La guía definitiva para hacer tu reforma

Actualizado 03/07/2019 17:22:36 CET
Estar donde estés
ViviendaESTAR DONDE ESTÉS

Seguro que te ha ocurrido: tienes que hacer una reforma integral o parcial de tu vivienda y aparece el inevitable estrés. Las razones son diversas: desconocimiento de los pasos a seguir, desconfianza en la empresa que va a llevarla a cabo, miedo a los imprevistos y los retrasos que puedan surgir...

Antes de comenzar con el proceso, debes hacerte una serie de preguntas básicas que te ayudarán a programar las distintas intervenciones: ¿qué quiero conseguir con la reforma? ¿Qué profesionales van a hacerla? ¿Cuánto me costará esta reforma? ¿Cuánto tiempo va a durar?... Identificar cuáles son las necesidades reales y planificar correctamente te permitirá ejecutar la reforma de manera más ágil y sosegada. Rosa Bramona, diseñadora de interiores, y Maya Fenollera, arquitecta de Bad Estudio, como expertas en este tipo de trabajos, nos ayudan a dar respuesta a este tipo de cuestiones.

Primeros pasos

Identifica cuáles son tus necesidades

1. Identifica cuáles son tus necesidades

Para saber qué quieres cambiar con una reforma, piensa si volverías a comprar o alquilar el piso tal y como está ahora. “Toma nota y apunta lo que consideras necesario modificar para que tu vivienda esté en las condiciones que deseas. Haz una lista también de aquello con lo que te sentirías mejor si haces algún tipo de modificación y cuáles serían tus calidades ideales”, recomienda la interiorista Rosa Bramona.

2. Busca ideas para inspirarte

En cuanto tengas identificadas tus necesidades, busca inspiración en revistas de decoración, redes sociales como Pinterest y apps especializadas en reformas como Youcandeco, con la que puedes simular diseños, escoger materiales y crear presupuestos. Recurre también a la conocida plataforma dedicada a reformas y decoración del hogar Houzz. Toda inspiración es poca en situaciones así.

3. Plantea un presupuesto y cíñete a él

Buscando inspiración, encontrarás ideas sorprendentes que querrás aplicar en tu casa, pero deberás tener en cuenta que algunas sugerencias pueden superar el presupuesto que te hayas marcado. Las oportunidades que ofrece internet te permitirán investigar más para elegir correctamente y sacar más partido a tu reforma, sin que el presupuesto se dispare.

Preguntas imprescindibles que debes resolver antes de empezar la reforma de tu hogar

¿Qué licencias y permisos debo solicitar?

¿Qué licencias y permisos debo solicitar?

Maya Fenollera, arquitecta de Bad Estudio, nos explica que el tipo de rehabilitación determinará las licencias administrativas y los permisos que necesitamos para llevarla a cabo. Para ello, será imprescindible distinguir entre casos de obra menor u obra mayor:

  1. Las obras de nueva planta, ampliación de superficie, altura o volumen de construcciones y edificaciones existentes, así como las reformas y rehabilitaciones integrales, también de edificaciones antiguas se consideran obra mayor. Y precisan un permiso concreto, la licencia de obra mayor.
  2. Se consideran obras menores aquellas intervenciones caracterizadas por su sencillez técnica y escasa o nula modificación estructural. Se deben realizar con la licencia de obra menor.
  3. Si los trabajos implican modificación de usos en la vivienda, al igual que si afectan, modifican o incurren en elementos comunes del edificio, elementos estructurales, condiciones de seguridad y ubicación de conductos generales de saneamiento vertical, aspecto de fachada o ventilación, también tienen consideración de obras mayores.

Es importante puntualizar que los requisitos de tramitación de permisos y normativas siempre son competencias municipales que pueden variar de un ayuntamiento a otro.

En el caso de las obras menores, cuando solo afectan a los acabados de la vivienda, bastará con los permisos de carácter informativo, es decir, simples comunicados de obra.

Tanto para obras menores como mayores, según la arquitecta de Bad Estudio, “contratar los servicios de un equipo de profesionales puede suponer un desahogo más que considerable, para facilitar y aligerar todo el proceso y disfrutar de una rehabilitación de la forma más relajada y efectiva posible”.

¿Qué necesito saber para pedir un presupuesto de reforma?

¿Qué necesito saber para pedir un presupuesto de reforma?

