El 98% de la dispensación de las personas que viven en residencias en Euskadi se realiza ya de forma electrónica

Publicado 02/04/2019 17:39:06CET

Reconocen la implantación de e-Rezeta en el ámbito sociosanitario de Euskadi como una de las mejores iniciativas del año en Farmacia

BILBAO, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El 98% de la dispensación de las personas que viven en residencias se realiza ya de forma electrónica, según datos aportados por el director de Farmacia del Departamento de Salud, Iñaki Betolaza, tras recoger el reconocimiento que distingue al proyecto de Implantación de la receta electrónica en el ámbito sociosanitario de Euskadi como una de las mejores iniciativas del año en Farmacia.

El director de Farmacia del Departamento de Salud, Iñaki Betolaza, recogió este pasado lunes el galardón, entregado por el periódico Correo Farmacéutico, en un acto celebrado en Madrid. En este acto, destacó que la implantación de la e-Rezeta permite mejorar la calidad del servicio asistencial a las personas residentes, "aumentando la seguridad de todo el proceso clínico y farmacéutico", y beneficia además la sostenibilidad del sistema de salud.

El proyecto e-Rezeta en el ámbito sociosanitario ha supuesto la implantación de la receta electrónica y de la historia clínica de Osakidetza, Osabide, en 300 centros residenciales, de titularidad pública y privada, que atienden a casi 20.000 personas. El proceso de implantación se ha llevado a cabo entre enero de 2016 y junio de 2017.

Este proceso ha supuesto desarrollar una estrategia
organizativa-tecnológica en el conjunto de residencias y centros sociosanitarios. Además, se ha procedido a la formación de los profesionales sanitarios de estos centros por parte del personal médico de las OSIs (Organización Sanitaria Integrada) de Osakidetza.

Como consecuencia de este proceso, el 98% de la dispensación de las personas residentes se realiza ya de forma electrónica. Las personas residentes en este tipo de centros consumen cada año cerca de 1,5 millones de recetas de medicamentos, lo que supone una media de consumo anual de 75 medicamentos por persona, con un coste de 20 millones de euros.

El director de Farmacia destacó que con la implantación de la receta electrónica en el ámbito sociosanitario "se ha iniciado un nuevo modelo de atención en el ámbito residencial que iremos consolidando en los próximos años", y que busca ofrecer una atención sanitaria "puntera y de calidad" ante un nuevo paradigma social y sanitario, motivado por el envejecimiento de la población y una mayor dependencia. "Pretendemos impulsar la atención médico-farmacéutica dirigida a las personas residenciadas de manera integral y coordinada", añadió.

Entre los beneficios del uso de la receta electrónica en las residencias, Betolaza citó el aumento de la seguridad clínica, ya que "se minimizan los errores de medicación y se favorece el seguimiento de la adherencia al tratamiento, una mayor integración asistencial del sistema social con el sanitario, y un avance en la sostenibilidad del sistema de salud".

Contador