Gobierno Vasco critica la "deshumanización" de los autores de las pintadas a las placas de cinco víctimas de ETA

Actualizado 09/08/2019 19:09:47 CET

Se solidariza con los damnificados y afirma que estos actos "forman parte de un pasado agónico" y condenado por la mayoría de la sociedad vasca

BILBAO, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno Vasco ha mostrado su "más firme rechazo" a las pintadas realizadas en las placas de cinco víctimas de ETA en San Sebastián y ha criticado la "deshumanización" de sus autores. Además, ha mostrado su solidaridad a los damnificados de la banda, y ha afirmado que estos comportamientos "forman parte de un pasado agónico y condenado por la inmensa mayoría de la sociedad vasca".

En declaraciones a Europa Press, el Ejecutivo vasco se ha referido al hecho de que este viernes hayan aparecido tachadas con pintura negra las placas colocadas en San Sebastián por el Ayuntamiento en recuerdo a cinco víctimas de ETA.

Estas fueron colocadas por el Ayuntamiento donostiarra el pasado 23 de marzo en memoria del que fuera presidente de la Diputación de Gipuzkoa, Juan María de Araluce; su conductor, José María Elicegui, y los tres policías de escolta Alfredo García González, Antonio Palomo Pérez y Luis Francisco Sanz Flores, todos asesinados por ETA el 4 de octubre de 1976.

HUMANIDAD ANTE "EL SUFRIMIENTO AJENO"

Ante ello, el Gobierno Vasco ha manifestado su "más firme rechazo" y ha exigido a los autores "respeto hacia el sufrimiento de las víctimas". Además, les ha emplazado a que "rebusquen en el fondo de su humanidad el mínimo de sensibilidad necesario para entender esta exigencia básica de respeto y empatía hacia el sufrimiento del prójimo". "Estas pintadas sólo describen la deshumanización de quien las realiza", ha aseverado.

El Ejecutivo vasco se ha dirigido a los damnificados de ETA para expresarles su "pleno apoyo", y para asegurarles "que el presente y el futuro de la sociedad vasca se representa en la solidaridad hacia ellas, mientras este tipo de comportamientos forman parte de un pasado agónico y condenado por la inmensa mayoría de la sociedad vasca".

Contador