Publicado 23/08/2018 12:16CET

Azpiazu defiende que la transferencia de Seguridad Social no busca romper "ninguna unidad ni principio de solidaridad"

Reclama "una capacidad propia de gestión del régimen económico" y señala que "una cosa es la caja única y otra el gestor único"

VITORIA, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha explicado este jueves que el traspaso del régimen económico de la Seguridad Social que reclama el Gobierno Vasco no pretende "romper ninguna unidad, ningún principio de solidaridad" sino que reclama "una capacidad propia de gestión del régimen económico". "Nosotros no pedimos nada que no esté en ese marco legal y nada que no esté en el Estatuto", ha asegurado.

En una entrevista a Onda Vasca, recogida por Europa Press, el consejero de Economía ha sido preguntado por la situación de las negociaciones con el Gobierno central sobre el traspaso de la gestión de la Seguridad Social a Euskadi.

Azpiazu ha explicado que el consejero de Autogobierno, Josu Erkoreka, "está trabajando en esta cuestión" y ha recordado que el Ejecutivo autonómico siempre ha insistido en que el régimen de la Seguridad Social es una competencia "aún pendiente que se debe transferir", por lo que espera que "se vaya avanzando en esta cuestión".

"Sabemos que no es un traspaso fácil porque sino ya se habría producido hace un montón de años. No es un traspaso que le guste a los gobiernos de Madrid pero nosotros tenemos que reivindicarlo porque es una competencia que está en el Estatuto y es nuestra responsabilidad", ha defendido.

Sobre las críticas que alertan de la posibilidad de que se produzca la ruptura de la Caja Única, el consejero ha precisado que "una cosa es la caja única y otra el gestor único". "La caja puede ser única pero los gestores pueden ser una parte la Administración del Estado y por otra el Gobierno Vasco", ha señalado.

Además, ha explicado que a lo largo de estos años, las sentencias del Tribunal Constitucional han ido delimitando la manera en la que se podría realizar la transferencia del régimen económico de la Seguridad Social. "Nosotros no pedimos nada que no esté en ese marco legal y nada que no esté en el Estatuto", ha asegurado.

El titular vasco de Economía ha insistido en que no pretenden "romper ninguna unidad, ningún principio de solidaridad" pero ha reclamado "una capacidad propia de gestión del régimen económico".

CONTACTOS CON MONTERO

Preguntado sobre las relaciones con el Gobierno central, el consejero ha explicado que sus reuniones con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, han sido "correctas y amables" y han dado "algunos frutos" aunque espera que "den más".

En este sentido, ha recordado los acuerdos alcanzados con el PP en el marco de los Presupuestos Generales del Estado para señalar que "lo lógico es que se vayan cumpliendo" y ha señalado que en el consejo de ministros del pasado 3 de agosto se aprobó una partida de más de 26 millones euros para Hobetuz, "cuestión pactada gobierno anterior que va a ser una realidad".

Por otro lado, ha reiterado la necesidad de que se lleve a cabo una "subida generalizada" de sueldos en Euskadi "en la medida de lo posible", porque "sería ilógico exigir a una empresa en mala situación económica que pagara a sus trabajadores lo que no puede", pero cree que una subida permitiría "dar un nuevo empujón a la economía".

"Un crecimiento de salarios supondría un aumento de consumo, crecimiento del PIB, que se generara más empleo; algo positivo para todos, también para las empresas porque las beneficiaría", ha insistido.

ECONOMÍA VASCA

Sobre la previsible ralentización de la economía vasca, Azpiazu ha señalado que no se trata de algo 'catastrófico' y ha apuntado que es algo que ya venían apuntando los analistas desde hace años pero "afortunadamente no se producía" porque se "crecía más de lo que se creía que se iba a crecer".

Sin embargo, ha afirmado que ahora si se está produciendo una "cierta ralentización" y ya se ha dado en este segundo trimestre de este año, lo que llevará a un crecimiento inferior en 2019. Según ha recordado, este año se crecerá en torno al 2,8% y para el año que viene se espera un 2,3%.

Azpiazu ha indicado que ese medio punto también tendrá su reflejo en el empleo, pero no va a tener "una implicación excesivamente importante", de manera que, si este año se prevé que crezcan en 17.000 empleos la economía, el año que viene lo hará en 13.000.

"Es verdad que es mejor crecer más que menos pero todavía una tasa de crecimiento por encima del 2% después de haber crecido estos últimos años en torno al 3%, tenemos una tasa lo suficientemente importante para que efectivamente sigamos creando empleo a un ritmo importante y a la vez ir aumentando la productividad de la economía que es un tema muy importante", ha añadido.

En relación a la recaudación de las haciendas vascas, ha manifestado que hay que ser "bastante prudentes" y ha subrayado que los datos de enero a julio apuntan a un crecimiento en torno al 3,1% y ha recordado que el año pasado ocurrió un "fenómeno extraordinario" que era el acuerdo del Cupo, que supusieron unos recursos adicionales.

"Si aislamos ese efecto, la recaudación estaría creciendo en torno al 7%", ha afirmado Azpiazu que ha subrayado que es crecimiento por encima de lo que lo hace la economía, lo que es "positivo". No obstante, ha señalado que los datos de recaudación hasta el final sufren "variaciones importantes" y cree que este año irá "ligeramente por encima de lo previsto, pero no muy por encima".