Alumnos de FP reciben formación en prevención de riesgos laborales inherentes a su futura actividad profesional

Actualizado 09/11/2018 15:03:10 CET

La iniciativa se está llevando a cabo durante los meses de octubre y noviembre en más de 90 centros de Formación Profesional de la comunidad

SEVILLA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Alumnos de Formación Profesional de la comunidad autónoma y profesores participan entre los meses de octubre y noviembre en un programa de sesiones de sensibilización centrado en la importancia de la prevención de riesgos laborales, y en conceptos básicos sobre los riesgos inherentes a la actividad profesional que desarrollarán en el futuro, y en la que se forman en la actualidad.

La iniciativa, que desarrollan conjuntamente las instituciones competentes en materia de seguridad y salud en el trabajo, como el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio (con la colaboración de la Consejería de Educación), se está llevando a cabo desde el pasado mes de octubre en un total de 96 centros de Formación Profesional de Andalucía, según una nota de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio.

El objetivo principal es sensibilizar a los alumnos y profesores, de diversas
especialidades, y que tomen conciencia de que la prevención no comienza en el ámbito laboral, sino en etapas anteriores como el sistema educativo, por lo que a lo largo de las sesiones los técnicos de prevención de riesgos inciden en aspectos clave que hacen referencia a riesgos y medidas preventivas en su futura carrera profesional.

El programa tiene previsto visitar centros de Formación Profesional de las ocho
provincias andaluzas, en los que se imparten especialidades diversas, desde instalación y mantenimiento, hostelería y turismo, fabricación mecánica, electricidad y electrónica, transporte y mantenimiento de vehículos, edificación y obra civil, o industrias alimentarias.

La integración de la seguridad y la salud en el trabajo en las diferentes etapas del sistema educativo es una necesidad prioritaria para asentar una auténtica cultura preventiva y conseguir profesionales cuya formación, además de garantizar la calidad
en el trabajo, les permita realizarlo con las máximas garantías de seguridad.

Contador