datos que ha desgranado este jueves en comisión parlamentaria el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, quien en una comparecencia a petición propia ha analizado el nuevo Plan de Prevención y Atención de Agresiones para los profesionales del Sistema Sanitario Público Andaluz aprobado en Mesa Sectorial el pasado mes de febrero y que entró en vigor en octubre, y donde ha advertido de que "cualquier agresión es injustificable y debemos luchar contra ello".

En palabras del titular de Salud y Familias, esta nueva estrategia "aborda acciones más eficaces consensuadas con los agentes sociales, asociaciones de pacientes, asociación de letrados de la administración sanitaria y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado".

En el período de 2017 a 2019, en el 62,5% de los casos el agresor es el usuario o paciente, y en el resto el acompañante. El 57% de los agresores son hombres, y en el 32,6% de los casos el agresor tiene entre 18 y 35 años, que es el grupo más numeroso, seguido por el grupo de 36 a 45 años con el 29,7%, según ha detallado la Consejería en una nota.

Desde la Junta ponen de relieve que el referido plan de Agresiones tiene como novedad "la potenciación de las acciones dirigidas a concienciar a los pacientes y usuarios, el refuerzo de medidas de seguridad en los centros sanitarios y las condiciones de seguridad en los lugares de trabajo".

En este sentido, el consejero ha puntualizado que "los centros sanitarios andaluces cuentan con más de 44.000 elementos de seguridad, entre los que destacan cámaras de seguridad, timbres en consulta, consultas comunicadas con interfonos, teléfonos en consultas o terminales en puestos de trabajo en consultas que cuentan con el software antipánico instalado".

Otras líneas de trabajo del plan son la puesta a disposición de los profesionales de la aplicación para móviles 'Alertcops' y el impulso de la formación en materia de prevención de agresiones. Asimismo, introduce tareas de coordinación y trabajo permanente a nivel provincial entre agentes policiales y sanitarios, e incorpora la figura del profesional guía para el acompañamiento del personal agredido y su asistencia jurídica.

"Actualmente, 180 profesionales guía cuentan con la formación pertinente que se está haciendo extensiva a los delegados de prevención a petición de algunas organizaciones sindicales", ha apostillado Aguirre.

Por último, el plan también facilita atención psicológica al profesional agredido durante el tiempo que sea necesario y aplica la denuncia judicial de oficio por agresión a una autoridad pública en el ejercicio de sus funciones, adoptando las medidas que sean oportunas para garantizar la seguridad del profesional agredido.

De cara al agresor, se promueven acciones concretas, supeditadas a modificaciones normativas para su implantación, como el establecimiento de un régimen sancionador para los usuarios del Sistema Sanitario Público de Andalucía con sanciones económicas proporcionadas al daño causado.

"El plan es un compromiso del Gobierno andaluz con los trabajadores sanitarios y con los ciudadanos para acabar con esta lacra, y es fundamental que tomemos conciencia de que un problema nunca se resuelve con una agresión", ha concluido Jesús Aguirre.