El alcalde de San Sebastián cree "un grave error" no dar respuesta desde el Estado a la "realidad plurinacional"

Eneko Goia
Ayuntamiento Donostia
Publicado 08/10/2018 13:18:41CET

Cree que comparar su sueldo con el de Pedro Sánchez es mezclar "peras con limones", aunque cree que el presidente tiene un sueldo bajo

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha asegurado este lunes que, aunque la política vasca vive en estos días un momento de "descompresión", llegándose hablar del "oasis vasco", a su juicio, "no puede haber parálisis" desde el Estado, y ha recalcado que sería un "grave error" que no se dé respuesta a una realidad "plurinacional" y al deseo de más autogobierno.

Durante su intervención en un desayuno informativo, el alcalde donostiarra ha incidido en que sería "un grave error pensar que no queda nada por hacer en política tras el fin de la violencia de ETA en el País Vasco". En este sentido, ha añadido que el "no por el no", no puede ser la respuesta a la realidad del "estado plurinacional".

Goia ha comparado la situación política en Cataluña --"que ha derivado en insostenible"-- con la que se vive en Euskadi --"que sigue su camino"--, y ha lamentado el "espectáculo" político que le produce desazón y en el que es "imposible debatir con argumentos" porque se vive bajo la inmediatez de un tuit.

CS Y VOX BUSCAN "ENFRENTAMIENTO"

Preguntado por una vuelta a la centralización del Estado que promueven partidos como Ciudadanos, Eneko Goia ha sido tajante al afirmar que sería un "error". A su juicio, el partido 'naranja' y otros, como Vox, van al "enfrentamiento directo" y no entienden la pluralidad del Estado, algo que "en los tiempos en los que vivimos debería ser asumido con normalidad".

Así, ha señalado la importancia del debate político desde la racionalidad y la convivencia, y ha afirmado que el desplazamiento hacia posiciones extremas puede ser rentable para unas elecciones próximas en el tiempo, pero que, a medio y largo plazo, es un error porque no busca "soluciones a un conflicto que sigue existiendo".

MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS

Por otro lado, Goia ha indicado que, tras el fin de ETA, San Sebastián es una ciudad de "convivencia y de esperanza", y ha destacado que se dan cotidianeidades que antes no eran posibles, como la de que el alcalde pueda andar por sus calles sin necesidad de escoltas, o que las diferencias políticas se diriman en las instituciones.

En esta línea, ha puntualizado que la mayor parte de la sociedad vasca ha pasado página, quizá a su juicio "rápido", por lo que ha incidido en la importancia de mantener la memoria de lo ocurrido. "Ahora que se habla de memoria histórica también toca reivindicar la memoria cercana, aquella que hasta 2001 ha dejado un reguero de dolor y de víctimas, y todo para nada", ha añadido.

Por ello, el primer edil ha expresado su deseo de que la ciudad vasca sea "sin complejos y sin paños calientes" un espacio de memoria y reparación para las víctimas del conflicto vasco, y ha defendido que en las calles puedan crearse espacios para la memoria.

El objetivo, para Goia, debe ser construir el relato "de la verdad, de la justicia y de la reparación", y en este punto ha recordado que también han existido "abusos" policiales y "zonas oscuras" en el trabajo del Estado de Derecho.

SUELDO DE PEDRO SÁNCHEZ

Por otro lado, el alcalde de San Sebastián, al ser preguntado por la publicidad que se ha dado a los sueldos de los altos cargos del Estado, incluido el de los alcaldes, y que le sitúan como el cuarto edil mejor pagado de España, ha recalcado que, cuando llegó a la Alcaldía, mantuvo los sueldos que existían. "No cambiamos nada, lo mantuvimos", ha recordado.

No obstante, sí que ha reconocido que le choca el sueldo del presidente del Gobierno (que está por debajo del suyo), y ha añadido que "no es normal" que el presidente del Gobierno, "con la responsabilidad" que tiene, tenga "ese nivel" salarial.

Con todo, ha matizado que comparar su sueldo con el del presidente es como querer comparar "peras con limones", ya que el alcalde de San Sebastián, tal y como ha subrayado, no tiene manutención, ni residencia oficial, ni transporte exclusivo, mientras que el presidente del Gobierno sí.

Contador