Junta "actualizará" la normativa de las Medallas del 28F y plantea que la gala de entrega "rote" por Andalucía

Publicado 16/07/2019 15:20:08CET
Acto institucional con motivo del 28-F con la entrega de las distinciones de Hijos Predilectos y Medallas de Andalucía. En la imagen los condecorados junto al presidente de la Junta de Andalucía Juanma Moreno (c),y la presidenta del Parlamento Andaluz, Ma
Acto institucional con motivo del 28-F con la entrega de las distinciones de Hijos Predilectos y Medallas de Andalucía. En la imagen los condecorados junto al presidente de la Junta de Andalucía Juanma Moreno (c),y la presidenta del Parlamento Andaluz, MaMaría José López - Europa Press - Archivo

SEVILLA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno andaluz ha encargado este martes a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior la "actualización y armonización" de la normativa reguladora de las distinciones que concede la comunidad de manera institucional con motivo del Día de Andalucía --el 28 de febrero--, los títulos de Hijo Predilecto y Medalla de Andalucía, y plantea que la gala de entrega de estos reconocimientos pueda "rotar" por la comunidad autónoma y no se celebre siempre en Sevilla.

En la rueda de prensa posterior a la habitual reunión semanal del Consejo de Gobierno, el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, y portavoz del Ejecutivo, Elías Bendodo, ha puntualizado que lo que se pretende es "plasmar" en un texto los "usos y costumbres" que se han venido aplicando en los "últimos 30 años" sobre esta cuestión.

En concreto, la regulación de estos reconocimientos se encuentra recogida en el Decreto 156/1983, de 10 de agosto, por el que se aprueba la concesión de Títulos Honoríficos, que creó el título de Hijo Predilecto de Andalucía, y en el Decreto 117/1985, de 5 de junio, por el que se crea la Medalla de Andalucía.

Ambos decretos, con más de tres décadas de vigencia, se han actualizado a través de diferentes modificaciones que "han revitalizado el estímulo de las actuaciones reconocidas con dichas distinciones, para mostrar la realidad de una Andalucía solidaria y agradecida con cuantas personas trabajan cada día por ella y por su ciudadanía".

No obstante, estas modificaciones necesarias han generado una regulación jurídica no unificada que "precisa de una profunda revisión tanto para armonizar su contenido, como para adaptarlo al marco legal actual", según sostiene el Gobierno andaluz.

Estos cambios permitirán, entre otros, la creación del Libro de Oro de Andalucía que registrará a las personas y entidades distinguidas como Hijo Predilecto y Medalla de Andalucía. La figura de este acta ya se encontraba recogida en el artículo 4 del decreto de creación, en el año 1983, pero no se había llevado a cabo hasta la fecha.

A preguntas de los periodistas, Bendodo ha apuntado que, aunque la concesión de estos reconocimientos era "potestad del Gobierno, el mecanismo era", y así lo ha aplicado el propio Ejecutivo de PP-A y Ciudadanos (Cs) este año, y "no nos parece mal", que "cualquier ciudadano o colectivo de Andalucía, cualquier grupo parlamentario, pudiera proponer al presidente la concesión de una Medalla" a una entidad en cuestión.

En esa línea, el consejero portavoz ha indicado que no cree que "los presidentes anteriores de la Junta decidieran por su cuenta y riesgo, sin consultar a nadie", los beneficiarios de las Medallas cada año, ya que, en vez de eso, los presidentes "reciben propuestas", igual que le ha ocurrido este año a Juanma Moreno --según ha apostillado--, que "se valoran en función de distintos criterios" y "de la opinión de las provincias".

Bendodo ha apuntado la idea de incluir "categorías" en estas medallas "a semejanza" de lo que ocurre con los Premios Nobel o los Princesa de Asturias, y "la opción" de que pueda celebrarse la entrega de medallas fuera de Sevilla, en "otra provincia", de forma que dicha gala "pueda rotar por Andalucía". "Es una opción que podemos valorar", según ha confirmado el consejero de la Presidencia antes de insistir en que se trata de "actualizar un poco algunas cosas que se hacían por costumbre" y "plasmarlas en un documento".