26 de febrero de 2020
 
Publicado 29/09/2017 13:35:46CET

Los infartos en la mujer son de mayor gravedad y provocan más mortalidad debido a la demora en reconocer los síntomas

Presentación de la campaña 'Corazonadas de vida'
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

Junta lanza la campaña 'Corazonadas de Vida' para concienciar a la mujer sobre sus síntomas, de modo que se pueda ofrecer el mejor tratamiento

SEVILLA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha presentado este viernes, en el marco del Día Mundial del Corazón, la campaña 'Corazonadas de Vida' que impulsará la Junta de Andalucía con el fin concienciar a la mujer sobre los síntomas de un infarto agudo de miocardio, ya que la demora en reconocerlos provoca que sean de mayor gravedad y más mortalidad. En la rueda de prensa, ha estado acompañada por el director de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), Luis Olavarría, y el director del Plan Integral de Atención a las Cardiopatías de Andalucía, Rafael Hidalgo.

La campaña, puesta en marcha de manera conjunta por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), y EPES, pretende trasladar a la población femenina y a la sociedad en general la importancia de las señales de alertas de un infarto y solicitar ayuda sanitaria a tiempo. De esta forma, la mujer podrá recibir aquellos tratamientos que reducirán sus secuelas y mejorarán su recuperación y posterior calidad de vida, según ha explicado la titular de Salud.

"La compaña 'Corazonadas de Vida' es una campaña que tiene a la mujer de protagonista, ya que hay evidencias científicas de las diferencias existentes en los síntomas que alertan a la mujer de estar sufriendo un infarto, así como estudios que también arrojan otra realidad, como que la mujer antepone sus obligaciones familiares y laborales a su propio estado de salud", ha añadido.

Concretamente, según un estudio llevado a cabo por la Escuela Andaluza de Salud Pública, de 1.416 encuestas realizadas a pacientes que habían sido atendidos por infarto agudo de miocardio en centros sanitarios (948 hombres y 468 mujeres), los motivos que se encontraron para que la mujer no prestara atención a los primeros síntomas de un infarto eran: desconocerlos o confundirlos con ansiedad o angustia general y "anteponer el terminar la jornada laboral, realizar las tareas domésticas o desatender a personas que tienen a su cargo".

En un análisis llevado a cabo por EPES 061 sobre la atención a pacientes con infarto agudo de miocardio desde enero de 2016 hasta mayo de 2017, los infartos en la mujer son de mayor gravedad y provocan más mortalidad: 17 por ciento de fallecimientos en la mujer, frente al 8 por ciento en los hombres. Esto se debe, entre otros factores, a que esta patología en la mujer se presenta a mayor edad (una media de 70 años frente a los 60 de los hombres) y porque el tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas hasta que la mujer solicita la ayuda a los servicios sanitarios es de 59 minutos, 13 minutos más que en los hombres, que es 46 minutos. Esta demora se debe principalmente a que la mujer tarda más en reconocer los síntomas del infarto. De ahí, la importancia de poner en marcha esta campaña informativa y de concienciación.

La campaña, que comienza este viernes y se extenderá a lo largo de todo el año 2018, se difundirá entre colectivos de mujeres en Andalucía, asociaciones de pacientes, vecinales y de usuarios, para lo que se pedirá colaboración a organismos como el Instituto Andaluz de la Mujer, administraciones locales y otras entidades que quieran sumarse a esta iniciativa. La Consejería de Salud ha editado folletos y carteles informativos que se situarán en los centros sanitarios y se difundirán a través de las redes sociales, así como en las páginas webs de la consejería de salud, el Servicio Andaluz de Salud y la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias.

También será muy importante reforzar estos mensajes entre los profesionales de atención primaria, para que desde el ámbito de la promoción de la salud y la prevención, contribuyan a que los mensajes lleguen a la mujer. Además, en colaboración con la campaña nacional 'Mujeres por el corazón', se llevarán a cabo jornadas de sensibilización en todas las provincias andaluzas.

