Urkullu dice que su Gobierno está "en alerta máxima" por las incertidumbres y que las elecciones son un paso atrás

Actualizado 20/09/2019 11:57:08 CET
453459.1.644.368.20190920115643
Vídeo de la noticia

Asegura que "preservará la estabilidad política" y no someterá a Euskadi a "la tensión política" que existe en España

BILBAO, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha advertido este viernes de que la situación de su Gobierno es de "alerta máxima" por la incertidumbre política y económica existente en el ámbito internacional y estatal, y considera que la repetición de elecciones generales no contribuye a generar la estabilidad necesaria, sino que supone "un paso atrás". Por ello, ha asegurado que "preservará la estabilidad política" y no someterá a Euskadi a "la tensión política" que vive España.

Además, cree "descorazonador" el nuevo llamamiento a las urnas y la "incapacidad de trazar cualquier vía de acuerdo", mientras se da prioridad a las "estrategias partidarias, sin compromiso institucional y sin proyecto compartido a medio plazo".

Urkullu ha comenzado su intervención en el pleno de política general del último año de legislatura reiterando las primeras palabras con las que abrió su discurso de investidura en 2016, y que supusieron un compromiso por el "diálogo y el acuerdo", una defensa de la pluralidad de la sociedad y una apuesta por la colaboración como parte de la cultura vasca.

"El diálogo y el acuerdo van a ser imprescindibles esta legislatura", fue la afirmación del Lehendakari, que este viernes ha vuelto a reiterar en el Parlamento Vasco, para asegurar que su mano "ha estado y está siempre tendida" en busca de colaboración "para encontrar soluciones a los problemas en este país".

Por ello, ha realizado un llamamiento a "unir fuerzas al servicio de Euskadi" y centrarse "en sacar adelante el proyecto compartido que es Euskadi". En este sentido, ha asegurado que sus prioridades con "crear más y mejor empleo, garantizar las políticas sociales y servicios públicos esenciales, consolidar la convivencia tras el final de la violencia y acordar un nuevo pacto estatutario".

El presidente del Gobierno Vasco ha destacado, una vez más, "el valor del diálogo político con voluntad de acuerdo" que, en repetidas ocasiones, ha echado en falta en los partidos en el Estado.

INCERTIDUMBRE

Iñigo Urkullu ha asegurado que es "muy consciente del nivel de incertidumbre" existente porque "Europa y el mundo afrontan importantes tensiones, crece la pulsión proteccionista y los movimientos demagógicos y populistas se consolidan", persiste la amenaza del Brexit, el riesgo de que entre en recesión en Alemania.

Además, ha recordado que "los escenarios de gobernabilidad institucional son cada día más complejos", algo que tiene "un especial reflejo en el Estado". "Las tensiones económicas, sociales y territoriales son crecientes. La repetición electoral supone un paso atrás", ha avisado.

En este sentido, ha afirmado que no acaba de "asentarse un marco de estabilidad y no se afrontan, desde unas bases mínimas consensuadas, los retos que mantienen atenazada la acción política e institucional en el Estado".

"Vivimos tiempos de gran incertidumbre, provocada, en ocasiones, por movimientos y formas de actuar en política que no tienen referencia en la tradición democrática, una incertidumbre acentuada por el desconocimiento de las consecuencias de una posible crisis económica", ha insistido.

También ha criticado "la ligereza con que se aborda la acción política, tomando sin demasiado fundamento y rigor decisiones clave que afectan al futuro". "Nuestro estado de alerta es máximo", ha añadido.

CONSECUENCIAS EN EUSKADI

El Lehendakari cree que Euskadi no se va a "sustraer a las
consecuencias de las actuaciones y tensiones que determinadas políticas populistas están provocando, agravadas por la facilidad con la que consignas simples y falsas soluciones sencillas a problemas complejos se propagan a la velocidad del rayo". "Todo ello afecta a la estabilidad en el Estado y puede afectarnos en Euskadi", ha aseverado.

