Alfredo Sanzol trae al Teatro Central de Sevilla la comedia 'La Valentía' con la sevillana Estefanía de los Santos

La obra 'La valentía' llega al Teatro Central
TEATRO CENTRAL
Publicado 17/01/2019 13:43:32CET

SEVILLA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Teatro Central ofrece este fin de semana una nueva entrega de la comedia española 'La valentía', escrita y dirigida por Alfredo Sanzol e interpretada, entre otras y otros, por la actriz sevillana Estefanía de los Santos. 'La valentía' --18 y 19 de enero, sala A-- plantea el conflicto entre dos hermanas que heredan una casa; una quiere quedarse y la otra venderla.

'La valentía' comienza a voz en grito. Dos hermanas discuten sobre qué hacer con la casa que acaban de heredar. Una la quiere vender y la otra no; ambas están de acuerdo en que el ruido de la autopista, que el monstruo de la civilización construyó al lado de la vivienda, es insufrible, pero una está dispuesta a convivir con él y la otra no. Así que la que no quiere vender tira por la calle de en medio y contrata a dos tipos que se hacen pasar por fantasmas para asustar a la hermana; a la vez, una pareja llega de fin de semana porque una habitación estaba en AirB&B.

Alfredo Sanzol, ganador de tres Premios Max, es el gran revitalizador del género cómico en España. 'La valentía' se añade a otros títulos de éxito, como 'La respiración', 'La ternura', 'Días estupendos' o 'En la luna', por las que ha recibido tres premios Max. Sanzol está poseído del espíritu de los más ilustres autores cómicos españoles, como Jardiel Poncela o Mihura, pues su farsa transporta al espectador a un mundo surrealista donde nadie es lo que dice ser.

"Es curiosa la sensación que recorre tu cuerpo cuando te sientas en la butaca del teatro a ver una comedia: las endorfinas están a flor de piel y las ganas de disfrutar y reír afloran desde el minuto cero", explica el director de la obra, para quien "la primera sonrisa es muy fácil de conseguir, y la primera carcajada tampoco tarda en apoderarse de nosotros".

"La sabiduría popular", indica el dramaturgo madrileño, "nos ha enseñado que hacer reír es mucho más difícil que hacer llorar, y la virtud de una buena comedia está en superar esas primeras risas fáciles para crear una sensación de delirio que se reparta en los noventa minutos que dura una función como 'La valentía'".