Marina Álvarez ha confiado en que la campaña 'Corazonadas de Vida' permita alcanzar los mejores resultados y que "la mujer, la sociedad en su conjunto y los propios profesionales sanitarios tomen conciencia de que el género también puede generar desigualdades en salud".

Luis Olavarría, por su parte, ha explicado que el mensaje que quieren trasladar "es que el infarto no es solo problema de los hombres, sino que afecta también de manera notable a las mujeres y con resultados peores", y sobre sus síntomas, ha dicho que "a veces se manifiestan con dolor en el pecho, pero hay un porcentaje muy alto de síntomas más sutiles, como que el dolor se extiende a los brazos, afecta a la espalda, aparece sudor, mareo o falta de aire".

Rafael Hidalgo ha subrayado que la enfermedad cardiovascular "sigue siendo la primera causa de muerte" y que "la mortalidad de las mujeres es de seis puntos superior en términos absolutos a las de los hombres". No obstante, aporta algunos datos positivos, como que la mortalidad "ha bajado un 5% en los últimos dos años en términos absolutos y un 20% en términos relativos" o que "el 80% de enfermedades cardiacas se pueden prevenir".

LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR, EN AUMENTO

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la enfermedad cardiovascular tiene una tasa de mortalidad femenina de 289,9 muertes por cada 100.000 habitantes y de 247,6 en los hombres. Representa cerca del 30 por ciento del total de fallecimientos, un porcentaje que la sitúa por encima del cáncer (26,4%) y de las enfermedades del sistema respiratorio (12,3%). Dentro del grupo de enfermedades circulatorias, la cardiopatía isquémica (infarto, angina de pecho, etcétera) ocasiona el mayor número de muertes, que siguen aumentando.

Los equipos de emergencias sanitarias del 061 de Andalucía atendieron en 2016 un total de 942 casos de infarto agudo de miocardio, siendo el 21,9 por ciento mujeres. Los hospitales públicos andaluces registraron 9.233 ingresos por esta causa, de los que el 30,4 por ciento eran también mujeres.

Para el abordaje del infarto agudo de miocardio, Andalucía cuenta con el 'Código Infarto', un sistema de alerta entre los equipos de urgencias y emergencias sanitarias y los servicios de cardiología y hemodinámica de hospitales, para reducir la mortalidad y morbilidad de las personas con síndrome coronario agudo y mejorar su recuperación y calidad de vida, aplicando el tratamiento más adecuado, de la forma más rápida posible. En el último año, se ha activado en 748 ocasiones

También es importante el 'Programa Corazón', dirigido a las personas que han sufrido un infarto, una angina de pecho o una arritmia grave. Su finalidad es agilizar la respuesta de los equipos de urgencias y emergencias para la atención de personas que han sufrido un nuevo episodio de estas características. Facilita la identificación inmediata del paciente con problemas cardiacas inscrito y, desde el primer momento en que demanda asistencia médica urgente, el centro coordinador de urgencias y emergencias obvia parte del protocolo de preguntas que habitualmente se realizan para determinar la gravedad del suceso.

La inscripción al programa es voluntaria y sencilla, pudiendo realizarse tras recibir el alta hospitalaria a través Salud Responde. Una vez incluidos en el programa, los pacientes reciben la Tarjeta Corazón, que les acredita su pertenencia al mismo de forma gratuita. A día de hoy, el programa cuenta con 19.517 personas inscritas en Andalucía, de las cuales el 81 por ciento son varones, con una edad media de 70 años, y el resto son mujeres, con una edad media de 74 años.

En el último año, los centros coordinadores de EPES de Andalucía han gestionado 5.834 peticiones de asistencia de los pacientes registrados, necesitando la intervención de los equipos sanitarios en 2.935 casos y siendo resueltas desde el centro coordinador el 30,8 por ciento de ellas, sin necesidad de movilizar recursos.