Actualizado 15/11/2008 10:28 CET

El Gobierno de Cantabria anula un simulacro de rescate que había organizado Euskal Espeleo Laguntza con 60 especialistas

BILBAO, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Cultura de Cantabria ha denegado el permiso para poder llevar a cabo un simulacro de rescate en el municipio de Rasines, previsto para hoy, que había sido organizado por Euskal Espeleo Laguntza y en el que estaba prevista la participación de unos 60 especialistas.

Según informó la Ertzaintza en un comunicado, la Administración cántabra ha anulado el simulacro de rescate en la cueva 'Red del Silencio' alegando que el grupo organizador no habría presentado la solicitud correspondiente.

Por su parte, Euskal Espeleo Laguntza se reafirma en que entregó la documentación hace más de un mes en la Federación de Espeleología de Cantabria.

En la tarde de ayer, responsables de la Dirección de Atención de Emergencias del Gobierno vasco intercedieron en favor de la realización del simulacro ante las autoridades cántabras, aunque sin resultado positivo, de forma que finalmente el ejercicio quedó suspendido.

El colectivo Euskal Espeleo Laguntza, perteneciente a la Unión de Espeleólogos Vascos, había organizado para hoy un simulacro de rescate en la cueva conocida como 'Red del Silencio', ubicada en Ojebar, municipio de Rasines (Cantabria), en el que iban a participar alrededor de 60 espeleosocorristas de Euskadi y otras comunidades autónomas.

Entre las actividades que realiza anualmente la agrupación Euskal Espeleo Laguntza, destaca la realización de un simulacro de rescate en una sima, una vez al año, con el objetivo de mantener en perfectas condiciones de operatividad tanto los grupos de especialistas que habrían de participar en un salvamento real, como los equipos a utilizar en este tipo de intervenciones.

Este año, el colectivo había elegido la sima conocida como 'Red del Silencio', ubicada en Ojebar, municipio de Rasines, en Cantabria, para llevar a cabo este ejercicio de rescate. Se trata de una cueva de 477 metros de profundidad, que cuenta con más de 60 kilómetros de recorrido, distribuidos en diferentes niveles de galerías.

El ejercicio previsto consistía en evacuar un supuesto herido en camilla atravesando diversas dificultades (pozos, escaladas, pasos bajos y estrechos, etc), desde una profundidad aproximada de 80 metros y unos tres kilómetros de longitud.

La agrupación Euskal Espeleo Laguntza, que ha participado en numerosas ocasiones en acciones reales de salvamento en Cantabria, incluso a instancias de las autoridades de Protección Civil de la Comunidad vecina, había previsto el inicio del simulacro para las nueve de la mañana.