Cae ocho puntos la confianza de hogares vascos que vuelve a valores negativos por la peores expectativas de la economía

Publicado 11/10/2019 11:18:58CET
Calle De Santurtzi
Calle De Santurtzi - AYUNTAMIENTO - Archivo

BILBAO, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los hogares vascos han roto la tendencia de recuperación de la confianza, que ha caído ocho puntos y ha vuelto a valores negativos (-5) debido al empeoramiento de sus expectativas sobre la economía general y el empleo, según el informe de confianza de los consumidores vascos correspondiente al tercer trimestre del año.

Este deterioro afecta menos a las expectativas sobre la economía del hogar y del ahorro, así como a la realización de grandes compras e inversiones (vivienda o vehículo), que mantienen niveles similares a la primera parte del año.

Sobre la opinión de los hogares respecto a la evolución socio-económica general en los próximos doce meses, se produce una vuelta a la pérdida de confianza de los hogares vascos, ya que registra una notable caída (-8 puntos) y, con un valor de -5, se sitúa en los niveles de 2016.

Según la cooperativa de crédito, este recelo ante el futuro inmediato es compartido con los hogares del Estado (-6) y la UE (-7), junto con los de Francia (-8), Reino Unido (-9) y Alemania (-3), que también se alinean en la desconfianza.

En el tercer trimestre de 2019, el índice de confianza de los hogares vascos sobre la economía general registra un importante descenso (-13 puntos) y resulta ser el primer valor negativo desde el primer trimestre de 2017 y en valores similares a los de inicio de 2015 (-11).

Esta pérdida de confianza es el resultado del descenso en el volumen de hogares que considera que la situación económica se mantendrá (48%; con una caída de 13 puntos) frente al aumento del grupo que apuntan su empeoramiento (34%; +12pp) y la estabilidad del que cree que seguirá mejorando (18%; +1pp).

En definitiva, el tercer trimestre del año supone un cambio abrupto en la evolución de la confianza de los hogares vascos con respecto de la situación económica general, no tanto por la tendencia -de cierta ralentización en el ritmo de mejora- si no porque entra en la desconfianza

Asimismo, los hogares vascos deterioran sus expectativas sobre la economía de su hogar y (-2, -2 puntos) y de su capacidad de ahorro (0, -4 puntos), si bien la pérdida de confianza es mayor en los índices externos (economía general y empleo) que en los internos (economía del hogar y ahorro), los cuatro contribuyen a romper la tendencia de mejora de los últimos trimestres.

Según ha destacado el estudio, este resultado se produce en un periodo "especialmente prolijo" en noticias que aluden a la pérdida de dinamismo de la actividad industrial, las exportaciones, o el empleo junto con el impacto que tendrán eventos como el Brexit o la
ralentización del crecimiento mundial y europeo, entre otros.

En definitiva, según el informe, el final del periodo estival podría apuntar hacia el cambio en la percepción de los hogares vascos y su vuelta al pesimismo, si bien apunta que los resultados del cuarto trimestre serán los que confirmen dicho cambio.

LOS PRECIOS, CRECIENDO

Por otra parte, los hogares vascos consideran que los precios seguirán creciendo como hasta ahora (-16) y no anticipan repuntes inflacionistas, resultado alineado con la evolución del IPC a lo largo de los últimos meses (0,6%, agosto).

Asimismo, los hogares vascos empeoran la valoración del momento de compra (-6) pero mantienen las expectativas de realización de grandes compras (-2). En ambos casos, son resultados similares a la valoración realizada sobre la evolución de la economía del hogar (-2) y "muestran la cautela en la que se mueven".

Por otra parte, el grupo de hogares que estima que comprará una vivienda o un vehículo (2,6% y 7,2%) "progresa muy paulatinamente", mejorando los registros medios anuales de 2017 y 2018. Sin embargo, los datos de julio y agosto muestran el descenso intertrimestral registrado en la matriculación de vehículos nuevos (-16,0%) y la compraventa de viviendas (-7,4%), que "puede responder a su ralentización o aplazamiento".

Contador