Publicado 19/10/2021 16:24CET

Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia busca soluciones innovadoras para medir consumos autorizados en el agua no registrada

Archivo - El subdirector de Redes Municipales del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, Juan Luis Mozo.
Archivo - El subdirector de Redes Municipales del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, Juan Luis Mozo. - CONSORCIO DE AGUAS BILBAO BIZKAIA - Archivo

El objetivo es optimizar la gestión de las 3.636 bocas de incendio y 9.541 bocas de riego, que emplean un caudal de agua desconocido

BILBAO, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia trabaja en un proyecto de innovación para poder medir los consumos autorizados dentro de lo que se denomina el agua no registrada (ANR), el que se origina principalmente en las bocas de incendio y bocas de riego instaladas en los sistemas de abastecimiento municipal, con el objetivo de realizar una mejor gestión de los recursos públicos tanto desde el punto de vista económico como ambiental.

El proyecto Biok ANR busca "soluciones innovadoras y económicamente viables" que midan o estimen el volumen de consumo de esos equipos y transmitan los datos, al menos diariamente, según ha explicado la entidad.

El subdirector de Redes Municipales del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, Juan Luis Mozo, tomará parte este próximo jueves en la jornada 'Smart & Digital Water Solutions', en el marco de SMAGUA 2021-Salón Internacional del Agua, que se celebra en Zaragoza, para presentar los avances de Biok ANR.

El Consorcio de Aguas y BEAZ, entidad de la Diputación Foral de Bizkaia, lanzaron a finales de 2020 el reto 'biok!' de innovación abierta, con el que se busca optimizar la gestión del agua de las 3.636 bocas de incendio y 9.541 bocas de riego de que dispone la entidad consorciada, que emplean un caudal de agua desconocido.

La participación estaba abierta a personas emprendedoras, startups, pymes, centros tecnológicos o universidades de cualquier lugar. En total se presentaron 22 propuestas, de las que finalmente se seleccionaron tres, todas ellas vascas, para la prueba piloto, que se están probando en la actualidad.

La solución propuesta debe poder medir o estimar el volumen el consumo con requisitos como contar con dimensiones reducidas para que quepa en la arqueta, precio bajo para que pueda instalarse en la red completa, robustez debido al entorno (con humedad, vibraciones y golpes), comunicaciones fiables e instalación sencilla y de mantenimiento reducido.

En esta línea, los equipos propuestos incluyen elementos como acelerómetro y giroscopio para detectar movimiento de la válvula, sensor de vibración que verifica si realmente hay consumo de agua, módulo de comunicaciones LoRa/NB-IoT para el envío de la información a la nube, fotocélula para la detección de la retirada de la tapa o su posible robo, sensor de humedad para controlar una posible inundación de la arqueta, batería extraíble y comunicación e integración del dato con el sistema experto que utiliza el Consorcio.

En este momento ya se han realizado las pruebas de laboratorio, que han sido "satisfactorias" debido a que el nivel de vibración ha sido capaz de estimar el caudal circulante por los equipos, han explicado sus responsables. En la actualidad se están realizando las pruebas de campo de robustez, de comunicación e integración y durabilidad de la batería para testar cuál de las tecnologías y equipamiento técnico propuesto tiene un mejor comportamiento en campo cumpliendo con los requisitos establecidos.

AGUA NO REGISTRADA

Con esta iniciativa, el Consorcio de Aguas busca medir los consumos autorizados de agua no registrada y optimizar su gestión, con un proyecto que apuesta por la colaboración entre su equipo de I+D y agentes de innovación externos.

El agua no registrada es el volumen de agua que se suministra a las redes de abastecimiento y distribución, y que no queda registrada en medidores. Se divide en pérdidas y consumo autorizado. Este último se origina principalmente en los sistemas de abastecimiento municipal, utilizados por los servicios de bomberos y limpieza.

Actualmente, el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia administra 3.000 kilómetros de red en los que hay en servicio 3.636 bocas de incendios y 9.541 bocas de riego, que emplean un caudal de agua desconocido. "Conocer y reducir ese volumen permitiría, no solo optimizar su gestión, sino también limitar las averías y disminuir el consumo energético", ha valorado la entidad.

Para leer más