Consumo controlará el etiquetado y la seguridad de más de 700 juguetes y artículos de puericultura

Consumo controlará el etiquetado y seguridad de más de 700 juguetes
CONSEJERÍA DE SALUD
Publicado 23/10/2018 11:45:10CET

Al comprar estos productos, se debe tener en cuenta la edad recomendada, comprobar el marcado CE y las advertencias de seguridad

SEVILLA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud está llevando a cabo, en el marco del Plan de Inspección de Consumo 2018, dos campañas de control destinadas a comprobar que los juguetes y artículos de puericultura dirigidos a la población infantil que se encuentran a la venta están correctamente etiquetados y cumplen con los requisitos de seguridad que establece la normativa. En total, está previsto realizar al menos 735 actuaciones de control, incluyendo la toma de 70 muestras para su envío a laboratorio.

Según se ha indicado en una nota de prensa, las actuaciones se están desarrollando por parte de los Servicios Provinciales de Consumo en todo el territorio andaluz, prestando especial atención a las tiendas de precio reducido y bazares.

En concreto, se están realizando controles de etiquetado sobre al menos 530 juguetes de todo tipo, así como sobre al menos 185 artículos de puericultura, como productos para la alimentación líquida (biberones, tetinas y accesorios), chupetes y broches para chupetes, cubertería y utensilios para la alimentación, asientos de niños para bicis, cunas, moisés balancín de uso doméstico, andadores, mochilas portabebés, arneses, riendas y artículos similares para niños y niñas, saltadores, y asientos elevadores.

Durante los controles, el personal inspector comprueba que el etiquetado permite identificar de forma clara a la empresa responsable del producto, incluyendo datos como su nombre, domicilio y NIF. Por otra parte, en el caso de los juguetes se comprueba entre otras cuestiones si se incluye el marcado CE, que acredita que el producto cumple con los requisitos europeos de seguridad, así como que los productos destinados a menores de 36 meses incluyen el símbolo gráfico o la advertencia de limitación de la edad, de forma claramente visible y legible, y que aparecen recogidas las advertencias de seguridad y las instrucciones de uso, que deben figurar en español.

Además, entre los controles realizados se tomarán muestras de al menos 70 productos, 50 juguetes y 20 artículos de puericultura, que serán remitidas a un laboratorio donde se realizarán pruebas y análisis para verificar que los productos se ajustan a la normativa aplicable en materia de seguridad.

Si se detectan irregularidades en los artículos que puedan afectar a la seguridad de las personas, se valora el riesgo y, en caso necesario, se incluye el artículo en la Red de Alerta de Productos de Consumo, un sistema europeo de intercambio rápido de información cuyo objetivo es detectar de la manera más ágil posible artículos inseguros, con la finalidad de poder adoptar medidas que impidan la comercialización de estos productos, ya sea a través de la inmovilización o la destrucción de los mismos.

Tanto en el caso anterior como si se detectan irregularidades de tipo informativo, como, por ejemplo, que el etiquetado no esté en castellano, se remiten las actuaciones al departamento correspondiente para el inicio del oportuno procedimiento sancionador.

Esta campaña se desarrolla en el marco del Plan de Inspección de Consumo 2018, que comprende un total de 25 campañas dirigidas a garantizar y reforzar la protección de los derechos de las personas consumidoras y asegurar que los productos y servicios que están a la venta cumplen los requisitos de seguridad y calidad que exige la normativa vigente. El desarrollo del Plan supondrá más de 9.000 controles y la toma de aproximadamente 300 muestras en los diferentes establecimientos que se inspeccionen.

DATOS DE LAS CAMPAÑAS DEL AÑO ANTERIOR

En la última campaña realizada sobre juguetes en 2017, se realizaron un total de 591 inspecciones, de las que resultaron positivas 115, es decir, que detectaron algún tipo de irregularidad, lo que supone un 19,46 por ciento del total. En cuanto a la toma de muestras, de las 103 tomadas, 34 resultaron positivas, ya sea por incumplimientos de etiquetado o de seguridad, lo que supone un 33 por ciento del total.

En el caso de la campaña de inspección de artículos de puericultura, en el año 2017 se realizaron en toda Andalucía 160 actuaciones de control, habiéndose levantado 16 actas positivas, lo que supone un diez por ciento del total. En cuanto a la toma de muestras, de las 28 que se tomaron, ocho resultaron positivas, lo que supone un 28,57 por ciento del total.

Respecto a los resultados obtenidos, el mayor porcentaje de incumplimientos se observa para ambas campañas en lo relacionado al incorrecto etiquetado de los productos, así como no indicar correctamente las instrucciones, advertencias, consejos o recomendaciones sobre uso y mantenimiento, manejo, manipulación, peligrosidad o condiciones de seguridad, en el caso de que dicha información sea necesaria para su uso correcto y seguro.

RECOMENDACIONES PARA LA COMPRA DE PRODUCTOS

Desde Consumo, se recomienda a la ciudadanía seguir una serie de consejos antes de comprar productos dirigidos al público infantil. En primer lugar, se debe prestar atención a la etiqueta y las instrucciones de uso, que deben estar en castellano, especialmente a los consejos de uso y advertencias de seguridad. Además, se debe tener en cuenta que los juguetes dirigidos a menores de 14 años deben llevar el marcado CE, que es el símbolo que acredita el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad.

Asimismo, se deben comprar los productos adecuados a la edad del niño o niña que los vaya a utilizar, así como prestar atención a otros requisitos recogidos en el etiquetado, como pueden ser limitaciones de peso o altura para el uso de algunos productos. Además, conviene comprobar que los artículos no tengan piezas pequeñas que se puedan desprender y producir riesgo de asfixia, así como cintas, elásticos, cuerdas o cadenas con una longitud que permita que se pueda enredar en el cuello de los niños y niñas. Se recomienda evitar productos fabricados con plásticos delgados y quebradizos, ya que pueden romperse en pedazos pequeños o dejar bordes cortantes.

Por último, la Junta aconseja pedir y conservar siempre el justificante o factura de compra, necesario para realizar cualquier reclamación o devolución del producto. Asimismo, se recomienda, siempre que sea posible, realizar las compras en establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, lo que garantiza que cualquier posible discrepancia se pueda resolver de forma rápida y gratuita. Igualmente, se recuerda que los establecimientos deben disponer de hojas de quejas y reclamaciones a disposición del público, y del correspondiente cartel anunciador.

Ante cualquier duda o consulta sobre este tema se puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página web www.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es o del perfil de Twitter @consumoresponde.

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMICs), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Contador