Publicado 01/05/2021 13:45CET

ELA dice que está en juego "la salida de la crisis", mediante "cambios o con recortes"

Manifestación de ELA en Bilbao con  motivo del Primero de Mayo
Manifestación de ELA en Bilbao con motivo del Primero de Mayo - HUMBERTO BILBAO

Advierte de que los fondos europeos están "condicionados" y Bruselas reclama "recortes en pensiones y derechos laborales"

BILBAO, 1 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza ha advertido de que lo que está en juego es si "la salida de la crisis" se encara mediante "cambios" o con "recortes" y ha acusado al Gobierno Vasco de "ponerse de perfil" y carecer de una "estrategia de creación de empleo".

Lakuntza ha intervenido en la movilización que la central sindical ha desarrollado en Bilbao con Motivo del Primero de Mayo. En el caso de Vitoria la manifestación se ha llevado a cabo a partir de las 11.00 horas desde la Plaza de la Virgen Blanca y en San Sebastián 30 minutos después desde el Alderdi Eder.

En la manifestación de Bilbao, que ha partido sobre las 12.00 horas desde el Sagrado Corazón tras una pancarta en la que se podía leer 'Aldaketa garaia da' (es tiempo de cambios), los asistentes han recorrido las calles entre gritos de 'borroka da bide bakarra' (la lucha es el único camino), separados por filas y entre continuas apelaciones a respetar las medidas sanitarias. En la misma se ha podido ver además a trabajadores de empresas que han anunciado despidos durante los últimos meses como Tubacex, Novaltia o H&M.

En su intervención, Lakuntza ha defendido que la clase trabajadora es una clase "con una visión propia del mundo y de la vida" y ha subrayado que en este Primero de Mayo, en plena pandemia, "adquiere más fuerza que nunca la reivindicación de la solidaridad, la igualdad y la vida".

En este contexto, se ha referido a las limitaciones fijadas por la pandemia y ha criticado que se limite el derecho de manifestación, pero "nos obligan a trabajar". "Somos personas en función de nuestra capacidad de alimentar la cadena de producción; el único valor que nos atribuyen es por lo que podemos producir", ha incidido.

Así, ha criticado que hace ahora un año la consejera Arantxa Tapia quería mantener abiertas las empresas "a toda costa", mientras que ahora no se puede "hacer manifestaciones pese a que son más seguras que muchos centros de trabajo".

"Según el propio Gobierno Vasco, entre el 70 y el 80% de los brotes de covid se han producido en centros de trabajo; ¿han puesto algún límite al funcionamiento de las empresas para prevenir los contagios?", ha cuestionado, para añadir que "no ha habido ninguna sanción a empresas por incumplir las medidas preventivas", pero cuando ELA quiere salir a la calle para "denunciar este sistema criminal que nos mata, nos lo prohíben".

También ha denunciado que el capitalismo no sea capaz de garantizar la vida de las personas, pese a los 15 euros que cuesta una vacuna, y que han sido "financiadas con dinero público que se dejan en manos de farmacéuticas privadas".

Tras recordar a las víctimas de la pandemia, ha valorado la labor de los trabajadores esenciales, en su mayoría trabajadoras sanitarias, cuidadoras o cajeras de supermercado", que han sufrido la falta de "compromisos desde las instituciones y muchas empresas".

En su intervención, Lakuntza ha criticado además al lehendakari Iñigo Urkullu por decir que "no es el momento de derogar la reforma laboral ni de hacer una reforma fiscal".

"Sabemos que en estas semanas en Bruselas y en Madrid se está hablando de muchas cuestiones. Porque lo que está en juego es la salida de esta crisis. Cambios o recortes: esa es la cuestión", ha argumentado, para añadir que lo que se está planteando son jubilaciones "más tardías y con menos pensión".

"Acercar la edad real de jubilación a la edad legal de 67 años. Una decisión que en los próximos años afectaría a miles de trabajadores vascos. Estamos ante un recorte muy grave", ha asegurado, al tiempo que ha denunciado que el paro juvenil alcance el 39% en Euskadi y el 31% en Navarra.

