Miembros de EB forman el partido Ezkerra - La Izquierda para construcción de un "frente amplio de izquierda vasca"

Actualizado 14/01/2012 15:54:14 CET

Buscan "dar cauce al rechazo social a los intereses del mercado" y "acercar las instituciones a la voluntad de la ciudadanía"

BILBAO, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Miembros de Ezker Batua Berdeak (EB) han formado Ezkerra - La Izquierda, un partido dentro de EB, con el objetivo de impulsar la construcción de un "frente amplio de izquierda vasca" y "dar cauce al rechazo social a los intereses del mercado", así como "acercar las instituciones a la voluntad de la ciudadanía".

En el manifiesto de constitución del nuevo partido, al que ha tenido acceso Europa Press, indican que la izquierda "tiene la responsabilidad de analizar permanentemente la realidad que nos rodea, debatir sobre ello y plantear las alternativas políticas, sociales y democráticas adecuadas para superar las agresiones del actual modelo económico".

En ese sentido, advierten, en referencia a las elecciones generales, de que acabamos de ver "uno de los efectos que provoca la actual prevalencia de la cultura conservadora, que ha llevado a la derecha a obtener una holgada mayoría absoluta, nunca antes alcanzada".

A su entender, "no ha sido casual este triunfo, junto a la ley electoral que favorece el bipartidismo y la gestión del PSOE negando la crisis, se ha producido un continuo ataque, en los que predicadores de la doctrina neoliberal han desacreditado los servicios públicos que garantizar acceso y calidad para todos, exaltan las privatizaciones y demandan un Estado anoréxico, a la vez que amparan y fomentan la especulación y la falta de ética en la obtención de los beneficios empresariales".

"Pero, paradoja de la historia, lo cierto es que esta solución ha conseguido penetrar en amplias capas de la ciudadanía, que ha interiorizado el mensaje hasta concluir que no hay otra forma de superar esta crisis que la que proponen los conservadores y que también ha aplicado el PSOE", añaden.

Según lamentan, "la derecha económica en el poder ha conseguido que su política sea visualizada como la única puerta abierta para la superación de la crisis y ha conseguido, también, debilitar al resto de opciones de izquierda política y social, aún y cuando su discurso es más radical, en el sentido de despojar a los pensionistas y a la clase media y asalariada de sus derechos y de permitir la acumulación de capital, cada día que pasa".

En este contexto, subrayan que la izquierda política "está dividida y sin capacidad para encontrar un denominador común que nos una, mientras la sociedad se refugia en una cierta apatía hacia la oferta electoral, que nos está llevando a una consolidación de altos porcentajes de abstención y voto en blanco, desencanto y desapego de la política"

Asimismo, lamentan que, "desgraciadamente en Euskadi existe otro elemento de división de la izquierda" porque, "tanto en el ámbito político como en el social, hay quien prioriza la construcción nacional sobre el fortalecimiento de los derechos sociales".

"Nosotros compartimos la reclamación de todos los derechos que nos asisten como vascos y vascas, pero tenemos claro que la prioridad de nuestro trabajo está en la defensa del Estado de Bienestar, hoy atacada por un capitalismo salvaje y por unos dirigentes políticos entregados a gestionar sus intereses", advierten.

Por otro lado, destacan que "este último año ha surgido un aire fresco en la respuesta de la ciudadanía a las causa y a las medidas a aplicar para salir de una crisis que no es sólo económica sino también política".

De esta forma se refieren al movimiento '15M' que, a su juicio, ha sido "la eclosión de la indignación ciudadana que no está dispuesta a permitir el desmantelamiento del Estado de Bienestar y de las conquistas de la clase trabajadora conseguidas tras muchos años de lucha contra la explotación".

En su opinión, este movimiento "ha dado pautas para que las organizaciones políticas profundicemos en dotarnos de un funcionamiento más transparente y participativo y que en la calle también demandemos las propuestas que responden a los intereses de las personas".

En ese sentido, creen necesario "construir una plataforma política para dar cauce al rechazo social a los intereses del mercado y donde la ciudadanía sea el objeto de la política, donde no se trate a las personas como mercancías, para acercar las instituciones a la voluntad de la ciudadanía y hacerles sentir que sí están representados en ellas y para no ceder nuestra soberanía a los mercados".

Para impulsar una plataforma en este sentido, explican que "algunas personas nos hemos constituido en partido político, Ezkerra - La Izquierda", que será presentado en los próximos días. Tras precisar que forman parte de Ezker Batua Berdeak, dicen que entienden que "ahora tenemos que volcarnos en la construcción de un frente amplio de izquierda vasca, dando así los pasos marcados por la estrategia ratificada en diciembre en el seno del Consejo Político de EB Berdeak".

El objetivo, remarcan, es "llevar a cabo la estrategia de unir fuerzas entre quienes rechazamos el sistema basado en el control de los resortes del poder y no en los valores humanos".

CONTRAPONER AL NEOLIBERALISMO

En el manifiesto, afirman que, en el actual contexto, "no hay una opción política con el suficiente peso para actuar de contrapoder al neoliberalismo", por lo que consideran "fundamental" que las organizaciones de izquierda trabajen "por alcanzar un consenso para consolidar un frente amplio, un polo social y político donde confluyan todos los esfuerzos y las distintas sensibilidades de la izquierda".

Así, abogan por "impulsar la confluencia de la movilización social y fijar los contenidos de la alternativa que permitan la unificación de las luchas". "Debemos construir colectivamente la respuesta al nuevo orden global, recuperar la soberanía ciudadana para fortalecer la democracia y a participar en un proceso de construcción de las propuestas sociales y democráticas de esta crisis", aseveran.

Por todo ello, plantean la necesidad de "confluir en una plataforma en la que tengan cabida todos aquellos grupos, asociaciones, movimientos sociales y personas que rechazan la política del 'sálvese quien pueda', que rige ahora en el nuevo orden global y que ha hecho que el Estado social y de Bienestar al que habíamos accedido esté en franco proceso de retroceso material y social".