Aranburu dice que a la patronal "no le interesa el derecho a decidir" y el PNV tendrá su "presión", además de la del PSE

Garbiñe Aranburu (secretaria general de LAB)
EUROPA PRESS
Publicado 14/10/2018 11:11:56CET

Pide dar "pasos efectivos" en política penitenciaria y rechaza las "excusas" y que "se pongan cada vez más deberes en la misma parte"

BILBAO, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, ha mostrado su desconfianza por la postura del PNV ante el nuevo estatus y teme que se pueda "rebajar el derecho a decidir", no solo por la "presión" del PSE-EE sino también de la patronal vasca, a la que "no le interesa" que se avance en esa vía.

En una entrevista concedida a Europa Press, se ha referido, de esta manera, al debate sobre el nuevo estatus que ha llevado al sindicato a realizar una ronda de contactos con algunos partidos como con EH Bildu y Podemos, con los que ya se ha reunido, y con PNV, con el que está pendiente de fijar una cita.

Aranburu considera que el acuerdo de bases pactado por PNV y EH Bildu es "positivo" porque da la posibilidad de "recorrer un camino hacia el marco vasco de relaciones laborales y protección social". "Dotar de contenido a ese marco es el debate que debía estar en la centralidad del nuevo estatus", ha apuntado.

La dirigente de LAB ha recordado algunas de sus propuestas en relación al nuevo estatus como contar con un estatuto de los trabajadores y una ley de Seguridad Social propia, además de medios para desarrollar un modelo vasco de relaciones laborales y de política económica y desarrollo.

Aranburu ha defendido la necesidad de contar con competencias legislativas plenas en materia de legislación laboral y protección social, por lo que considera "insuficiente hablar solo de la gestión de la Seguridad Social".

En este ámbito, LAB está solicitando en sus reuniones con partidos una "mayor concreción" en algunas cuestiones y, por ejemplo, cree que, en relación a las competencias en relaciones laborales, hay que dejar "muy claro el derecho a establecer el marco propio de relaciones laborales sin ninguna injerencia". Asimismo, considera que es importante que el nuevo Estatuto no hable solo de empleo, sino "de empleo de calidad" y que se precisen más algunos aspectos en relación a las pensiones.

No obstante, ha indicado que contar con competencias plenas no garantiza que "se vayan a hacer otro tipo de políticas" y ha puesto como ejemplo el Concierto económico. Por ello, ha apelado a la necesidad de "la movilización constante". "El actual marco nos ha demostrado que el gobernante, en este caso, el PNV lo ha utilizado al servicio de la patronal y eso se va a tener que cambiar por medio de una movilización o presión o cambiando las mayorías institucionales que sería la vía más correcta para poder hacerlo", ha manifestado.

La dirigente de LAB, que cree que "derechos sociales y derecho a decidir son cuestiones ligadas" y que los sindicatos y agentes sociales deben tener una participación en este debate, no comparte la apreciación del sindicato ELA de que este acuerdo de bases no reconoce el derecho a decidir de la clase trabajadora.

DERECHO A DECIDIR

La líder de LAB entiende también que es un acuerdo "importante" porque se reconoce el sujeto político jurídico e "institucionaliza" el derecho a decidir. No obstante, cree que todavía hay "un camino que recorrer" y "va a haber una batalla".

En este sentido, ha señalado que es un "objetivo loable" tratar de "ensanchar" el acuerdo de bases alcanzado por PNV y EH Bildu, pero, LAB estará en contra, "si para eso se rebajan los contenidos del acuerdo".

Aranburu ha indicado que, "a día de hoy, no hay Estado para poder hacer el camino" que se pretende con el acuerdo de bases. "A día de hoy eso confronta frontalmente con las posiciones del Estado y lo que no vamos a permitir es que, o bien para no confrontar con las posiciones del Estado o bien para que puedan entrar otros agentes políticos en esta operación, se rebaje el derecho a decidir", ha afirmado.