FONDOS EUROPEOS

A su juicio, todo esto no se entiende sin los llamados fondos europeos que suponen "miles de millones de euros para las grandes empresas", pero "el objetivo no es la transición ecológica y en la crisis anterior la prioridad fue la banca; ahora son las grandes empresas". "Estos fondos están condicionados. ¿Qué piden desde Bruselas a cambio? Recortes. En pensiones y en derechos laboral", ha agregado.

Asimismo, se ha mostrado crítico con la mesa de diálogo entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos UGT y CCOO para hablar de la reforma laboral, ya que "no va a derogarla".

"Es una mala noticia. No sabemos dónde van a acabar, pero hay
líneas rojas que el sindicato no va a aceptar. No vamos a aceptar que se nos impida negociar nuestros convenios aquí, en Euskal Herria. Es una cuestión democrática. Los convenios vascos no son mejores por casualidad ni por ningún decreto, lo son porque hay una mayoría sindical diferente", ha defendido.

Asimismo, ha situado como línea roja los despidos colectivos, ya que no "puede ser que las empresas despidan tan fácilmente, empresas con beneficios que, ante situaciones coyunturales o tan solo una previsión de pérdidas, despidan sin ningún problema legal".

"Si el gobierno de Sánchez decide pasar esas líneas rojas ¿PNV y EH Bildu van a seguir apoyando a este gobierno? No nos vendáis en Madrid, es lo que les hemos trasladado. No se pueden dar por buenas decisiones que favorezcan la precariedad", ha insistido.

Por otro lado, ha acusado al Gobierno Vasco de "ponerse de perfil" y carecer de una "estrategia de creación de empleo". "Basta mirar lo que ha pasado con la Naval o Euskaltel, una empresa pública estratégica que se decidió sacar a bolsa para que sus directivos se repartiesen 50 millones de euros, y que ha terminado vendida a un fondo de inversión. Aquí la única estrategia es la de fomentar la especulación", ha expresado.

Para ELA, el Ejecutivo de Urkullu "no tiene credibilidad para hablar de empleo cuando en su propia plantilla, los trabajadores públicos, mantiene la mayor tasa de eventualidad de Europa".

"Dice el responsable de la patronal vizcaína Cebek que la presión sindical ha forzado aumentos salariales que ahora van en contra del empleo. Tiene razón en una cosa, los salarios suben en este país porque hay un sindicato mayoritario que se llama ELA. No es casualidad que el mayor número de huelgas en Europa se dé en Euskal Herria. Hay una relación directa entre la lucha de los trabajadores y las condiciones laborales que se logran", se ha congratulado.

FISCALIDAD

A su juicio, la patronal es consciente de que el problema no son los salarios sino que quieren "seguir aumentando su parte de los beneficios". En esta línea, ha considerado que el problema es que las empresas "pagan en impuestos entre poco o nada". "Sobre los beneficios que obtienen, las grandes empresas solo pagan 7 de cada 100 euros. Eso sí es un problema", ha expresado.

Así, ha recordado que ELA ha reclamado un reforma fiscal en las haciendas vascas para antes del verano para aumentar los recursos y ayudar a los sectores y personas más afectadas por la crisis

"Y por otro lado, porque la deuda y el déficit que tenemos es mucho mayor al de 2010, y en ese año comenzaron los recortes. Antes o después van a volver las reglas fiscales que se exigen desde Bruselas. Europa no ha cambiado tanto. Lo que está en juego es si la factura de esta crisis se va a pagar con recortes o con una reforma fiscal que recaude de las personas que más tienen", ha alertado.

El dirigente de ELA ha reconocido que han pedido reuniones para hablar de esto con las haciendas y los Gobiernos de Chivite y Urkullu, pero "las haciendas ni han respondido y Urkullu ha dicho que no es un tema de su competencia".

"En este país para hablar de las cosas importantes no hay mesas; para todo lo demás, al diálogo social. Exigimos cambios para que la salida a esta crisis no sea como la de 2008. No hay un único camino, vamos a por la otra salida, la de la puerta de la izquierda", ha finalizado.

Para leer más