No obstante, ha señalado que, si se toman "a tiempo decisiones" hay "más posibilidades de que el coste social sea menor". Por ello, ha dicho que "aprecia la importancia del compromiso y el trabajo diario" porque "la hormiga que atesora en verano lo que necesitará en invierno".

Tras apuntar que no se puede "hacer nada para evitar una crisis global", ha explicado que sí se puede "tratar de mitigar sus efectos".
"Debemos anticipar soluciones y ejecutarlas en un marco de colaboración", ha subrayado.

Asimismo, ha explicado que la estabilidad en Euskadi es "el mejor activo político para el crecimiento". También ha instado a los responsables políticos a "actuar desde la seriedad y la responsabilidad, en función de las posibilidades reales". "Entiendo la política como instrumento para equilibrar los excesos del mercado y buscar un reparto más justo y equitativo de la riqueza, una política de servicio.
Me preocupa, y mucho, la situación política en el Estado", ha reiterado.

Para el máximo representante del Ejecutivo vasco, "es descorazonador lo que está ocurriendo" con un nuevo llamamiento a elecciones generales y la incapacidad de trazar cualquier vía de acuerdo", mientras se priorizan "estrategias partidarias, sin compromiso institucional y sin proyecto compartido a medio plazo".

Tampoco considera "menos preocupante lo que sucede en Europa", donde "lo más grave es el clima global y su incidencia en la economía". "El mundo está en hilvanes. Me gustaría poder afirmar ante la sociedad vasca que no vamos a tener que afrontar incertidumbres. No puedo hacerlo, pero sí puedo afirmar que la estabilidad con que contamos en Euskadi es fundamental", ha destacado, para recordar su "una economía saneada, son empresas avanzadas y bien posicionadas en el mundo".

PRESERVAR LA ESTABILIDAD

El Lehendakari ha afirmado que su prioridad es preservar "la estabilidad política y la acción de Gobierno", y ha asegurado que es consciente de la composición del Parlamento y no someterá a Euskadi a "la tensión política" que existe en España.

También ha destacado que "estos últimos años la política vasca ha sabido crear un cortafuego ante la inestabilidad permanente de nuestro entorno" y se ha mantenido el diálogo político.

Tras agradecer el "respaldo y confianza" mostrada por los partidos que sustentan a su Gobierno, PNV y PSE-EE, ha subrayado que el Ejecutivo vasco, "desde el respeto a las posiciones propias, se ha unido para dar cumplimiento a su programa, actuando con la máxima lealtad".

También ha señalado que "se ha preservado el diálogo con los tres grupos de la oposición" porque, "a pesar de todo lo que se dice, aquí se han alcanzado acuerdos". Como ejemplo, ha citado la Ley de Instituciones Locales, la Ley de Policía, la Ley de Sostenibilidad Energética o las tres Leyes complementarias al Presupuesto aprobadas este año para "garantizar el cumplimiento de todos los compromisos".

Iñigo Urkullu ha remarcado que "la mano del Gobierno Vasco sigue tendida" y su prioridad es "la estabilidad política", mediante el "diálogo con voluntad de acuerdo". "Haré todo lo que esté en mi mano para mantener en Euskadi el compromiso y la responsabilidad con una política útil", ha aseverado.

PREVISIONES

El Lehendakari ha afirmado que su Ejecutivo mantiene la previsión de crecimiento económico del 2,3% para este año y el 2% para 2020, así como el objetivo de crear 16.000 empleos netos en 2019, seguir reduciendo el paro por debajo del 10% y acercarse a la cota de 980.000.

Tras felicitarse por que la tasa de desempleo entre la juventud de 16 a 29 años se haya reducido del 29% de 2014 al 15% actual, ha afirmado que su prioridad es "generar crecimiento y oportunidades de empleo de mayor calidad". "Paso a paso vamos avanzando y el rumbo es correcto", ha dicho.

Urkullu ha insistido en que Euskadi es "un país solvente", que "ha asentado la consolidación fiscal con una gestión rigurosa de las cuentas". "Euskadi ha sido nuestro escudo en la crisis y es la mejor plataforma para el futuro", ha defendido.

Contador