Actualizado 07/11/2011 13:15

El Gobierno vasco pone en marcha un "pacto social por la inmigración" para lograr una "sociedad más cohesionada"

BILBAO, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno vasco está construyendo las bases de lo que será el primer pacto social para la Inmigración en Euskadi, cuyo objetivo prioritario es "implicar al conjunto de la sociedad vasca en la búsqueda de un compromiso de mínimos, de una visión compartida sobre la convivencia e integración de los inmigrantes para lograr una sociedad más cohesionada".

Según ha informado el Ejecutivo de Lakua, la consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, ha presentado este lunes en Bilbao la hoja de ruta que debe desembocar en el documento definitivo del Pacto, y la comisión de expertos que pilotará el proceso y que está encabezada por Daniel Innerarity e Imanol Zubero.

Este gran pacto es una de las piezas maestras del Plan de Inmigración, ciudadanía y convivencia intercultura 2011-2013 del Gobierno vasco, "el documento que establece las líneas estratégicas para las políticas de inmigración del Gobierno vasco durante los próximos años, y que será aprobado en el Consejo de Gobierno de este martes".

"El pacto", ha recalcado la consejera, "dotará a Euskadi de un marco de referencia para impulsar, movilizar, involucrar y crear un clima de confianza en todos los estamentos sociales y en el que debe establecerse una colaboración interinstitucional en el trabajo por la integración de los inmigrantes".

El Departamento de Empleo y Asuntos Sociales liderará el proceso y dará el impulso político necesario, mientras que del comité de expertos dependerá acordar las bases estratégicas y de actuación entre todos los implicados. Asimismo, ese foro deberá impulsar políticas activas para los próximos años y, en definitiva, poner en marcha un proceso de cambio por la convivencia en la sociedad vasca.

Según la consejera, crear un pacto de estas características es ahora "más importante que nunca" porque el eje de las políticas públicas "debe bascular desde la acogida hacia la integración, convivencia, gestión de la diversidad y la igualdad de derechos laborales y sociales".

"Las personas inmigrantes no son el otro entre nosotros, sino que forman parte de la construcción de la nueva Euskadi en la que todos participamos", ha remarcado.

El Pacto Social por la Inmigración se plantea como un proceso participativo de debate, diálogo y construcción colectiva entre instituciones y agentes sociales vascos con diversos objetivos como establecer un diagnóstico compartido sobre los retos y oportunidades que el fenómeno de la inmigración plantea para Euskadi.

También se busca generar una visión "ampliamente compartida" por instituciones y sociedad sobre un modelo de integración con las personas inmigrantes que garantice los derechos ciudadanos, la convivencia intercultural y la cohesión social, así como acordar las líneas principales de un modelo participativo de gobernanza de las políticas públicas de integración.

"En Euskadi viven casi 145.000 inmigrantes, el 6,6 por ciento del total de la población, a los que hay que añadir otros 35.000 que ya tienen la nacionalidad española. El flujo mayor llegó en el bienio 2005-2006 y, desde entonces, el número se ha ido estabilizando", ha informado, para añadir que el país de origen mayoritario es Rumanía (11,2 por ciento), seguido de Marruecos (10,08) y Colombia (8,4).

En el extremo contrario, se sitúan Moldavia, República Democrática del Congo y Guinea, los tres con un 0,3 por ciento de la población inmigrante en Euskadi. Por sexos, el 51,4 por ciento son hombres y el 48,6 por ciento, mujeres.

Asimismo, Zabaleta ha resaltado que los inmigrantes que recalan en Euskadi contribuyen a mantener la población en Euskadi, con uno de los niveles más bajos de nacimientos, así como a rejuvenecer a una sociedad muy envejecida ya que sólo un 19 por ciento de los extranjeros tiene más de 45 años.

Por último, Zabaleta ha enfatizado que la vocación política del Gobierno vasco es "trazar puentes, mediar entre las diversas comunidades y culturas" para construir una Euskadi "más justa y mejor".