Publicado 27/09/2022 16:57

La atención a víctimas fuera de las capitales andaluzas se triplica desde la implantación del SAVA itinerante

Archivo - Servicio de Atención a Víctimas de Andalucía (SAVA).
Archivo - Servicio de Atención a Víctimas de Andalucía (SAVA). - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

SEVILLA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los casos atendidos por el Servicio de Asistencia a Víctimas en Andalucía (SAVA), dependiente de la Consejería de Justicia, Administración Local y Función Pública de la Junta, fuera de las capitales andaluzas han pasado de 2.397 en el año 2018 a 6.039 en 2021, casi un 152% más, triplicando el número de intervenciones y asistencias en las provincias coincidiendo con la puesta en marcha del servicio itinerante del SAVA en las ocho provincias de la región.

El Consejo de Gobierno andaluz ha tomado conocimiento este martes del balance del SAVA, que ha incrementado desde 2019 esta prestación gratuita y pública con el objetivo de extenderla más allá de las capitales andaluzas a prácticamente todos los partidos judiciales, con el objetivo de "acercar el servicio" --en el que se atiende y acompaña a las víctimas de cualquier delito durante todo el proceso judicial-- a los municipios.

De esta forma, gracias a los SAVA itinerantes que se han ido habilitando en las ocho provincias de forma progresiva, los casos atendidos por estos equipos fuera de las capitales han pasado de 2.397 en 2018 a 6.039 en 2021, casi un 152% más, triplicando el número de intervenciones y asistencias en las provincias.

Así, y según recoge el balance 2018-2021 presentado en el Consejo de Gobierno y reseñado en la referencia de la reunión de este martes, los asuntos atendidos fuera de las capitales representaron el año pasado el 46% del total.

En este sentido, los casos atendidos fuera de una capital son ya casi la mitad del total, cuando antes apenas representaban un tercio. El año pasado fueron atendidos 13.125, de los que 6.733 procedían de las capitales andaluzas; 6.039 de municipios de las ocho provincias; 304 de una provincia distinta a la que se ubicaba el servicio y en nueve no constaba la procedencia de los usuarios.

Estos 13.125 asuntos tramitados han supuesto la atención de 20.655 personas frente a las 12.695 atendidas en 2018. Del total de víctimas asistidas en 2021, 15.589 fueron mujeres.

REESTRUCTURACIÓN DE LOS SAVA

El Ejecutivo andaluz ha subrayado que inició en 2019 una reestructuración de los SAVA mediante la ampliación de los profesionales de todas las oficinas, con un equipo completo formado por tres personas especialistas en la asistencia e intervención con víctimas, que cuenta con titulaciones en Derecho, Psicología y Trabajo Social, todas ellas con formación en Violencia de Género, Criminología y Victimología.

Las cifras, según la Junta, evidencian que la puesta en marcha de los equipos itinerantes ha permitido aproximar este servicio a las víctimas de delitos a personas que no viven en capitales de provincia y que, por diversas circunstancias de carácter económico, personal o de cargas familiares, tienen dificultades para desplazarse.

Con ello "se evita la victimización secundaria acercando el servicio a ciudadanía", según continúan desde el Gobierno andaluz, desde donde sostienen además que la puesta en marcha de estos equipos "ha permitido mejorar la atención a las víctimas, con mayor inmediatez y calidad tanto en los juzgados de guardia como en los juzgados de Violencia sobre la Mujer.

UN CRECIMIENTO DEL 43% SOLO EN UN AÑO

Solo en el último año, el número de casos atendidos se ha incrementado en un 43%, al pasar de 9.174 a 13.125, un crecimiento que se ha notado especialmente entre los expedientes de fuera de las capitales, que han pasado de 3.600 a 6.039, lo que supone un 67,75% más. En las capitales de provincia, también se ha registrado un incremento de casos, pues se ha pasado 5.386 a 6.773, un 25,75% más.

Otro dato que ha destacado la Junta es que, aunque la violencia de género sigue siendo el delito por el que más se solicita la intervención del SAVA, con 6.977 casos en 2021, paralelamente se ha producido un "incremento importante" de asistencias por otros tipos delictivos, pasando de 3.482 en 2018 a 6.206 el año pasado.

El SAVA es un servicio público, universal y gratuito, que tiene como finalidad prestar una atención integral y coordinada a las víctimas de delitos. Su objetivo fundamental es informar, asesorar, proteger y apoyar a las víctimas de delitos, así como reducir y evitar los efectos de la victimización secundaria, acercando la Justicia a la ciudadanía y facilitando para ello la colaboración y coordinación entre todos los organismos, instituciones y servicios que puedan estar implicados en la asistencia a las víctimas.