Fenollera explica que para solicitar un presupuesto que se ajuste al máximo a la realidad es necesario un documento llamado Estado de mediciones. Se trata de un listado exhaustivo con los trabajos previstos, los materiales elegidos, las calidades... Este viene desglosado por partidas, basados en un proyecto de reforma. Cuanto más detallado sea el proyecto, y por tanto su Estado de mediciones, menos sorpresas desagradables nos encontraremos.

Lo ideal es solicitar, al menos, tres presupuestos distintos. Lo habitual es que sean bastante similares -estarán basados en los mismos conceptos y calidades gracias al Estado de mediciones-. Hacer el ejercicio de compararlos nos despejará el camino para decantarnos por el más adecuado y fiable.

“Si entre los tres presupuestos solicitados encuentras uno sorprendentemente bajo, deberás preguntarte por qué. Seguramente se debe a que en este no se incluya la realización de alguno de los trabajos pedidos o que las calidades sean más bajas que las requeridas.”, advierte Rosa Bramona.

¿Cómo comparo los presupuestos?

Hay que constatar si está incluido el IVA dentro del documento y asegurarse de que todas las facturas incluyen este impuesto. Revisa a fondo si te han detallado todo lo que has pedido: calidades, materiales, precios, plazos… Puede resultar algo farragoso, pero merece la pena dedicar un tiempo a hacerlo.

Cuando hayas decidido qué empresa hará la rehabilitación, comunícaselo y avisa también a las descartadas -la formalidad nunca está de más-.

A continuación, solicita a la compañía de reformas elegida la siguiente documentación:

  • Su adhesión al Registro de Empresas Acreditadas ( REA ), seguro de responsabilidad civil, etc.
  • Datos básicos sobre los trabajadores que intervendrán en la rehabilitación. Así podrás comprobar que están dados de alta y han realizado los cursos en prevención de riesgos laborales.
  • Compromiso de finalización de todos los trabajos.
  • Firma del contrato en el que deben estar detalladas la duración del trabajo, las formas de pago y el presupuesto aceptado.

¿Cuánto tiempo va a durar la reforma?

¿Cuánto tiempo va a durar la reforma?

Fenollera y Bramona coinciden en que los plazos dependerán del tipo de reforma. Si se trata de una parcial, como la rehabilitación de la cocina o el baño, puede alargarse entre dos semanas y un mes, en función de si se tiene que modificar parte de la estructura, cambiar instalaciones, etc.

En el caso de reformas integrales de viviendas de tamaño medio, entre 70 y 120 m2, puede estar entre los 3 y 8 meses, según el estado original de la casa, las dimensiones, la necesidad de reforzar o sustituir algún elemento estructural, etc.

“Es importante tener en cuenta que, en función del ayuntamiento y tipo de obra, los permisos y licencias pueden tardar más tiempo, por lo que el proceso de reforma total, desde el inicio del proyecto a la entrega, puede alargarse un poco más de lo debido”, explica la arquitecta.

¿Cuál es el orden habitual de ejecución?

Generalmente, el primer paso es la demolición y construcción de los nuevos tabiques. Seguidamente se realiza la instalación de los sistemas de fontanería y de la red eléctrica, los acabados en paredes, suelos y techos, las obras de carpintería, para terminar con la decoración y los detalles.

¿Cuánto puede costar una reforma parcial y una total?

Para una reforma integral, el coste puede oscilar entre un 60 y 80% del presupuesto de una obra de nueva construcción. El precio medio de la obra nueva en una gran ciudad es de unos 1.500 euros por metro cuadrado, por lo que un precio de 900 euros por metro cuadrado para una reforma integral (sin incluir electrodomésticos) estaría en la media aceptable.

“Sobre el 100% de un presupuesto, alrededor del 20-30% correspondería a los técnicos y profesionales que intervengan en la obra, por lo que el 70-80 % restante, sería el montante final destinado a la reforma en sí”, detalla Fenollera.

Si la obra afecta exclusivamente al baño y la cocina, se mantendrían estándares similares, siempre que la superficie estuviera en torno a seis metros cuadrados. Para una reforma así, el presupuesto no debería superar los 5.400 euros con materiales de calidades de gama media.

Parcial o completa, la mejor solución para evitar sorpresas desagradables y gastos no contemplados en tu presupuesto de reforma es contar con un profesional que diseñe el proyecto basado en tus necesidades y expectativas, se encargue de asesorarte durante toda la obra y realice las gestiones pertinentes, para que el proceso de rehabilitación sea más ágil, sencillo y eficiente.