Celulosas Vascas inaugura su nuevo pabellón en Boroa que aglutina los cinco almacenes de la compañía en Burgos y Bizkaia

Actualizado 19/09/2008 16:41:48 CET

BILBAO, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La diputada de Innovación y Promoción Económica de Bizkaia, Izaskun Artetxe, presidió hoy la inauguración del nuevo pabellón de Celulosas Vascas en el polígono industrial de Boroa, en Amorebieta-Etxano (Bizkaia), que servirá para aglutinar los cinco almacenes que la empresa mantenía hasta ahora en Bizkaia y Burgos.

Según informó el ente foral en un comunicado, la nueva sede social de la compañía se asienta sobre una parcela de 12.000 metros cuadrados que le fue vendida por la Sociedad Pública Bizkailur, dependiente de la Diputación. El edificio cuenta con unos 6.000 metros cuadrados y ha contado con una inversión de seis millones de euros.

La diputada estuvo acompañada en la inauguración por el director gerente de la Sociedad Pública foral Bizkailur, José Ignacio Izurieta, además de las principales autoridades locales y directivos de la citada empresa.

La nueva sede comenzó a construirse en mayo de 2007 y se ha finalizado casi un año después. El pabellón se asienta sobre una parcela que fue comprada por Celulosas Vascas a la Sociedad Pública foral Bizkailur, promotora del desarrollo de los terrenos del Polígono Industrial Boroa.

Esta nueva construcción ha permitido a Celulosas Vascas aglutinar, en un único espacio físico, los cinco almacenes que, hasta la fecha, tenía distribuidos en el municipio vizcaíno de Derio (tres de ellos) y dos en el enclave burgalés de Miranda de Ebro. Una centralización de actividad que redundará en las "consiguientes mejoras de tiempos y servicios".

Celulosas Vascas centra su actividad económica en el suministro de productos relacionados con la seguridad y la higiene en industrias, hospitales y colectividades como bobinas de celulosa, contenedores de recogida selectivas, ropa y guantes de un solo uso.

DESDE 1981

Desde que fue creada en 1981, la empresa vasca ha experimentado un constante crecimiento y generación de puestos de trabajo. En el momento de su fundación contaba con dos personas Gabriel Sanz y Javier Izaola, socios fundadores. Desde entonces se han creado puestos de trabajo estables hasta llegar a una plantilla actual de 29 personas.

Durante el año 2006 facturó más de 5 millones euros, cifra que incrementó hasta los 6 millones de euros en el ejercicio pasado. Para el próximo año 2009, prevé en su facturación un incremento entre el 15 por ciento y el 20 por ciento.

El diseño del nuevo edificio de Boroa responde a las necesidades de la compañía por lo que se trata de un pabellón funcional pero vanguardista para romper con el concepto tradicional de pabellón industrial. El resultado es una obra de arte a gran escala, una exposición permanente con grandes imágenes del paisaje autóctono.