El Virgen del Rocío y Andex crean un programa de seguimiento a medio-largo plazo de niños que superan un cáncer

Virgen del Rocío firma un convenio con Andex
HOSPITAL VIRGEN DEL ROCÍO
Publicado 19/07/2018 18:16:10CET

SEVILLA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla y la Fundación Andex han firmado un acuerdo de colaboración para fomentar el seguimiento a medio y largo plazo de los niños que superan el cáncer.

Según ha informado el Hospital en una nota, la idea es lograr la detección precoz de los efectos a largo plazo y valorar las secuelas que pueden sufrir los menores que se someten a tratamiento por padecer algún tipo de tumor, y facilitar su atención por los especialistas de las unidades de adultos una vez cumplen la mayoría de edad.

Andex, que se dedica a la lucha contra todas las manifestaciones negativas que para los niños, sus padres y otros allegados tiene el cáncer infantil, va a dotar económicamente un contrato de intensificación de un profesional de la unidad para participar en este proyecto.

El Virgen del Rocío se hace cargo de este servicio sanitario que ya se venía prestando en las consultas ordinarias. La diferencia es que ahora se va a constituir una consulta específica con un circuito específico para ello. Además, se creará un registro específico, una aplicación informática para facilitar el seguimiento de estos pacientes, y se pondrá a disposición de los pacientes de forma fácil todo su historial médico, incluso cuando sean atendidos en el extranjero.

Los tumores malignos del niño y el adolescente son enfermedades poco frecuentes, pero son una de las causas de mortalidad más importante en estos grupos de edad. Aunque en las últimas décadas las tasas de mortalidad se han ido reduciendo progresivamente, el cáncer infantil aún representa la primera causa de muerte por enfermedad en niños mayores de un año.

En España, alrededor de 1.000 pacientes menores de 14 años de edad y entre 1.100 y 1.200 pacientes menores de 18 años son diagnosticados de cáncer cada año, lo que representa una incidencia de hasta 170 casos por millón de niños y año.

Cada año, los profesionales de la Unidad de Oncología Pediátrica del hospital asisten más de 2.750 consultas y 750 ingresos en la planta motivados por el cáncer infantil. En concreto, atienden más de 600 sesiones de quimioterapia oncológica, 300 sesiones de tratamiento citostático hematológico, 185 biopsias o aspirados de médula y 150 terapias intratecales.

Las fracturas patológicas y neoplasias malignas músculo esqueléticas, los tumores del sistema nervioso, del sistema endocrino, y los linfomas, mielomas y leucemias se encuentran entre los procesos más frecuentes que tratan los especialistas de esta unidad en el Hospital Virgen del Rocío, liderada por su director, Laureano Fernández Fernández, y por Rosario Cumplido Corbacho como referente de cuidados de Enfermería.

EL AUMENTO DE LOS SUPERVIVIENTES HACE QUE SURGAN NUEVAS SECUELAS

En los últimos años, los resultados de los tratamientos de niños y adolescentes con cáncer han mejorado gracias a las terapias intensivas multimodales siendo la supervivencia actual en torno al 80 por ciento en los países desarrollados, lo que significa que en la población entre 25-35 años hay 1/750 superviviente de cáncer infantil.

Así pues, cada vez más niños superan la enfermedad y llegan a la edad adulta, por lo que están apareciendo nuevas secuelas o efectos secundarios que antes apenas tenían incidencia o no se conocían.

Por otro lado, los niños están en continuo crecimiento y desarrollo para llegar a ser adultos sanos. El uso de tratamientos para el cáncer, en edades precoces de la vida puede interferir en este desarrollo produciendo complicaciones que pueden manifestarse hasta años después de su administración.

Se sabe aproximadamente que el 70 por ciento de los supervivientes de un cáncer infantil tiene al menos un efecto secundario al tratamiento y que el 30 por ciento tiene una complicación tardía seria. De forma global, los supervivientes tienen un riesgo 8 veces mayor que la población general de desarrollar enfermedades crónicas severas, siendo el riesgo superior para aquellos pacientes tratados de enfermedad de Hodgkin y tumores cerebrales, y los expuestos a radioterapia torácica y antraciclinas.

Algunas complicaciones de los tratamientos llevan a una enfermedad crónica o discapacidad, suponiendo una carga significativa tanto para el individuo como para su familia, como para los servicios de salud y la sociedad en general. Los sistemas más afectados son por orden de frecuencia el sistema nervioso (39%), el sistema endocrino (32%), ojos y oídos (22%) y riñones (17%), entre otros.

Así mismo, se observan alteraciones cardiacas, gastrointestinales, musculo-esqueléticas, pulmonares, alteración de la maduración ósea y crecimiento, del desarrollo neurocognitivo (dificultad del aprendizaje y memoria) y psicosocial (ansiedad, depresión*), infertilidad y dificultades en la reproducción.

Estos niños también tienen mayor riesgo de desarrollar segundas neoplasias. Los hábitos de vida como fumar, beber, dieta no equilibrada o sedentarismo pueden aumentar el riesgo de desarrollo de estas complicaciones. Se han detectado problemas relacionados con el nivel de educación, acceso a la vida laboral y otros factores que afectan a su calidad de vida.

Los profesionales de la Unidad de Oncología Pediátrica del hospital también consideran que los supervivientes de cáncer infantil deben recibir un seguimiento activo durante toda su vida. Al finalizar los tratamientos tanto los pacientes, como sus padres o sus médicos de atención primaria deben recibir un resumen del tratamiento administrado, las complicaciones observadas y una lista de efectos tardíos que puedan aparecer.

Igualmente, esta unidad trabaja en la educación sanitaria de estos pequeños y en mejorar continuamente las prácticas que realizan. Así, han logrado el distintivo 'Centro contra el dolor', dirigido a las unidades y a los profesionales comprometidos en mejorar el abordaje del dolor que sienten los pacientes, en este caso, del Hospital Infantil.

Además, la excelencia y elevada cualificación de sus profesionales ha hecho posible que esta unidad haya sido designada por el Ministerio de Sanidad como centro, servicio, y unidad de referencia nacional para el tratamiento de los neuroblastomas, los sarcomas de la infancia y para el trasplante de progenitores hematopoyéticos alogénico infantil en colaboración con otras unidades, Anatomía Patológica, Hematología y Radiodiagnóstico, entre ellas.