Bizkaia asistió en 2017 a 98 mujeres víctimas de violencia que permanecían o regresaron al domicilio con su agresor

Beldur Barik
EMAKUNDE - Archivo
Publicado 08/12/2018 10:17:19CET

BILBAO, (EUROPA PRESS)

El Programa de Intervención Familiar Especializado en Violencia contra las Mujeres en el ámbito doméstico de la Diputación foral de Bizkaia ofreció el pasado año apoyo psicosocial a un total de 98 mujeres víctimas de violencia, que permanecían o regresaron al domicilio en el que residía el maltratador, y a 73 hijos e hijas menores a su cargo.

Según datos de la institución foral, recogidos por Europa Press, más de la mitad de las mujeres atendidas son madres y tienen hijos e hijas a su cargo, en su mayoría menores con quienes también se realiza intervención.

Por primera vez en los 12 años de andadura del programa, el número de personas atendidas fue inferior al del año anterior (-13,6%), ya que descendieron tanto las mujeres (ocho casos menos) como los menores en relación a 2016 (ese año registra máximo del periodo, casi 200 personas).

La trayectoria del programa, iniciado en 2006, se ha caracterizado por un incremento interanual constante. A lo largo de los años de implantación, la demanda atendida ha crecido hasta alcanzar el triple desde su puesta en marcha (en 2006 se atendieron a 57 personas).

El pasado año, el 45% de las mujeres atendidas se incorporaron al programa el mismo año, siendo 44 los casos nuevos. La mitad de ellas tenía menos de 40 años, siendo el intervalo de edad más numeroso el de 31 a 40 años (36,4%).

Un dato destacable relacionado con la edad es que una cuarta parte de estas nuevas usuarias son mayores de 50 años (en el conjunto de casos su porcentaje aumenta hasta el 31%).

Este aspecto resulta distintivo del perfil etario del programa y constituye uno de los rasgos más significativos del alcance de éste: una presencia de mujeres de estos grupos de edad superior a la registrada habitualmente en la mayoría de los programas y servicios (en 2009 la mitad de las mujeres atendidas en el programa tenía más de 50 años).

En función del tipo de violencia experimentada, como en años anteriores en 2017 se identificó violencia psicológica en la totalidad de las usuarias, si bien de manera exclusiva en el 35%. La violencia física alcanzó al 65% de las usuarias, la social al 60%, el maltrato económico al 57% y el sexual al 47%.

"Este tipo de violencia psicológica no se puede separar del resto, puesto que cuando otra clase de actos violentos suceden, siempre llevan aparejado un daño psicológico. Esto supone que, como se observa cada año, en la mayoría de los casos (65%) se superponen distintos tipos de violencia", han indicado desde la institución foral, para destacar que el 9% de las mujeres atendidas presenta algún tipo de discapacidad.

MENORES ASISTIDOS

En 2017 se atendieron en el programa de la Diputación un total de 73 menores, con quienes en todos los casos se realiza una intervención indirecta a través de sus madres. El 36% son casos nuevos en el programa. Es decir, sus madres inician tratamiento en el año: 17 niñas (65,4%) y 9 niños (34,6%).

Con respecto a la edad, su media es de 9 años. Por intervalos, la mayoría son niños y niñas que no pasan de los once años (76% de las niñas y 67% de los niños). Además, el 38,5% son menores de 5 años, el grupo más vulnerable.

Contador