18 de febrero de 2020
 

El Hospital de Valme de Sevilla recibe el Premio a la Mejor Comunicación en el foro nacional 'Urostars Dynamics

Publicado 21/01/2020 10:40:45CET
La médica residente de quinto año de Urología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Ana García Romero, que se ha alzado con el premio a la Mejor Comunicación presentada en la `II Reunión Urostars Dynamics
La médica residente de quinto año de Urología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Ana García Romero, que se ha alzado con el premio a la Mejor Comunicación presentada en la `II Reunión Urostars Dynamics - HOSPITAL VIRGEN DE VALME

SEVILLA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La médica residente de quinto año de Urología del Hospital Universitario Virgen de Valme de Sevilla Ana García Romero se ha alzado con el Premio a la Mejor Comunicación presentada en la segunda edición de 'Urostars Dynamics', un "prestigioso" foro nacional organizado por la Asociación Española de Urología y especializado en patología funcional, es decir, el estudio, diagnóstico y tratamiento del funcionamiento normal del tracto urinario inferior.

Según reseña en una nota de prensa el centro hospitalario, su "brillante exposición" de un caso clínico poco habitual y complejo, junto a la completa resolución del mismo fruto de un abordaje diagnóstico-terapéutico de calidad, ha recibido el máximo reconocimiento entre más de una treintena de trabajos nacionales que han optado al mismo.

`Stui con predominio de síntomas de vaciado. No todo es lo que parece' es el título de la comunicación galardonada y en la cual han participado los urólogos de este hospital sevillano Pedro Blasco, quien es también responsable de la Unidad de Urología Funcional, y Carlos Reina, responsable del servicio de Urología.

El caso clínico expuesto corresponde a un varón de 47 años derivado desde Atención Primaria por retención aguda de orina, sondado y con gran afectación a su calidad de vida. Su resolución es compleja dado que el abordaje inicial se corresponde con el diagnóstico habitual en esta sintomatología (patología prostática), mientras que su total resolución precisó de un diagnóstico diferenciado y correspondiente a una subespecialidad distinta: urología funcional.

El centro explica que su dificultad se salvó gracias a la "elevada capacitación" de estos especialistas para encauzar su abordaje mediante mecanismos diagnósticos diferenciados, junto a la disponibilidad de una completa cartera de servicios en técnicas relacionadas con la incontinencia urinaria.

ABORDAJE DIFERENCIAL CON TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS PERSONALIZADAS

En un primer momento, el paciente es tratado según protocolo establecido para hiperplasia benigna de próstata, patología habitual conforme avanza la edad. Tras recaída, el paciente es estudiado mediante técnicas más complejas, en este caso con uretrocistoscopia. Se opera de una obstrucción vesical que le coarta la normalidad miccional (adenoma de próstata) descartándose malignidad.

Dado que la mejoría no es completa, debido a la continuidad de la disfunción miccional después de la cirugía desobstructiva y tratamientos farmacológicos, los especialistas llevan a cabo un estudio con diagnóstico diferencial, en el marco de la "prestigiosa trayectoria" en incontinencia urinaria de este hospital, como resalta el propio centro.

Al respecto, aplican la técnica de videourodinámica, que precisa para el examen de las vías urinarias bajas a una unidad radiológica y un sistema de grabación, un "procedimiento laborioso" donde la unión de imágenes radiológicas en tiempo real a la evaluación de presiones del tracto urinario inferior permite el diagnóstico de casos complejos; de ahí que constituya un procedimiento de segunda línea en relación a patologías de origen neurógeno, que tampoco era el caso, y por eso fue desestimada mediante resonancia magnética.

Como resultado, se halla un divertículo con tamaño mayor de lo que previamente se había diagnosticado con otras pruebas. El mismo constituía un caso complicado, puesto que estaba motivando la micción en dos tiempos, con retención de orina y síntomas de vaciado que obligaban al sondado intermitente del paciente.

Los urólogos materializan una diverticulectomía laparoscópica, cirugía poco frecuente para la eliminación de un divertículo en la vejiga. Es llevada a cabo sin incidencias, con correcto postoperatorio y el paciente dado de alta a las 48 horas. De tal modo que, esta dolencia estaba asociada a la hiperplasia prostática diagnosticada y tratada inicialmente, de ahí que el caso no se resolvía, puesto que el paciente continuaba afectado con disfunción miccional. Sin embargo, el diagnóstico diferencial y personalizado hizo posible un nuevo abordaje que completa al inicial por parte de la Unidad de Urología Funcional.

Actualmente, y tras 12 meses de seguimiento posterior a esta segunda cirugía, el paciente continúa asintomático y con hábito miccional satisfactorio. Fruto de ello, ha visto resuelto su problema de salud, recuperando su calidad de vida, como concluye el Hospital Virgen de Valme.

Contador