Actualizado 18/03/2015 14:46 CET

El lehendakari, "estupefacto" ante la "perplejidad" de Catalá

Iñigo Urkullu,
EUROPA PRESS

Espera este año "un paso adelante" de la IA en el reconocimiento del daño causado, tras un 2014 "perdido"

BILBAO, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha mostrado "estupefacto" ante la "perplejidad" expresada por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, tras conocer la puesta en libertad del preso de ETA Valentín Lasarte, una vez cumplidos los 19 años de condena. "A mí es el ministro de Justicia el que me deja perplejo con sus consideraciones", ha afirmado.

Urkullu ha deseado que, a lo largo de este año, pese a su carácter electoral, la izquierda abertzale dé "un paso adelante" en el reconocimiento del daño causado, tras un 2014 que la calificado de "perdido", y ha asegurado que, tanto su Gabinete como el PNV, trabajan "con honestidad" en este objetivo.

En una entrevista concedida a Radio Popular, recogida por Europa Press, el presidente del Ejecutivo vasco se ha referido a la salida de prisión del miembro de ETA Valentín Lasarte, tras cumplir condena, y la "perplejidad" expresada por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y ha aseverado que "es él quien deja perplejo".

"Al fin y a la postre, nos merecerá otra consideración moral, personal o de otra índole, pero Valentín Lasarte ha cumplido su pena, en atención a lo que es la vía legal", ha apuntado.

Por ello, ha dicho, "que el ministro de Justicia manifieste su perplejidad es lo que a uno le deja estupefacto", puesto que el preso de la banda "ha cumplido su condena" según lo exigido en la "vía legal".

A su juicio, "merece la pena subrayar cuál es el objetivo del cumplimiento de las penas o la estancia en prisión", que, según la Constitución, "es el de la resocialización". "¿Y para esa resocialización, no hay personas que habiendo sido condenadas por actos de terrorismo han mostrado su arrepentimiento?", se ha preguntado.

Urkullu ha afirmado que ni el PP ni el Gobierno ed España han mostrado "consideración" con la denominada 'vía Nanclares'. "Y un preso que ha cumplido condena, que además pertenece a ese colectivo que ha mostrado ese arrepentimiento, ¿no está a los ojos vista de la sociedad, habiendo cumplido lo que es un ejercicio de intento de resocialización que fija la Constitución española?", ha preguntado. "Pues a mí es el ministro de Justicia el que me deja perplejo con sus consideraciones", ha reiterado.

UN PASO ADELANTE

El lehandakari se ha referido a la Ponencia de Paz y Convivencia del Parlamento vasco, cuyos objetivos se asimilan en uno de los "ejes de actuación" de su Gabinete.

Según Urkullu, para "llegar a acuerdos políticos", es preciso "sentar las bases de una convivencia política normalizadas" en la sociedad vasca, "partiendo de lo que es un ejercicio de memoria, de verdad, de justicia, de garantías, de no reedición de la historia pasada y de reconocimiento del daño injusto causado".

También cree necesario el "cumplimiento de la legislación existente" con el objetivo de que "se respeten todos los derechos humanos para todas las personas". "Es un ejercicio difícil, porque todavía estamos muy condicionados por el pasado reciente, pero tenemos que trabajar, el Gobierno está empeñado", ha dicho.

Respecto a las reticencias de la izquierda abertzale a 'dar un paso' más en el reconocimiento del daño causado o la asunción del suelo ético, ha apuntado que, a finales de 2013 "este debate fue muy trabajado con la propia izquierda abertzale", mientras 2014 "ha sido un año perdido, en cuanto a que la izquierda abertzale pudiera haber dado un paso", al margen de que "ETA lo hubiera dado o no".

"La propia izquierda abertzale, que tiene una presencia en la Ponencia de Paz y Convivencia, pudiera haber tenido un discurso claro, nítido, de reconocimiento del daño injusto causado", ha dicho.

Urkullu ha afirmado que no se refiere a "condenas u otro tipo de expresiones" sino a "un principio básico, que es reconocer que la violencia, con unos supuestos fines políticos, no tuvo ningún sentido y además fue practicada de manera absolutamente injusta" y tuvo unos efectos "que hay que reconocer".

"Causaron un daño a los ciudadanos vascos que sufrieron directamente la violencia, el terrorismo, pero que la sociedad vasca, en su conjunto se vio afectada", ha añadido.

El lehendakari ha insistido en la necesidad de "un ejercicio autocrítico del pasado, fundamentalmente, por quienes participaron la violencia y el terror, y por quienes la justificaron".

"Porque, no hay que olvidar que hubo una justificación de la violencia y del terror. Por lo tanto, una premisa básica es un reconocimiento del daño injusto causado", ha insistido.

Urkullu ha esperado, en este sentido, que la izquierda abertzale , "en algún momento, dé ese paso". Con este objetivo, ha apuntado, "se trabaja de manera absolutamente honesta", tanto desde el Gobierno vasco como desde el PNV. "Espero que ese momento se dé más pronto que tarde, sin que este año 2015, por mucho que estemos en un año electoral, tenga que ser un año perdido, como fue el año 2014", ha señalado.

REUNIÓN

Preguntado por la reunión que el secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernánez, mantuvo en la cárcel del Dueso con el dirigente de la izquierda abertzale encarcelado Rafa Díez Usabiaga, interrumpido por un funcionario de prisiones, ha admitido que ésta "no era la primera vez" que desarrollaba una labor de este tipo, dentro de su "cometido, responsabilidad y compromiso" con el Plan de Paz y Convivencia.

"Nada más que ese cometido, y nada menos. Pero, quiero decir que ningún otro cometido que no esa el del Plan de Paz y Convivencia", ha señalado.

Según ha manifestado, el Ejecutivo va a "intentar hablar con todos, con todo tipo de colectivos, personas que puedan verse afectadas por la aplicación del Plan de Paz y Convivencia, en todas sus 18 iniciativas" y, particularmente con las relacionadas con las iniciativas del Ejecutivo autónomo Hitzeman o Zuzenbiean (destinadas a la resocialización de los presos de ETA).

"Es mucho el esfuerzo que estamos haciendo en el desarrollo de las 18 iniciativas del Plan de Paz y Convivencia y también en ésta", ha señalado.

El lehendakari ha señalado que el Plan Hitzeman tiene un periodo de meses para recabar "aportaciones y opiniones" y el deseo de su Gobierno es "explicar el contenido de ese plan a las personas privadas de libertad o a quienes representan, supuestamente, a determinado colectivo de presos".

Ha asegurado que "esto" ha sido "trabajado" con reclusos de la 'Vía Nanclares' y "con otros presos". "No es la primera vez que el secretario de Paz y Convivencia tiene, en su calidad de secretario de Paz y Convivencia, el desarrollo de este objetivo", ha insistido.

Para leer más