La estación de bombeo de aguas residuales de Sukarrieta entrará en funcionamiento en noviembre

Iñaki Arriola en la estación de Sukarrieta
IREKIA
Actualizado 11/10/2018 15:36:36 CET

Ha costado 12,4 millones y cuando se finalicen los colectores de la zona librará de vertidos de un área urbana de 33.000 habitantes a ría Mundaka

BILBAO, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

La estación de bombeo de aguas residuales de Sukarrieta que dará servicio a la margen izquierda de la ría de Mundaka entrará en funcionamiento el próximo mes de noviembre. La nueva estación conducirá a partir de noviembre las aguas residuales procedente de las localidades de Busturia, Sukarrieta y Portuondo hasta la depuradora de Lamiarán. Una vez concluidos los colectores de Gernika-Busturia y Muxika-Gernika, se librará a la ría de Mundaka del vertido de aguas residuales de un área urbana de 33.000 habitantes.

El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda de Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, ha visitado este jueves las obras y ha supervisado las pruebas que se están llevando a cabo antes de su entrada en funcionamiento, según ha informado el departamento en un comunicado.

La infraestructura, acometida por la Agencia Vasca del Agua-URA, ha contado con un presupuesto de 12,4 millones de euros y se ubica en el subsuelo del denominado parque de La Marisma de Sukarrieta.

Durante la visita, Iñaki Arriola ha estado acompañado por el director general de URA, Ernesto Martínez de Cabredo, y ha incidido en "la necesidad de promover en todo el territorio vasco una gestión del abastecimiento y saneamiento que sea eficaz técnicamente y solvente económicamente".

Arriola ha manifestado que tanto Gobierno Vasco como URA son conscientes de que la mayor afección a ríos y estuarios proviene del ciclo urbano del agua, por lo que "la gestión pública del mismo requiere una profesionalización en todo Euskadi que vele por el mantenimiento de las infraestructuras de los usos actuales, su adaptación a la evolución del uso del territorio y la amortización de infraestructuras para su futura reposición".

Asimismo, han abogado por una gestión "que respete los caudales de las concesiones y los límites autorizados de vertidos, y que repercuta lo recaudado mediante tarifas en la sostenibilidad de la gestión actual y futura".

MEJORA ESTADO AGUAS

La nueva estación permitirá bombear una parte importante de las aguas residuales de la margen izquierda de la ría, como los vertidos de Busturia, Sukarrieta y del camping de Portuondo de Mundaka, que conducirá hasta la estación depuradora de Lamiarán, próxima a Bermeo, lo que influirá notablemente en la mejora del estado de las aguas.

El proyecto ha sido de una enorme complejidad técnica, ya que la estrechez del espacio disponible en la zona ha obligado a construirlo en el subsuelo, a orillas de la ría de Mundaka y con parte de las instalaciones situadas bajo el nivel del agua.

Para acoger la estación de bombeo ha habido que crear un habitáculo subterráneo conformado por más de 300 pilotes de hormigón armado incrustados en el subsuelo. Los pilotes, de entre 880 y 1.300 milímetros de diámetro y una longitud de entre 10 y 27 metros, configuran un gran cajón soterrado y estanco de 5,10 metros de altura.

Posteriormente se ha construido una losa de hormigón que cubre el habitáculo de la estación de bombeo y sobre el que se ha recuperado el parque de la Marisma como lugar de esparcimiento. En este proceso se han empleado 5.000 metros cúbicos de hormigón y 1.000 toneladas de acero.

El conjunto de las actuaciones comprendidas entre Sukarrieta y la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Lamiaran es una de las fases más importantes del plan de saneamiento de Urdaibai. En 2020 el colector que URA construye entre Gernika y Busturia permitirá derivar las aguas residuales de Gernika (el equivalente a 25.000 habitantes) y de parte de la margen derecha hasta Lamiarán.

Esta obra en curso cuenta con 15 millones de euros de inversión y es clave para completar el colector de la margen izquierda entre la estación de bombeo de Gernika, situada en las instalaciones de la actual depuradora de la localidad, y la estación de bombeo de Busturia.

APERTURA ZANJAS

Posteriormente, una vez que se construya el colector Muxika-Gernika, impulsará también las aguas residuales de Muxika y Ajangiz, equivalentes a 8.000 habitantes. Esta actuación requerirá más de 10 millones de euros.

Asimismo, aprovechando la apertura de las zanjas, se están tendiendo 6,5 kilómetros de tubería para el abastecimiento de agua potable, renovando la actual red entre Busturia y Gernika, que se encuentra en zona de marismas y en mal estado de conservación. Este proyecto se enmarca en el proyecto constructivo del colector Gernika-Busturia y supone en torno a 2 de los 15 millones de euros del conjunto de la actuación.

La construcción de la estación de bombeo en Sukarrieta, la equipación de la estación de bombeo de Busturia, la equipación de la estación de bombeo de aguas residuales de Gernika (junto a la actual depuradora de Gernika), así como los colectores entre Gernika y Busturia, y el de Muxika y Gernika componen la infraestructura del sistema de saneamiento de la futura aglomeración urbana Gernika-Busturia.

El consorcio de aguas que corresponda tendrá que gestionar este sistema para evitar los vertidos de aguas residuales que se producen actualmente en la ría y sus afluentes, así como la actualización y adaptación de las infraestructuras de saneamiento a las necesidades de la comarca.

CONVENIO

Todas estas actuaciones se incluyen en el convenio de colaboración firmado en su momento por URA-Gobierno Vasco y el Consorcio de Aguas de Busturialdea para construir la red de saneamiento de la comarca y la conexión de las aguas residuales a la EDAR de Lamiaran.

URA se ha comprometido a aportar al proyecto 49 millones de euros a lo largo de cinco años, que se suman a los 35 millones invertidos por el Gobierno Vasco en Urdaibai desde 2003.

Por su parte, el Consorcio de Aguas de Busturialdea se compromete a elaborar un Plan de Gestión que garantice la sostenibilidad técnica y económica de la gestión de las infraestructuras de saneamiento y depuración en Busturialdea y evitar así la necesidad de recurrir en el futuro al auxilio de otras administraciones.