Publicado 11/07/2021 14:30CET

Nueva Sala Blanca en Hospital de Valme de Sevilla para optimizar la calidad y la seguridad de la producción farmacéutica

Sala Blanca del Hospital de Valme
Sala Blanca del Hospital de Valme - HUV

SEVILLA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha modernizado su Unidad de Preparados Estériles, perteneciente al Servicio de Farmacia, mediante el desarrollo de un proyecto de reforma que permite tanto incrementar la capacidad de producción como potenciar las condiciones máximas de seguridad y
calidad para los pacientes y profesionales.

A través de una inversión de 300.000 euros, se ha ampliado en más de 40 metros cuadrados su superficie y se ha adaptado su infraestructura a las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, en relación a las buenas prácticas de preparación de medicamentos en los servicios de farmacia hospitalaria, dotándose de una Sala Blanca, explica en una nota de prensa.

La Sala Blanca es un espacio destinado a la preparación de medicamentos en condiciones de esterilidad, y con condiciones óptimas de seguridad en el desarrollo de esta labor. Su objetivo es limitar y controlar la concentración de partículas de diferentes tamaños en suspensión en el aire, los niveles de contaminación microbiana y mantener las condiciones ambientales controladas --temperatura, humedad, iluminación, ruido-- para conseguir por un lado, aumentar la protección y seguridad de los profesionales que trabajan en su interior, y por otro, la máxima calidad de los medicamentos elaborados y una adecuada protección del medio ambiente.

Precisamente con la finalidad de hacer efectivas estas rigurosas normas de higiene y asepsia, las instalaciones disponen de una alta definición técnica: equipadas con moderna tecnología que incluye diferentes formas de presión en función del producto a preparar, además de filtros de partículas de alta eficiencia (HEPA) y de la renovación periódica del aire.

La nueva Sala Blanca, adscrita a la Unidad Centralizada de Preparados Estériles del servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Valme, está conformada por cuatro profesionales de enfermería, una técnico de farmacia y una farmacéutica. La responsable de la misma, María José Fobelo, ha destacado sobre la mejora realizada que se trata de instalación "especialmente diseñada para impulsar una farmacoterapia más segura y eficiente de la atención sanitaria dirigida hacia diferentes ámbitos de localización de los usuarios: pacientes ingresados, en hospital de día, pacientes externos y de las unidades de hospitalización domiciliaria".

En esta Sala Blanca se preparan diferentes tipos de medicamentos: olftalmológicos (colirios, inyecciones intravítreas, subconjuntivales, intracamerulares, entre otros), soluciones para nutrición parenteral de adultos y neonatos, mezclas intravenosas (medicamentos biológicos y antiinfecciosos), bombas elastoméricas y determinados fármacos citotóxicos.

La previsión de producción de esta nueva dotación será de aproximadamente 25.000 preparados estériles anuales. Al respecto, destacar que estos medicamentos no sólo están destinados a pacientes del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla; sino que, por el contrario, los de carácter olfamológico se están dispensando también al Hospital de Alta Resolución de Lebrija y al Hospital de Alta Resolución de Vejer de la Frontera.

PROYECTO DE SALA BLANCA

La Sala Blanca del hospital sevillano se ha construido mediante un proyecto de adecuación de las anteriores instalaciones, estableciendo un conjunto de directrices para la manipulación y fraccionamiento de los
medicamentos. Se trata de estrictos protocolos de elaboración, higiene y control de productos farmacéuticos.

Asimismo, hay establecido un circuito de movilidad y acceso de los profesionales de máxima asepsia: entrada del personal a través de esclusas desde una sala a otra con diferentes niveles de presión y control ambiental, y transferencia de productos entre las distintas zonas a través de los equipos SAS (Special Airlock System por sus siglas en inglés).

Con la reforma realizada, la Unidad Centralizada de Preparados Estériles del hospital de Valme está actualmente dividida en cuatro zonas. Por un lado, una sala de validación de prescripciones, preparación de material y dispensación de medicamentos. Asimismo, está una zona de trabajo o presala con ambiente controlado para el acondicionamiento de medicamentos.

Posteriormente, se ha habilitado una sala blanca con ambiente controlado y presión positiva, formada por dos campañas de flujo laminar horizontal para la elaboración de medicamentos no peligrosos. Y, paralelamente, existe una sala blanca con ambiente controlado y presión negativa, formada por una
campana de seguridad biológica para la elaboración de medicamentos peligrosos o citotóxicos. Por su parte, el conjunto de la nueva infraestructura dispone de dos zonas de esclusas para separar las salas con diferente nivel de control ambiental y presión.

Esta actuación ha sido planificada desde la Subdirección de Farmacia del Servicio Andaluz de Salud y forma parte del proyecto de modernización de los servicios de Farmacia de una decena de centros hospitalarios andaluces para mejorar las instalaciones y adaptar sus equipamientos a las nuevas necesidades de los mismos.

Según la jefa del servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Valme, Esther Márquez, "el proyecto ejecutado supone una notable mejora, dado que en estas instalaciones se producen compuestos estériles y medicamentos biopeligrosos, repercutiendo positivamente la intervención en ambos procesos tanto desde el punto de vista de los pacientes como de los profesionales que realizan estas tareas".

Contador