Sémper cree que la dirección del PP "tiene claro que la única manera de representar algo notable es desde el centro"

Sémper (PP) apuesta por una reflexión "profunda" en el PP que busque "la centralidad y la moderación"
PARLAMENTO VASCO - Archivo
Publicado 08/05/2019 9:50:20CET

Admite que Pablo Casado y él tienen "estilos diferentes", pero subraya que el PP no es "una secta"

BILBAO, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP en Gipuzkoa, Borja Sémper, ha considerado que los dirigentes del Partido Popular "tienen claro que la única manera de representar algo notable en la política española es desde el centro y la moderación" y ahora "habrá que construirlo". Asimismo, ha admitido que él y el presidente del PP, Pablo Casado, tienen "estilos diferentes", si bien ha subrayado que su partido no es "una secta".

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, el dirigente popular ha explicado que, en su cartel para las próximas elecciones municipales, a las que concurre como candidato a la Alcaldía de San Sebastián, no aparecen referencias al PP porque refleja "una voluntad de poner por encima de las siglas el interés de la ciudad", pero no pretende "ocultar" que pertenece al Partido Popular.

Sémper ha admitido que se ha sentido "incómodo" por el tono "poco edificante" en que se ha desarrollado la política en España en los últimos meses y del que la reciente campaña para las elecciones generales ha sido "un reflejo".

En esta línea, ha reconocido que el líder del PP Pablo Casado y él tienen "estilos diferentes", si bien ha insistido en que el PP es "un partido político, no una secta" y, por tanto, le parece "bien que haya quienes cojean de un lado y quienes cojean de otro".

En cualquier caso, ha remarcado que, a su entender, "la política se tiene que mover por unos parámetros de moderación, de búsqueda de entendimiento, de ser consciente de que tú puedes tener unas ideas, pero que te diriges a una sociedad muy plural y compleja que reclama respuestas y menos enfrentamiento".

"Un adversario político es un adversario, no un enemigo", ha afirmado Borja Sémper, que ha añadido que "sólo desde la vocación de entendimiento vamos a ser capaces de progresar"".

El dirigente vasco ha considerado que al PP le ha sucedido "lo que le pasó al PSOE con la irrupción de Podemos", que "tuvo que adaptarse". Según ha indicado, "y ahora le ha pasado al PP, que le ha aparecido un partido a su extrema derecha" que ha provocado "cierta duda sobre el posicionamiento estratégico que debería tener en la campaña".

A su entender, "hoy, después de las elecciones, el PP y sus dirigentes tienen claro que es desde el centro y la moderación la única manera que puedes ser capaz de representar algo notable en la política española". "Creo que se lo creen y que habrá que construirlo, claro", ha manifestado Sémper, que ha precisado él no participa en la dirección nacional y, según ha indicado, "ni creo que se me espere allí".

Preguntado sobre la posibilidad de replantear el discurso de su partido si tras las elecciones suman una mayoría PP, Cs y Vox, ha considerado que no porque "los discursos puede evolucionar y se deben adaptar a los cambios de la sociedad, pero hay determinadas cosas que tienen que mantenerse firmes".

En cualquier caso, ha rechazado "el eslogan de las tres derechas, que el propio PP ha equivocadamente", porque no hay "tres derechas", sino "un partido reaccionario, populista, extremista y luego estamos todos los demás". "Son planos diferentes de debate. De un reaccionario y un populista no puedes esperar voluntad de entendimiento y de acuerdo porque no le interesa sosegar la sociedad, la política, porque sólo desde encender ánimos es como ellos creen que pueden crecer", ha añadido.

Por ello, ha afirmado, "yo no me voy a fijar en Vox ni me interesa lo que representa". En este sentido, ha advertido, además, de que "se equivoca quien piense que hay millones de peligrosos chavistas o comunistas, que son los que votan a Podemos, o que 2.600.000 votantes de Vox son extremistas, reaccionarios".

En su opinión, "hay mucha gente que vota a esas opciones sin ser extremista, pero está cabreada, está desilusionada, y a la desilusión y al enfado no se puede responder con más enfado y con hipérboles", sino "con sensatez" y con "respuestas razonables a los problemas" de la sociedad.

Sémper ha apuntado que, tras "cierto desconcierto" y el "periodo de adaptación a esta nueva realidad multipartidista" que ha obligado a PSOE y PP a reubicarse, "las cosas van a volver a su cauce" y, en el caso del PP, "se ha entendido que no puede dejar de ser el partido con vocación de ocupar la centralidad, de moderación, de representar no sólo a la derecha, sino también al centro". "Porque fuera de ahí no hay recorrido, como se ha demostrado con el resultado de las generales", ha señalado.

En relación a los posibles apoyos de Vox, ha remarcado que "lo importante es que no cambies, que no te trastoque tu posición política este tipo de partidos". Tras confiar en que en Andalucía "era necesario un cambio político", ha precisado que "lo que Vox con su apoyo parlamentario supone no es cambiar las políticas razonables" que están implementando PP y Cs en esa comunidad autónoma.

LA "SOBERBIA" DEL GOBIERNO VASCO

Por otro lado, ha reiterado que el PP vasco mantiene su "vocación de colaborar en la gobernabilidad y en la estabilidad" de Euskadi, pero el Gobierno de Iñigo Urkullu, al que ve con "cierta soberbia", debe "ceder en algo" si quiere pactar con la oposición.

De este modo, ha insistido en que el Ejecutivo, en minoría en el Parlamento Vasco, "tiene que remangarse y bajar a la arena". "Nosotros estamos dispuestos a colaborar y abiertos al acuerdo, pero en el otro lado de la mesa el Gobierno tiene que ser consciente de que algo tiene que moverse".

Finalmente, ha aludido a la situación vivida esta semana en la comisión de investigación del Parlamento Vasco para esclarecer las posibles responsabilidades políticas derivadas del 'caso de los comedores escolares', que ha decidido finalmente posponer la votación de sus conclusiones hasta después de las elecciones, ante el desacuerdo de los grupos.

Sémper ha asegurado que, en esta Comisión parlamentaria sobre el "escándalo" en comedores escolares, la "vocación" del PP era acordar porque "ha quedado acreditado que ha habido un desfalco". "Y sigue siendo nuestra vocación", ha asegurado el portavoz del PP en el Parlamento vasco, que ha explicado que "hubo un error de interpretación porque pensábamos que íbamos a poder endurecer esas conclusiones en el debate las posiciones" y ha considerado "razonable" la decisión de posponer la aprobación del dictamen.

Contador