Publicado 12/05/2022 19:01

Gipuzkoa se plantea como reto de futuro "construir puentes" entre generaciones para hacer frente al "edadismo"

Archivo - Participantes en la segunda edición del Foro Etorkizuna Eraikiz
Archivo - Participantes en la segunda edición del Foro Etorkizuna Eraikiz - JESUS M PEMÁN/DFG - Archivo

SAN SEBASTIÁN, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Gipuzkoa se plantea como reto de futuro "construir puentes" entre generaciones para hacer frente al "edadismo", tanto "el que padecen jóvenes como los mayores", en el marco de la segunda edición del Foro Etorkizuna Eraikiz, que ha congregado este jueves a cerca de 200 personas en el Kursaal de San Sebastián.

Personas jóvenes y mayores, una experta de la ONU, representantes institucionales, y responsables de experiencias intergeneracionales locales e internacionales han versado durante hora y media en torno a esta cuestión que, según han coincidido, "debe integrarse en la agenda de futuro de cualquier región o territorio del mundo".

El Foro es el nuevo canal de comunicación y participación que la iniciativa Etorkizuna Eraikiz ha abierto este año para implicar a la ciudadanía en el debate y la reflexión sobre los retos de futuro del territorio.

La tercera edición del Foro está prevista para otoño y tendrá la ruptura de la evolución lineal del progreso como eje. La iniciativa es fruto de la colaboración entre la Diputación Foral de Gipuzkoa y la UPV/EHU, y sus máximos responsables en el territorio han participado en el acto.

El vicerrector del campus de Gipuzkoa de la UPV/EHU y presidente del Foro Etorkizuna Eraikiz, Agustin Erkizia, ha sido el encargado de dar la bienvenida al encuentro, que ha contado también con la participación del profesor de la Universidad de Deusto, profesor adjunto del Washington College of Law de la American University y Miembro del Comité DESC de la ONU, Mikel Mancisidor. El cierre del evento, por su parte, ha corrido a cargo del diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano.

"EDADISMO EN PERSONAS JÓVENES"

La ponente principal, la canadiense Isabelle Legare, ha considerado que el 'edadismo' es uno de los "principales escollos" para el diálogo entre generaciones. "Cuando hablamos de edadismo, hablamos de estereotipos, prejuicios o discriminaciones contra individuos o grupos basadas en su edad", ha explicado. Legare ha puesto el foco en la discriminación que sufren las personas jóvenes, menos estudiada que la que sufren las personas mayores.

"Existe una tendencia a dudar de la palabra de los jóvenes, de limitar sus esfuerzos en cualquier movimiento político", ha opinado. En Europa, según ha detallado, "el 55,4% de las personas entre 15 y 24 años dicen haber sido tratadas con faltas de respeto (ignoradas, tutorizadas), y el 41,1% ha sido tratada mal (insultada, abusada), el grupo de edad que más edadismo padece".

En esa línea, ha defendido que "las políticas públicas, la educación y las intervenciones intergeneracionales han de ser los tres pilares a la hora de combatir este tipo de discriminación". "El diálogo intergeneracional puede ayudar a impulsar la participación política, a generar unas políticas públicas más adecuadas y a trabajar el pensamiento de largo plazo", ha remarcado.

La experta de la ONU ha citado ejemplos de políticas avanzadas, como la organización canadiense Generation Squeeze, que asesora al Gobierno de este país a la hora de diseñar unos presupuestos más equilibrados desde el punto de vista generacional, así como para incluir a personas de todas las edades en partidos y procesos políticos.

Por último, Legare ha propuesto apostar por herramientas similares en Europa, como consejos asesores intergeneracionales, la introducción de cuotas juveniles en los partidos políticos o el destinar más recursos a la investigación de esta problemática.

EXPERIENCIAS LOCALES

A continuación, la alcaldesa de Legazpi, Koldobike Olabide, y la coordinadora de I+D de ISEA, María Ruiz, han presentado el proyecto Legazpi Intergeneracional, que impulsa Etorkizuna Eraikiz. El propósito fundamental es diseñar y crear en la localidad de Urola Garaia un espacio abierto de intercambio, experimentación y colaboración intergeneracional.

Mediante el diseño del centro intergeneracional se pretende "favorecer la conexión entre generaciones para el desarrollo comunitario, promoviendo un espacio donde se propicien las intenciones compartidas, el ocio individual o compartido, las relaciones interpersonales, el trabajo y el aprendizaje individual o colectivo".

La segunda experiencia la han presentado Leire Ibáñez y Agnès Gràcia, que han intervenido desde Ginebra (Suiza) para presentar el proyecto Child Rights Connect, una ONG que promueve la mejora de la participación infantil y juvenil.

Contador

Más información