Actualizado 19/10/2009 21:17 CET

El Ayuntamiento de Bilbao no repondrá las canastas de Doña Casilda hasta que la autoridad judicial no lo permita

BILBAO, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Bilbao no repondrá las canastas de baloncesto en el Parque de Doña Casilda hasta que la autoridad judicial no lo permita, según aseguró hoy en un comunicado el concejal delegado del Área de Empleo, Juventud y Deportes, y presidente de Bilbao Kirolak, Jon Sustatxa.

Tras la petición del PSE-EE para que se adopten "medidas inmediatas" para reponer la actividad deportiva en este parque, Sustaxa aseguró que la voluntad del Consistorio es "restablecer las canastas en cuanto el juez lo permita".

En este sentido, apuntó que no realizará "ningún movimiento" hasta que el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Bilbao dicte sentencia sobre esta cuestión, después de que decretara la retirada de las canastas como medida cautelar.

Además, subrayó que el Ayuntamiento ha encargado "un estudio intensivo" a Labein-Tecnalia, que concluirá "con la presentación ante el juez de una serie de posibles soluciones técnicas al ruido provocado por la utilización de las canastas ubicadas en el parque de Doña Casilda".

El edil afirmó que, tras las medidas cautelares dictadas por el Juzgado, la colocación de canastas desmontables, como solicita el PSE-EE de Bilbao, "atentaría contra el espíritu" de la decisión de la autoridad judicial "y, por lo tanto, es inviable".

Por ello, señaló que, "una vez presentadas las posibles soluciones, la decisión corresponde únicamente al juez y el Ayuntamiento acatará el fallo".

Jon Sustatxa recordó que esta polémica se inició en el año 2004 en el Ayuntamiento de Bilbao con el registro de las quejas vecinales "por los perjuicios sonoros derivados de la utilización de estas instalaciones" y en el año 2005 comenzó el procedimiento judicial.

En esta línea, dijo que, "hasta el momento, se han realizado una serie de mejoras en estas instalaciones con el fin de que la práctica deportiva de los usuarios no perjudique a los vecinos del inmueble afectado, como el cambio de los paneles por unos más acolchados, la retirada de las redes metálicas de los aros y la regularización de un horario máximo de uso hasta las 22.00 horas".

Por otra parte, insistió en que la intención del Ayuntamiento es mantener "puntualmente informado" al vecindario y "buscar el máximo consenso posible con todos los afectados para recuperar, a la mayor brevedad, este espacio de ocio, uno de los más utilizados de Bilbao por su accesibilidad y situación céntrica".