En este sentido, la dirigente de LAB ha asegurado que "desconfía bastante" de las posiciones del PNV porque el actual marco jurídico es "más favorable para la patronal". "A la patronal no le interesa avanzar en el derecho a decidir, no le interesa que tengamos capacidad de articular un marco propio de relaciones laborales y protección social porque le favorece más el actual marco que nos precariza y empobrece, por lo que nos imponen desde Madrid", ha afirmado.

Por lo tanto, cree que, en "esa simbiosis que existe entre el PNV y la patronal", la formación jeltzale va a tener no solo la "presión" del PSE-EE, sino también la de la patronal. Aranburu afirma no tener "constancia directa" de que ya esté siendo así, pero ha asegurado que, cuando han hablado con la patronal de un marco vasco de relaciones laborales, "nunca ha habido interés".

A juicio de Aranburu, el acuerdo entre PNV y EH Bildu ya cuenta con una "mayoría muy amplia y considerable" y "no reconocer esa mayoría es una forma de hablar del derecho de veto de la minoría".

Por otra parte, cree positivo dar a conocer el contenido y objetivo de este acuerdo a nivel internacional como hicieron el pasado miércoles el PNV y EH Bildu en el Parlamento europeo.

"Nos parece importante internacionalizar o socializarlo para que en Europa se sepa de qué Estado estamos hablando y cuál es su talante, un talante que impide una cuestión de democracia como es el derecho a decidir y que lo impide, como se está viendo en el caso de Cataluña, utilizando la represión más dura", ha añadido.

En este sentido, ha asegurado que es un "disparate jurídico y político" que estén "en la cárcel o en el exilio" políticos que "el único delito que han cometido ha sido ceder la palabra a la ciudadanía". A su juicio, esa realidad también se tiene que "conocer a nivel europeo".

Sobre la situación de Cataluña, ha indicado que ese proceso "no es fácil" y ha añadido que "lo ideal" sería poder hacerlo "de forma acordada", pero no ve voluntad en el Gobierno de hacer un "referéndum pactado y vinculante". A su juicio, se pueden buscar "fórmulas para encauzar esa ambición que existe aquí como en Cataluña".

"Lo ideal sería un referéndum como en Escocia pero no vemos esa posibilidad y, a partir de ahí, un proceso que no sea acordado con el Estado es un proceso complejo", ha afirmado Aranburu que considera clave "activar a la mayoría social" y apuesta por "una vía unilateral" si no se avanza en un proceso pactado con el Estado.

GOBIERNO DE SÁNCHEZ

Precisamente, ante el cambio de Gobierno en Madrid, ha afirmado que, cuando llegó Pedro Sánchez al poder, LAB ya se mostró "bastante escéptico" sobre los cambios que pudiera llevar a cabo o las posibles soluciones ante la "crisis territorial abierta en Cataluña".

Aranburu ha indicado que, hoy por hoy, el Gobierno de Pedro Sánchez no tiene una "fuerza democrática" para resolver esa crisis y "hoy por hoy, no reconoce el derecho a decidir" que es un "principio democrático que no se puede encorsetar en la legalidad actual".

"Tarde o temprano la voluntad popular va a terminar por romper esos corsés y Cataluña está en un proceso y aquí ya veremos como evolucionan las cosas pero hay una mayoría social que apuesta por el derecho a decidir y eso, antes o después, se va a articular de alguna manera y es un debate que no se puede amordazar dentro de la legalidad", ha añadido.

POLÍTICA PENITENCIARIA

Por otra parte, en materia de política penitenciaria, ha denunciado que no se están "dando pasos efectivos" para terminar con la dispersión, para que los presos gravemente enfermos y los mayores de 70 años "estén en sus casas ya" o para ir "finiquitando esa política de excepción que se aplica a todo el colectivo de presos" de manera que también "pueden empezar su camino de retorno a casa".

La dirigente de LAB ha mostrado su rechazo a que "se pongan cada vez más deberes en la misma parte" cuando la ley, por ejemplo, "no plantea ninguna necesidad de autocrítica". A su juicio, se deben acabar las "excusas" y el Gobierno debería afrontar su "responsabilidad política".