Euskadi recibe 500 solicitudes de asilo más en cinco meses que en todo 2018

Actualizado 18/06/2019 17:39:32 CET
EUROPA PRESS - Archivo

El País Vasco ha recibido 1.595 peticiones de refugio en 2018, de las que 973 fueron en Bizkaia, 385, en Álava y 237 en Gipuzkoa

BILBAO, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Euskadi ha contabilizado hasta mayo 2.075 solicitudes de asilo, 500 más en cinco meses que las recibidas en todo el año pasado. Venezuela, Nicaragua, Colombia y Honduras son, por ese orden, las principales nacionalidades de origen de los solicitantes. La directora de CEAR-Euskadi, Patricia Bárcena, ha afirmado que, según sus cálculos, la cifra total al finalizar 2019 "puede llegar a ser más del doble" de las registradas en 2018, cuando el País Vasco registró 1.595 solicitudes de protección internacional.

La Comisión de Ayuda al Refugiado ha dado a conocer este martes estos datos con motivo de la celebración este jueves del Día Internacional de las Personas Refugiadas, que coincide este año con el 40 aniversario de la creación del CEAR.

Por territorios, del balance de peticiones de asilo recibidas en Euskadi, 973 lo fueron en Bizkaia, 385 en Álava y 237 en Gipuzkoa. En ese sentido, y ante la estimación de que al cierre de este año esa cifra se vaya a doblar, Bárcena ha remarcado la necesidad de ampliar los recursos de acogida disponibles en Euskadi.

En ese sentido, la directora de CEAR ha valorado de forma positiva el trabajo realizado durante estos meses tras la ampliación del sistema de acogida, y ha mencionado como ejemplo el caso de Oñati con el centro Larraña Etxea, abierto en octubre en la localidad guipuzcoana, del que ha destacado que "se creó para dar respuesta a las personas que necesitaban recursos residenciales mientras esperaban asignación de plaza en el sistema estatal de acogida".

Por ese motivo, ha señalado que desde el CEAR consideran que Larraña Etxea es "un claro ejemplo de convivencia". Desde que abrió sus puertas a mediados de octubre, han pasado por Larraña Etxea un total de 161 personas, 140 hombres y 21 mujeres. En su mayoría, el perfil de las personas atendidas corresponde a un hombre joven solo procedente de algún país de la África Subsahariana, y con entre 20 y 30 años.

Bárcena ha adelantado que la delegación vasca de CEAR va a gestionar "próximamente" un nuevo centro también en Gipuzkoa, situado en Tolosa, y que, como Larraña Etxea, "contará con el apoyo del ayuntamiento y del Gobierno Vasco, y dispondrá de entre 30 y 35 plazas.

Pese a ese nuevo recurso disponible dentro del sistema de acogida vasco, la responsable de Acogida de CEAR-Euskadi, Elena Valverde, ha afirmado que su organismo sigue "intentando mejorar la situación de aquellas personas que siguen a la espera de poder entrar en alguna de las plazas y que acumulan un largo tiempo de espera".

En ese sentido, ha informado de que en estos momentos, CEAR Euskadi tiene 930 personas "a la espera de asignación de plaza dentro del sistema de acogida español y, por tanto, urge dar respuesta a todas estas situaciones".

El presidente de CEAR Euskadi, Javier Galparsoro, por su parte, ha afirmado que todas estas cifras, unidas a las que registra el conjunto del Estado español y Europa, "desmontan el mito de que las personas refugiadas ya no llegan".

Desde su punto de vista "ésta fue una falsa creencia que se instauró a raíz del fracaso de los acuerdos de reubicación y reasentamiento de la Unión Europea y no solo llegan, sino que convivimos con ellas en nuestras ciudades, pueblos y barrios".

Para solucionar y dar respuesta a estas solicitudes de asilo o refugio, Galparsoro ha mencionado los retos que esta realidad tiene pendientes para poder canalizar esta demanda. En ese sentido ha mencionado que, en la actualidad, el 75% de las demandas de asilo tramitadas en Euskadi son denegadas.

En este punto ha reclamado "facilitar el acceso al empadronamiento a las personas que solicitan protección internacional, independientemente de la documentación que dispongan y acortar los tiempos de espera tanto para iniciar el procedimiento de solicitud de asilo como los de su resolución".

Asimismo ha demandado garantizar el acceso a la vivienda de las personas solicitantes de asilo y refugiadas y su acceso al empleo, "que, además de ser un proceso difícil, está condicionado a la resolución de su solicitud de asilo porque, cuando ésta es rechazada, automáticamente lo pierden".

CRISIS GLOBAL

Galparsoro ha añadido que al cumplirse este año el 40 aniversario de la creación de la organización, "manifestamos nuestra preocupación por la crisis global que se está viviendo en materia de refugio, ya que seguimos ante el mayor éxodo jamás registrado, con más de 70 millones de personas desplazadas de manera forzada en todo el mundo".

En cuanto a España, y según los datos facilitados por el Ministerio de Interior, hasta marzo el crecimiento de las peticiones sigue siendo "exponencial", con 26.629 solicitudes presentadas entre el 1 de enero y el 31 de marzo.

Más de un tercio (9.953) corresponden a personas originarias de Venezuela, a pesar de que la mayoría de sus solicitudes fueron denegadas. En 2018, apenas 30 de ellas lograron el estatuto de refugiado, mientras que 1.495 vieron su solicitud rechazada.

En 2018, España volvió a superar su máximo histórico, con un total de 54.065 solicitudes, el cuarto país de la Unión Europea que más peticiones recibió, y cifra que representa el 8% del total remitidas.

Por tercer año consecutivo, Venezuela fue el país de origen del mayor número de solicitantes de asilo en suelo español, con 19.280, casi el doble de las contabilizadas en 2017. Le siguieron Colombia, con 8.650; Siria, con 2.775; Honduras, con 2.410; y El Salvador, con 2.275.

De esos totales, solo 575 personas obtuvieron el estatuto de refugiado y 2.320 la protección subsidiaria. A fecha de febrero de 2019, España acumula 93.140 expedientes pendientes de resolución.

Para leer más