Publicado 03/06/2024 12:53

Loles López y Maeztu reivindican el "lugar digno" de los mayores en la sociedad y su derecho a vivir "como decidan"

La consejera de  Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, Loles López, en su intervención en la jornada 'Mayores, por derecho propio', organizada por el Defensor del Pueblo Andaluz.
La consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, Loles López, en su intervención en la jornada 'Mayores, por derecho propio', organizada por el Defensor del Pueblo Andaluz. - JUNTA DE ANDALUCÍA

SEVILLA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha organizado este lunes en Sevilla una jornada bajo el título 'Personas mayores por derecho propio', en la que se ha reivindicado el "lugar digno" que merece este colectivo como miembros de pleno derecho de la sociedad. La jornada ha contado con la participación de la consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, Loles López, quien ha destacado el derecho de las personas mayores a vivir "como ellos decidan".

Así, la cita ha girado sobre la pregunta de si el ordenamiento jurídico protege de forma adecuada a los mayores. El Defensor ha recordado que se han cumplido 25 años de la ley 6/1999 de atención y protección a las personas mayores en Andalucía, la cual fija el marco normativo singular sobre el que poder asegurar a las personas mayores una respuesta uniforme y coordinada en el amparo de sus derechos y en la cobertura de sus necesidades.

Durante su discurso, la consejera andaluza ha defendido que toda la sociedad tiene "la obligación de hacer felices a quienes nos lo han dado todo: nuestros mayores", remarcando la importancia de combatir la soledad no deseada y promover un envejecimiento activo. Se trata, como ha agregado, de ofrecer los servicios y atenciones que requieren y de que ellos mismos decidan sobre su vida y las condiciones en las que quieren vivirla.

"Esta premisa es un pilar fundamental de nuestra consejería", ha continuado la consejera, que ha mencionado las ventajas del cuarto Decreto Ley de simplificación y racionalización administrativa de la Junta, que conllevará "una mejora" de las personas en situación de dependencia al agilizar trámites y acortar plazos. El objetivo es hacer un sistema sólido, sostenible y eficaz ante los nuevos retos y desafíos de la sociedad actual, que cuenta con una pirámide poblacional invertida.

Se persigue, como ha agregado, que "la persona decida sobre su bienestar y se ponga su voluntad en el centro". "Las personas mayores deben poder decidir dónde quieren estar y no que sea la administración quien decida", ha señalado, convencida de que el sistema de dependencia necesita una revisión y la colaboración de todas las administraciones ya que la población cuenta con una esperanza de vida cada vez mayor. "Va a costar pero hay que cambiar el sistema porque mejorará la vida de las personas", ha añadido.

Respecto a la dependencia, López ha señalado que la región andaluza "cuenta con el sistema más grande del país, que ha superado las 400.000 prestaciones y los 280.000 beneficiarios", lo que evidencia "el firme compromiso" del Gobierno de Juanma Moreno con las personas más vulnerables.

El 18% de los andaluces (más de 1,5 millones) tiene más de 65 años. La heterogeneidad del colectivo conlleva necesidades diferentes y, por ello, la consejería trabaja desde distintas líneas: defensa de sus derechos, envejecimiento activo, soledad no deseada, atención basada en la prevención y el cuidado integral y continuado, así como atención a la dependencia. En este punto, ha mencionado el destacado papel de los 168 Centros de Participación Activa (CPA) de Andalucía, que son "cruciales" para este colectivo ya que les permite formarse, entretenerse y socializar con personas de su edad. Cuentan con 492.234 socios y socias, una cifra que en 2023 subió un 18,8 por ciento, lo que evidencia el alto nivel de participación.

"LAS PERSONAS MAYORES MERECEN DERECHOS PROPIOS"

Por su parte, Maeztu ha lamentado los casos de malos tratos, situaciones de abusos en residencias o en sus propios hogares, o las dilaciones en caso de recibir prestaciones, pero ha afirmado que desde "el convencimiento se puede lograr una sociedad más respetuosa y humana, sobre todo con las personas vulnerables". "Las personas mayores están en edad de merecer derechos propios", ha subrayado.

Así, ha compartido con la consejera de Inclusión la necesidad de activar medidas para hacer cumplir el derecho subjetivo de la ciudadanía a recibir las prestaciones en tiempo y forma, y la necesidad de conseguir inversión para hacerlo posible. "Las personas mayores no pueden perder, por la edad, el derecho que merecen", ha concluido.

La jornada también ha contado con la participación de Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia, quien ha pronunciado la ponencia marco y ha avisado sobre la heterogeneidad de este colectivo "porque no somos todos iguales, hay que fijarse en cada persona, y ver qué necesita cada una de ellas". En primer lugar, Cortina ha hablado de la dignidad y que "cuanto más mayores, más necesitados de atención personal vamos a estar" y ha rechazo la gerontofobia, o el término más actual, el edadismo, que es la discriminación por la razón de edad, conceptos que "no sólo son inmorales, sino irracionales".

En segundo lugar, ha señalado que este colectivo es necesario para la economía, y ha puesto como ejemplo el turismo, el gasto farmacéutico o la conciliación familiar "porque no hay colectivos, hay personas". "Suena fatal que las personas mayores son rentables, pero es verdad", ha resaltado.

Por último, ha puesto de relieve que "una sociedad es ética cuando acompaña a todas sus personas hasta el final, cuando llega el momento de dejarse hacer", concluyendo que "vamos a dialogar y a convivir, porque es la única manera de conmorir, de no morir en soledad".

En la primera mesa redonda, con el título 'Mayormente dignos: objetivando valores sociales', participan Paula del Río, trabajadora social de la Confederación Estatal de Mayores Activos Confemac, Norberto Sotomayor, fiscal delegado en la especialidad de Protección de las Personas con Discapacidad y Mayores en Sevilla; María Martínez, coordinadora de la Inspección General de Servicios Sociales de la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, y Juan José Cádiz, jefe de Servicio de Gestión de Centros de Mayores.

En la segunda mesa redonda, 'En edad de merecer: ejerciendo derechos propios', participan Manuel Fuentes, responsable en Andalucía de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales; Martín Durán, presidente de la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM), y Soledad Jiménez, responsable del Servicio de Atención Socionanitaria de la Dirección General de Atención Sociosanitaria, Salud Mental y Adicciones de la Consejería de Salud y Consumo.